Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía mexicana pone a disposición de un juez federal a Sandra Ávila Beltrán

La Reina del Pacífico está acusada de delitos relacionados con el lavado de dinero

Sandra Ávila Beltrán, conocida como La Reina del Pacifico, ha sido puesta este martes a disposición de un juez federal del Estado de Jalisco, al oeste de México, nada más llegar al aeropuerto del Distrito Federal procedente de Estados Unidos. Considerada años atrás pieza clave en el comercio de cocaína entre Colombia y EE UU, la Procuraduría (Fiscalía) General de la República detiene ahora a Beltrán Ávila por delitos relacionados con el lavado de dinero. El Gobierno estadounidense decidió deportarla en la mañana de este martes desde el centro migratorio de El Paso (Tejas), a donde fue llevada el pasado miércoles tras haber cumplido los 70 meses de condena impuesta por un juez federal de Miami. La Reina del Pacífico, de 52 años, permaneció cinco encarcelada en México y uno en Estados Unidos condenada por ayudar a evitar la captura del narcotraficante colombiano Juan Diego Espinosa Ramírez, El Tigre, enlace del cártel de Sinaloa.

Hace una semana que se especulaba sobre su llegada a México. Finalmente, minutos antes a las once de la mañana, Ávila Beltrán aterrizaba en el Benito Juárez de la Ciudad de México. Posteriormente fue trasladada al hangar de la PGR, se le realizó un examen médico y en torno a la una de la tarde fue trasladada a un penal de Tepic (Nayarit), donde ingresó pasadas las 14.30 horas, señala la Fiscalía en un comunicado. En un primer momento se señaló, sin embargo, que sería llevada al reclusorio preventivo femenino de Puente Grande, en Jalisco.

Desde que el pasado 28 de julio un juez considerara que ya había cumplido la pena impuesta en EE UU, la mexicana ha estado moviéndose por varios centros del país. El 30 de julio, Ávila Beltrán fue entregada al Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE) en el Centro Federal de Detención de Miami. Desde ahí la trasladaron a un centro de detención de inmigrantes en el condado de Glades, Florida. Después a Louisiana y finalmente, el 14 de agosto, llegó a Tejas.

Las autoridades mexicanas y la DEA (la agencia antidrogas de EE UU) la persiguieron durante años hasta lograr capturarla. El 28 de febrero de 2007, Sandra Ávila Beltrán fue detenida en la capital mexicana junto al que entonces era su pareja, el narcotraficante colombiano Juan Diego Espinosa, alias El Tigre, considerado el enlace entre el Cartel del Norte del Valle de Colombia y el Cartel de Sinaloa de México. En agosto de 2012, la Reina del Pacífico fue extraditada a EE UU acusada de conspirar para importar y distribuir cocaína al país entre 1999 y 2004, pero estos cargos fueron desestimados y solo se le condenó por contribuir económicamente a evitar la captura de Espinosa, delito que admitió en abril de este año tras siete meses de negociaciones entre sus abogados y la Fiscalía de EE UU.

Se considera que el personaje de Ávila Beltrán inspiró la novela La reina del sur, del escritor Arturo Pérez-Reverte. En el círculo familiar de esta mujer, vinculada durante décadas a un mundo del narco dirigido por hombres, están los Beltrán Félix y los Beltrán Leyva. Entre sus amistades fueron sonadas las de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, líder cartel de Sinaloa o los hermanos Caro Quintero, bajo uno de los cuales, Rafael, recae desde la pasada semana una orden de detención para ser extraditado a EE UU. Siete días antes, un tribunal lo dejó libre tras haber pasado 28 años en prisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >