Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González: “Hollande puede ser quien diga no a Merkel”

El expresidente español participa en el Berggruen Institute en Ciudad de México

Felipe González en el Berggruen Institute en México.
Felipe González en el Berggruen Institute en México.

La victoria del socialista François Hollande en las elecciones presidenciales francesas dominó la conferencia de prensa que puso fin este domingo a la reunión del Consejo del Siglo XXI, el grupo de reflexión sobre el G20 del Nicolas Berggruen Institute, celebrada el fin de semana en Ciudad de México. El expresidente español Felipe González enunció la principal recomendación del Consejo a los líderes mundiales - la necesidad de encontrar “un equilibrio mayor entre el requisito de austeridad y la necesidad de estimular el crecimiento”- y acto seguido afirmó: “A lo mejor hay un presidente de la República francesa que se atreve a decirle que no a la señora Merkel cuando no tenga razón”.

Partidario de “modelar el ajuste” sin matar al paciente, González se distanció de un análisis ideologizado de la crisis que atraviesa Europa: “Si el resultado en Francia hubiera sido justo al revés, también Sarkozy hubiera tenido que cambiar frente a una Alemania que quiere una Europa Alemana y no una Alemania europea”.

Preguntado por las elecciones en Grecia, el líder socialista español señaló que “están perdiendo todos los gobiernos que gestionan la crisis, el color político no importa mucho, porque es una crisis europea, y la frustración que genera en el electorado lo lleva al nacionalismo, al populismo y la xenofobia”. Y añadió: “Más que la salida de la crisis me preocupan las heridas políticas, la crisis política que se está generando en la Unión Europea, que van a tardar en sanar porque el nacionalismo que nos ha llevado a las desgracias del siglo XX galopa de nuevo”.

El expresidente español también se refirió a la crisis económica nacional –“España no hizo las reformas que tenía que hacer desde que se aprobó la Agenda de Lisboa en el año 2000 y perdió competitividad”- y a la de la Casa del Rey: “Como republicano debo decir que la monarquía ha prestado y presta un gran servicio a la democracia. La suerte es que no hay monárquicos que la defiendan”.

González defendió que Europa debe aprender de la experiencia de América Latina para superar la crisis, opinión en la que coincidió con el expresidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso. “Tras la crisis de la deuda en los años ochenta y de la crisis del tequila en los noventa”, afirmó Cardoso, “los países de América Latina consolidamos nuestro sistema financiero y aumentamos nuestras reservas gracias a las exportaciones. Ahora estamos mejor preparados”. Cardoso añadió que la globalización había sido positiva para América latina al coincidir con el crecimiento de China, lo que supuso un auge del precio de las materias primas que acabó “con el dolor de cabeza que era la deuda externa”, para los líderes de la región.

Los miembros del Consejo del Siglo XXI se habían reunido por la mañana con el presidente de México, Felipe Calderón, cuyo país ostenta la presidencia de la cumbre del G20 que se celebrará en Baja California a mediados del próximo mes de junio.

Los participantes, entre ellos Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google; Nicolas Berggruen, presidente del Berggruen Institute; George Yeo, ex ministro de Exteriores de Singapur; Shaukat, Aziz, ex primer ministro de Pakistán y Juan Luis Cebrián, presidente del diario EL PAÍS, expusieron en la rueda de prensa algunas de las recomendaciones que elevarán al G20. En su visión, además de la necesidad de mantener los compromisos de anteriores cumbres, advierten de que el mayor peligro para la economía mundial es “la renacionalización de los asuntos globales y la incapacidad de coordinar políticas macroeconómicas”, ya que este “retroceso está incitando a una nueva crisis”.

También se pronunciaron a favor de una agenda verde para el crecimiento y por el impulso en la educación, sobre todo en nuevas tecnologías, como fuente de creación de empleos en el siglo XXI. De su importancia baste un dato aportado por el presidente ejecutivo de Google: “5.000 millones de personas tendrán acceso a Internet en la próxima década a través de dispositivos móviles”.