Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Senegal deberá juzgar al ‘Pinochet de África’ por orden de la ONU

El Tribunal Internacional de Justicia acusa a Hissene Habré, expresidente de Chad, de torturar y asesinar a miles de opositores

Desde su derrocamiento vive en Senegal, donde se halla bajo arresto domiciliario

Hissene Habre, expresidente de Chad, en una imagen de 1987.
Hissene Habre, expresidente de Chad, en una imagen de 1987. AFP

El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), máximo órgano judicial de la ONU, ha ordenado a Senegal que juzgue “inmediatamente” a Hissène Habré, expresidente de Chad, acusado de torturar y asesinar a sus oponentes durante su mandato, entre 1982 y 1990. Habré huyó a Senegal al ser expulsado del poder y desde 2005 se encuentra en ese país en arresto domiciliario. Si el Gobierno senegalés no cumple la orden del TIJ, que es vinculante, deberá extraditarlo a Bélgica. Bruselas aplica el principio de la jurisdicción universal en materia de crímenes internacionales, de ahí que las víctimas de Habré recurrieran a sus jueces cuando Senegal descartó procesarle en 2000. Aunque no se ha pronunciado todavía, Macky Sall, actual presidente senegalés, ha hecho votos por juzgarle a domicilio.

Apodado el “Pinochet de África”, Habré está acusado en Bélgica de crímenes contra la humanidad por perseguir y acabar con sus rivales. Según las declaraciones de los supervivientes, habría ordenado todo tipo de torturas contra los detenidos. Entre los métodos relatados figuran descargas eléctricas, palizas, intentos de asfixia y muerte por inanición, o muerte negra. Todo ello debía servir, alegan las víctimas, para desarbolar a la oposición chadiana. En 1992, una comisión especial encargada de investigar las torturas le atribuyó unas 40.000 muertes durante su mandato presidencial. Otras 200.000 personas habrían sido torturadas.

Habré llegó al poder en 1982 gracias a un golpe de Estado supuestamente apoyado por la CIA. Chad se encontraba en ese momento en guerra con Libia, y recibió ayuda de Estados Unidos y Francia para expulsar a las tropas del fallecido Muamar el Gadafi. La disputa entre Yamena y Trípoli estalló por la franja de Auzú, que hace frontera con ambos países y es rica en uranio. Tras varios enfrentamientos, Libia consiguió anexionarla en 1976. En 1987, sin embargo, las tropas libias fueron expulsadas de suelo chadiano. En 1994, el Tribunal de la ONU otorgó la soberanía a Chad.

Habré pertenece a la etnia ganadera de los tubu. Sus buenas notas escolares le valieron una beca para estudiar Ciencias Políticas en Francia. Cuando por fin llegó al poder en 1982, persiguió a las etnias rivales sin descanso durante años. Según Amnistía Internacional, “aplicó el terror y violó los derechos humanos de la población”. Human Rights Watch, por su parte, ha apoyado la demanda presentada por las víctimas ante Bélgica.