Un general colombiano, capturado por el magnicidio de Luis Carlos Galán en 1989

Miguel Maza Márquez ha estado preso en dos ocasiones más por la muerte del candidato presidencial en agosto de 1989

Luis Carlos Galán, en 1989.
Luis Carlos Galán, en 1989.

El general en retiro de la Policía y ex director de la inteligencia colombiana, Miguel Maza Márquez, fue capturado en la mañana de este miércoles en su casa al norte de Bogotá, luego de que el fiscal general, Eduardo Montealegre, anunciara su vinculación en el asesinato, hace 24 años, del candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, uno de los crímenes más repudiados de la historia reciente de Colombia.

El fiscal general explicó que la detención se da por tratarse de un delito considerado de lesa humanidad y que la entidad que dirige tuvo en cuenta siete hechos para tomar la decisión. Uno de ellos es el contexto social y político que vivía el país para la época y que Maza Márquez –director del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, entre 1985 y 1991– conocía las múltiples amenazas de las que era blanco Galán por parte de los carteles del narcotráfico. “En ese sentido, se resalta que 14 días antes del homicidio de Galán Sarmiento, se desarticuló un atentado en la ciudad de Medellín, sin que tras el mismo se incrementaran las medidas de protección al entonces candidato”, explicó Montealegre.

La Fiscalía también tuvo en cuenta las fragilidades e irregularidades del esquema de seguridad del candidato liberal, el más opcionado en ese momento a ganar la presidencia, y los continuos cambios de algunos de sus miembros, que se dieron durante todo el año anterior al homicidio. Una de las evidencias para vincular a Maza Márquez con el crimen fue la designación de Jacobo Alonso Torregrosa Melo como jefe de seguridad del entonces candidato.

Para la Fiscalía, este funcionario “no era idóneo para el ejercicio del cargo y al parecer estaba vinculado con los grupos delincuenciales que planearon y ejecutaron el homicidio”, explicó Montealegre en rueda de prensa. También agregó que se tuvieron en cuenta “los vínculos estrechos” que había entre el DAS y su director con los paramilitares.

Otro factor que influyó en la decisión de la captura de Maza Márquez tuvo que ver con que el organismo de inteligencia intentó desviar la investigación de la justicia vinculando a personas inocentes, como luego se comprobó, y también presentando falsos testigos en las pesquisas recientes.

No es la primera vez que el exdirector del DAS va a la cárcel. En dos ocasiones estuvo preso por los mismos hechos, cuando la justicia colombiana afirmó que se cometieron irregularidades en el cambio de la escolta del político liberal, lo que habría permitido el crimen. La primera vez, tras ocho meses detenido, recobró la libertad por vencimiento de términos, y en la segunda, que duró dos años, fue liberado porque la Corte Suprema consideró que no podía ser juzgado por un juez especializado sino por el fiscal general. Sin embargo, el proceso no comenzó de cero porque la Corte no anuló las pruebas que hoy lo incriminan con el magnicidio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Al conocerse la decisión de la Fiscalía, el general en retiro insistió en su inocencia en declaraciones a medios de comunicación. “Es injusta mi detención”, dijo antes de ser capturado. Por el contrario, la familia Galán saludó la decisión. El hijo mayor, Juan Manuel, que es senador por el partido Liberal, dijo a Caracol Radio que llevaba 24 años esperando justicia. “El DAS, encabezado por Maza Márquez, desestructuró la seguridad de mi padre, desvió la investigación y se encargó de representar los intereses del cartel (de Cali) en el magnicidio”, dijo.

Según lo reveló Semana.com, en el documento que consigna la decisión de la Fiscalía, se afirma que “Maza Márquez auspició el entrenamiento de las escuelas de sicariato en donde se capacitaron los asesinos que mataron al doctor Galán y sus acompañantes y algunos de los funcionarios de su confianza”, dice el documento.

Por este crimen el exsenador Alberto Santofimio fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 24 años por considerarlo como una de las personas que instigó a la mafia a cometer el crimen.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50