Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia aguarda los cambios de Santos en su gabinete

El presidente de Colombia sigue sin pronunciarse, dos días después de la renuncia protocolaria de sus 16 ministros

Santos, el 29 de agosto en Bogotá.
Santos, el 29 de agosto en Bogotá. EFE

El Gobierno de Juan Manuel Santos ha vivido los últimos días con un gabinete interino. Ninguno de sus ministros sabe si será ratificado o reemplazado. Lo único cierto es que en el ambiente político hay sectores que piden cambios, bien sea para encontrar responsables de la crisis social en la que lleva metido el país en el último mes o para mejorar la gobernabilidad que ha perdido el presidente.

Santos busca en sus aliados de la Unidad Nacional nombres que le den un nuevo respiro y le permitan no solo recuperar la gobernabilidad perdida durante las protestas de los campesinos que ya cumplen 16 días, sino terminar su primer mandato y definir los diálogos de paz con las FARC. Él mismo ha dicho que se acerca “el momento de las decisiones”. A esto se suma la búsqueda de una posible reelección, que no se da por descontada en Colombia.

El lunes pasado, todo el gabinete de Santos presentó su renuncia protocolaria, una fórmula política que permitirá al presidente reacomodar con libertad a sus colaboradores más cercanos, con quienes el mandatario parece querer estar más cerca de las regiones y así llegar con más fuerza a las elecciones de 2014.

La crisis ha sido tomada por los aliados de Santos como una forma de buscar a quienes le ayuden a solucionar problemas que se le han salido de las manos. El presidente del Senado, Roy Barreras, ha dicho a medios locales que “algunos ministros no venían trabajando a la velocidad del presidente Santos, por lo que los relevos se advertían más que necesarios”. También está de acuerdo con esta posición Simón Gaviria, presidente del Partido Liberal (miembro de la coalición de Gobierno), a quien le parece que la huelga general debe “tener repercusiones” en la composición del gabinete.

Otros, como el uribista Juan Lozano, han comentado a la prensa que el actual gabinete ministerial es “centralista, elitista y lejano a la gente”, mientras que la opositora Clara López, del Polo Democrático, sostuvo que con la crisis ministerial Santos busca “renovar la imagen frente a los malos resultados y el mal manejo del paro agrario”.

Por su parte, uno de los mayores opositores de Santos, su primo y exvicepresidente Francisco Santos, divulgó un vídeo criticando fuertemente a todo el gabinete actual del presidente colombiano y aprovechó para decir que la crisis se debe a la falta de liderazgo. “Uno puede cambiar los jugadores del equipo, pero si no hay director técnico al final todo sigue igual”, advirtió.

Aunque los relevos solo serán en algunas carteras, las especulaciones están a la orden del día. Algunos creen, por ejemplo, que el titular de Interior Fernando Carillo será nominado a Contralor General y sustituido en su puesto por el hasta ahora ministro de Trabajo, Rafael Pardo, de filiación liberal y uno de los artífices de los exitosos procesos de paz con las guerrillas del M19, PRT, EPL y Quintín Lame en 1991. Si esto llega a ocurrir, a Pardo le correspondería ser el escudero de las leyes que reglamentarán el llamado Marco Jurídico para la Paz. Esta es una herramienta jurídica que busca equilibrar la búsqueda de la paz y la justicia para las víctimas. Acaba de recibir el aval de la Corte Constitucional, resulta crucial para el diálogo con las FARC.

También se pronostican cambios en la cartera de Agricultura. Francisco Estupiñán, quien apenas lleva tres meses en el cargo, es el principal señalado por el mal manejo de las protestas. También se habla de cambios en Minas y Energía, Justicia y Derecho y Comercio Exterior. Precisamente este último ministro, Sergio Diazgranados, suena para dirigir el partido de La U, movimiento político que creó el presidente Santos en 2002 para impulsar la reelección de su mentor y predecesor, Álvaro Uribe.

El politólogo Pedro Medellín, en una columna en el diario capitalino El Tiempo, asegura que la crisis demuestra que Juan Manuel Santos está más aislado que nunca, a pesar de tener mayorías en el Congreso que lo respaldan casi que a ciegas. “Quizá la gran conclusión es que Santos está solo. Que no está trabajando con la gente capaz de manejar momentos difíciles. Y eso comienza a preocupar, especialmente cuando todo demuestra que se quiere reelegir”.

Mientras Santos se pronuncia, los ministros actuales han seguido afrontando la huelga nacional y tratando de llegar a acuerdos con los campesinos que mantienen bloqueadas numerosas vías, principalmente en los departamentos de Huila (cafetero), Caquetá y Putumayo, todos al sur del país.

Tal vez donde mejor se ve reflejada esta crisis que afronta Santos es en la dura caída de su imagen, que según la encuesta Gallup publicada este miércoles muestra que el mandatario pasó de tener una opinión favorable del 46% –hace dos meses– a una de tan solo el 21%. La imagen negativa está en el 72%. Según esta encuesta, donde más criticaron los colombianos a su presidente fue en el manejo del campo. El 81% desaprueba la gestión del gobierno en este tema, que es el eje central de las protestas campesinas.