Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos pide que se respete la soberanía de Colombia en el proceso de paz

El presidente defiende el modelo de justicia transicional para resolver el conflicto con las FARC frente a quienes abogan por los tribunales internacionales

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU. EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha reclamado este martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas que se reconozca la soberanía de su país para concluir el proceso de paz con las FARC frente a quienes reclaman la intervención de la justicia penal internacional para resolver el conflicto. Prácticamente un año después de que se anunciara el inicio de las negociaciones con la guerrilla, Santos ha hecho una encendida defensa de la forma en la que su país a abordado un proceso que ha contado con un importante respaldo internacional y que está convencido de que haya concluido en los próximos 12 meses.

“Aspiro a que el fin del conflicto sea la buena noticia que traiga Colombia en la próxima Asamblea General", ha señalado Santos. Esa ha sido la espina dorsal de un discurso en el que no se ha hecho referencia a la disputa territorial con Nicaragua por el mar Caribe, un asunto sobre el que dirigente manifestó su oposición el lunes a través de una carta de protesta que entregó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon el lunes.

Durante su intervención, que ha comenzado con el relato del caso de María Zabala, una mujer que sufrió la violencia de su país y que ahora se ha erigido en defensora de las víctimas, Santos ha hecho hincapié en la importancia del proceso de paz iniciado por su gobierno y en la necesidad de que se respete la soberanía jurídica de Colombia para concluirlo con éxito. “Pido que se respete nuestro modelo de justicia transicional y nuestras decisiones que siempre han sido respetuosas con la legislación internacional”, ha dicho el presidente.

Santos está dispuesto a blindar el proceso de paz de la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI), a la que considera un obstáculo para la resolución de un conflicto que ha acabado, ha recordado, con la vida de más de 200.000 personas, “sin contar con los desaparecidos y secuestrados”. “Nuestro modelo busca hacer justicia y persigue la reparación de las víctimas y va más allá de meros procesos penales. Es así como la justicia se convierte en un apoyo y no en un obstáculo para alcanzar la paz”, ha defendido.

El presidente colombiano no ha ocultado que este conflicto es el primero cuya resolución se desarrolla en el marco del Estatuto de Roma, el instrumento que regula el funcionamiento de la CPI. Tras recordar el relativo poco éxito de los tribunales de justicia internacionales en casos como el de la antigua Yugoslavia o Camboya, Santos ha defendido el modelo colombiano como el más eficaz para asegurar la reparación de las víctimas y la ausencia de impunidad para los delitos de lesa humanidad. “No se trata de sacrificar la justicia por la paz sino de lograr la paz con un máximo de justicia", ha insistido. “No podemos perder esta oportunidad, las próximas generaciones no nos lo perdonarán".

Santos tendrá oportunidad de reiterar la importancia de su modelo de justicia transicional al fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, con quien tiene previsto reunirse esta misma tarde.

El dirigente colombiano también ha abordado el asunto del narcotráfico al que ha hecho responsable de haber enquistado el conflicto con la guerrilla y que es uno de los temas objeto de las negociaciones de paz. Santos ha defendido su condición de promotor de un cambio en la política hemisférica en la lucha contra las drogas. “Hace unos años, en ese mismo lugar se dio inicio la llamada guerra contra la droga, una estrategia que no ha dado resultado”, se ha lamentado el presidente, que ha recordado que, gracias a su iniciativa, la Organización de Estados Americanos presentó este mismo año una nueva estrategia para atajar el problema de las drogas y que espera que sea debatida en los próximos meses en la ONU. "Una Colombia sin coca ya no es una utopía sino que es algo que podemos hacer posible", ha señalado Santos.

Más información