Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sebastián Piñera pide perdón por serios errores en el censo de 2012

Tras reconocer graves equivocaciones el mandatario chileno dijo sentir “indignación”

No descartala posibilidad de realizar un nuevo estudio de población el año próximo.

El presidente chileno, Sebastian Piñera, recibe en audiencia al ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird.
El presidente chileno, Sebastian Piñera, recibe en audiencia al ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird. EFE

“Efectivamente se cometieron errores en su planificación y ejecución. Quiero pedir humildemente perdón a todos los chilenos por todos esos errores”, dijo en rueda de prensa el presidente chileno Sebastián Piñera. El mandatario pidió disculpas 24 horas después de que una comisión de cinco expertos –creada por el mismo gobierno– anunciara que había detectado “serios problemas” en los resultados del último censo poblacional realizado entre abril y julio de 2012, aconsejando además no utilizar la información recabada por el estudio.

Al término de una actividad en el palacio La Moneda, Piñera –quien dejará el cargo en marzo próximo y hoy cuenta con un 39% de aprobación, según la última encuesta de la empresa Adimark– precisó que el principal error fue no censar “debidamente” a cerca del 9,3% de la población, por lo que aseguró sentir “indignación” y “molestia”.

A comienzos de abril pasado, el mandatario asistió al evento en que su exministro de economía y excandidato presidencial de la derecha, Pablo Longueira –quien abandonó la campaña aduciendo una depresión clínica– aseguró que el censo de 2012 era el mejor en la historia de Chile. “Este es un censo que ha sido trabajado con mucha rigurosidad, pensando en la gran importancia que posee la información que se recabó en el mayor levantamiento estadístico de nuestro país (…) Estos datos serán la clave para diseñar e implementar mejores políticas públicas para Chile”, dijo Longueira en la ceremonia oficial de entrega de los resultados del estudio, que tuvo un costo de 30.000 millones de pesos chilenos, unos 60 millones de dólares.

Tres semanas más tarde, los problemas comenzaron para la administración de Piñera cuando una investigación del Centro de Investigación Periodística (Ciper) publicó un artículo que revelaba errores en las fórmulas con que se contabilizó a la población y puso en duda el uso de los datos recabados para la elaboración de futuras políticas públicas. El principal funcionario cuestionado desde entonces es Francisco Labbé, exdirector del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), quien tras renunciar al organismo hoy enfrenta –en calidad de imputado– una investigación judicial que busca determinar si hubo falsificación de instrumento público y fraude al fisco.

Según el análisis de la comisión de expertos, las personas efectivamente censadas el año pasado fueron 15.758.929, mientras que –sobre la base del anterior estudio nacional de población, efectuado 2002– se determinó que debieran haber sido más de 17 millones los encuestados. Además, si el promedio nacional de omisión fue de 9,3% –alrededor de 1.623.076 personas–, habría 70 comunas donde ese índice alcanzaría más del 20%. El documento elaborado por la comisión ahonda también en las causas de los problemas: el escaso tiempo de preparación, un bajo presupuesto, errores en el cuestionario y, entre otros, el desempeño de la administración anterior del INE, la que se habría atrasado en los preparativos del trabajo durante 2008 y 2009.

El ministro de economía, Félix de Vicente, destacó este último punto y endosó parte de la responsabilidad en el fracaso de la medición a la Administración de Michelle Bachelet –la más probable próxima presidenta según las encuestas–, quien antes de las disculpas de Piñera se había comprometido a ejecutar un nuevo censo en caso de ser electa.

Mientras tanto el INE ya se encuentra en contacto con diversos organismos internacionales, como el Banco Mundial y la Comisión de Estadística de la Unión Europea, para intentar determinar la magnitud de las fallas en el estudio y si estas son posibles de corregir. Después de eso análisis, informó el ministro de economía, el gobierno determinará si se realiza o no un nuevo estudio de población nacional en 2015.