El personal de Naciones Unidas abandona Trípoli tras recibir varios ataques de partidarios de Gadafi

Reino Unido anuncia la expulsión del embajador libio tras constatar que su Embajada en la capital libia había sido destrozada por grupos prorrégimen

Naciones Unidas ha decidido este domingo retirar a su personal internacional de Trípoli tras los violentos ataques perpetrados contra sus edificios, y los de algunas Embajadas, a raíz de la supuesta muerte del sexto hijo de Muamar el Gadafi y a tres de sus nietos en un ataque de la OTAN. "La ONU se está preparando para abandonar Trípoli", ha anunciado Stephanie Bunker, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA, por sus siglas en inglés). "Aparentemente ha habido disturbios en Trípoli y ellos [el personal de Naciones Unidas en la ciudad] han decidido irse". La decisión no afecta al personal local de la organización. Según cuenta la BBC, algunos edificios de Naciones Unidas fueron objetivo de grupos pro-Gadafi enfadados por el último bombardeo de la OTAN.

Más información
La televisión libia muestra el supuesto cadáver de Saif el Arab
La OTAN no da credibilidad a la oferta de negociación de Gadafi
La muerte de un hijo de Gadafi desata las represalias del régimen
Gadafi bloquea el puerto de Misrata para impedir la entrada de ayuda
Miles de refugiados libios continúan huyendo de los combates

De los disturbios de este domingo (la televisión libia se hizo eco del ataque contra la residencia de Saif el Arab el Gadafi) tampoco se han librado los edificios de algunas Embajadas como las de Reino Unido o Italia. "La Convención de Viena exige que Gadafi proteja a las misiones diplomáticas en Trípoli. Al no hacerlo, el régimen ha incumplido de nuevo con sus responsabilidades y obligaciones internacionales", ha señalado en un comunicado el responsable británico de Exteriores, William Hague. Reino Unido, que sacó a su embajador de Trípoli al principio del conflicto pero mantuvo a un pequeño número de empleados, ha dado 24 horas al embajador libio para abandonar el territorio británico.

"Todavía puedo ver humo saliendo de la Embajada [de Italia]", ha relatado un testigo a Reuters. "No hay nadie ahora, solo un coche de seguridad para impedir que llegue gente", ha añadido en conversación telefónica desde Trípoli. El incendio de su Embajada ha provocado la condena por parte de Italia, antigua potencia colonial y último país que se ha unido a los bombardeos de la operación militar comandada por la OTAN.

Nuevos bombardeos

Mientras, la OTAN ha retomado las operaciones militares en Libia. Un portavoz de los rebeldes ha asegurado que la Alianza ha bombardeado este domingo las fuerzas gadafistas que asedian la ciudad de Zintan, al suroeste de la capital.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Las batallas entre el Ejército del dictador y los rebeldes también han continuado en Misrata, tercera ciudad del país y gran bastión de la revuelta en la parte occidental del país (dominada ampliamente por Gadafi a diferencia del este). Otro portavoz rebelde ha descrito a Reuters "fuertes combates" en el aeropuerto de Misrata, controlado por los leales al líder libio.

También en Misrata, el régimen ha anunciado un ataque de sus militares sobre el puerto. La oposición ha denunciado que el Ejército gadafista ha bombardeado las instalaciones portuarias mientras se estaba desembarcando un cargamento de ayuda humanitaria para aliviar la situación en la ciudad, que resiste desde hace semanas un cerco feroz. Por su parte, la televisión estatal libia ha afirmado que la ofensiva tiene como objetivo impedir que las "bandas armadas criminales" reciban armamento.

El ataque abrió varios boquetes en la vivienda.
El ataque abrió varios boquetes en la vivienda.MAHMUD TURKIA / AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS