Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro acusa a Colombia de un plan para derrocarlo y sabotear la economía

El presidente de Venezuela asegura que un grupo de expertos estatounidenses ha viajado al país vecino para asesinarle

Nicolás Maduro junto al ministro de Defensa venezolano.
Nicolás Maduro junto al ministro de Defensa venezolano.

Los hijos de Hugo Chávez han resultado unos muchachos obedientes porque siguen el mismo guión que escribió el fallecido comandante. Si ayer Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, apenas boceteó la reacción que tendría Caracas de la reunión entre el líder opositor Henrique Capriles y el presidente Juan Manuel Santos, este jueves el presidente Nicolás Maduro completó la pintura con acusaciones gruesas y sorpresivas que representan la primera gran crisis política desde 2010 entre Colombia y Venezuela.

Es el mismo truco que en momentos de tensión política hiciera el comandante, que acostumbró al país a enviar a sus ministros como teloneros para ambientar su posterior presentación. “Se ha violado el acuerdo de Santa Marta”, tronó un iracundo Maduro la noche del jueves desde Maracay, Estado de Aragua, donde celebraba una jornada del llamado Gobierno de calle. “El presidente Chávez lo respetó impecablemente y Santos hasta hace muy poco”.

El jefe de Estado venezolano se refería a la primera cita entre los líderes de ambos países tras el cambio de Gobierno colombiano en 2010. Pero antes de profundizar en lo que calificó como “una puñalada por la espalda a Venezuela” por parte de su homólogo, Maduro hizo un largo inciso para denunciar que su vida estaba en peligro. “Hay un grupo de expertos dirigidos por Roger Noriega -exsecretario de Estado asistente de EE UU durante el gobierno de George W. Bush- que se están preparando para venir a Venezuela para inocularme un veneno, no para que me muera en un día, sino para que me enferme en el transcurso de los meses”. Luego, con la voz quebrada, agregó: “Ellos no lo van a lograr porque yo voy a vivir muchos años y voy a ser presidente de este país por muchos años también”.

Los expertos en el veneno mortal habrían llegado a Colombia, donde "todo el Estado" se habría puesto de acuerdo para derrocarlo. Durante el día, en varias alocuciones televisadas había denunciado "una operación sicológica" y un plan de "sabotajes a la economía" que achacó a Colombia y Estados Unidos.

Fue la declaración más llamativa dentro de una serie de comentarios que el jefe de Estado hizo a propósito de la visita de Henrique Capriles a Bogotá. Maduro profundizó en las reacciones de los portavoces del llamado Alto Mando Político de la Revolución Bolivariana, que la víspera anunciaron que estudiarían el alcance del papel de Venezuela como acompañante del diálogo que mantienen en La Habana la guerrilla de las FARC y el Ejecutivo colombiano.

Maduro resiente que Santos haya conversado con Capriles porque este se niega a reconocerle como mandatario por la cuestionada ventaja obtenida en las elecciones del 14 de abril, obtenida, según la oposición, tras un proceso electoral amañado y ventajista. Ha sentido que la fotografía que encabeza la primera página de los diarios locales –en la que se ve a un sonriente Santos estrechando la mano del líder opositor- y las conversaciones con los parlamentarios colombianos traicionan la memoria de Hugo Chávez, el gran facilitador detrás del proceso que ahora se lleva a cabo en Cuba, y a los esfuerzos que él mismo ha hecho por alcanzar la paz en Colombia desde que era canciller.

Por esa razón el presidente venezolano asegura que ha perdido la confianza en su par e incluso “duda de sus intenciones para hacer la paz”. A continuación enumeró detalles de la incorporación de Caracas a las reuniones de La Habana. Se remontó a los fallidos intentos del expresidente Uribe por alcanzar la tregua con la guerrilla. Maduro reveló que tras la Cumbre Iberoamericana de 2007, celebrada en Santiago de Chile, famosa por aquel cruce entre Hugo Chávez y el Rey Juan Carlos, Uribe pidió al mandatario venezolano que se internara en las montañas de Colombia para reunirse con Manuel Marulanda y así gestionar un acuerdo humanitario con las FARC para intercambiar policías, militares y políticos secuestrados por guerrilleros presos. Según Maduro, todo formaba parte de un plan para asesinar a Chávez.

La propuesta había salido de una reunión previa en el palacio de Miraflores entre el líder bolivariano y la senadora Piedad Córdoba con los guerrilleros Iván Márquez y Rodrigo Granda. A mediados de noviembre Uribe desautorizó las diligencias de Chávez tras una supuesta falta a los términos de la mediación acordada en Chile. Casi dos meses después Venezuela obtuvo la liberación de Clara Rojas y Consuelo González.

Maduro hizo ese largo rodeo para entonces explicar la razón de su molestia. En su opinión, es inaceptable que la oposición viaje a Colombia para decir que el actual Gobierno es ilegítimo porque cometió un fraude. ¿Eso es amistad política sobre todo cuando nos estamos jugando el pellejo por la paz de Colombia?, se preguntó el Presidente. Al final de su intervención demandó a Colombia “que rectificara a tiempo. Mientras tanto seguiremos evaluando nuestra participación en el acuerdo y toda la relación bilateral”.

Bogotá ha prometido no responder a través de los micrófonos, sino “de manera directa”, como informó la canciller María Ángela Holguín.