Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hambruna se cobró 258.000 vidas en Somalia entre 2011 y 2012

Cerca de la mitad de los fallecidos eran niños menores de cinco años

La catastrófica situación política del país agravó la crisis alimentaria

Un bebé malnutrido en un hospital de Mogadiscio.
Un bebé malnutrido en un hospital de Mogadiscio. AFP

Cerca de 258.000 somalíes —la mitad niños menores de cinco años— murieron de hambre entre octubre de 2010 y abril de 2012 a causa de una grave crisis alimentaria que se tradujo en seis meses de hambruna, según un informe de Naciones Unidas publicado este jueves.

Las primeras estimaciones científicas estiman que falleció en el centro y el sur de Somalia el 4,6% de la población total del país —cifrada en algo más de 10 millones de personas— y el 10% de los niños de menos de cinco años.

En las regiones de Baja Shabelle y Mogadiscio, las más afectadas por la crisis alimentaria, el porcentaje de niños que perdieron la vida asciende al 18% y el 17%, respectivamente.

El estudio, realizado por la FAO —la agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura— y la Red de Alerta Temprana contra la Hambruna (Fews Net) financiada por Estados Unidos arroja otro dato cruento: “Entre mayo y agosto e 2011” la crisis alimentaria causó “alrededor de 30.000 muertos al mes”.

El balance es superior incluso al de la hambruna que asoló el país en 1992, que se presume que provocó la muerte de 220.000 personas en 12 meses. Sin embargo, aquel episodio se considera más grave porque falleció un mayor porcentaje de la población.

La hambruna, provocada por la grave sequía que sufrió el cuerno de África —el año anterior fue el más seco en 60 años—, ha afectado a cerca de cuatro millones de somalíes. La crisis alimentaria se vio agravada por la catastrófica situación del país, sumido en el caos y la guerra civil desde la caída del presidente Siad Barre en 1991.

La reciente derrota militar de los islamistas shebab —el ala más radical y heredera del último Gobierno que llegó a estabilizar parte de Somalia varios meses en 2006, depuesto por facciones rivales y tropas etíopes con apoyo de Estados Unidos— y la elección en septiembre de nuevas autoridades hacen aumentar las esperanzas de estabilización y de dotar a Somalia de un verdadero gobierno central, algo de lo que carece desde hace 22 años.