Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La televisión libia muestra el supuesto cadáver de Saif el Arab

En las imágenes aparecen cinco cuerpos, dos de adultos y tres de niños, cubiertos con banderas verdes.- El vicario apostólico de Trípoli solo confirma la identidad de Saif el Arab

La televisión estatal libia ha mostrado cinco cadáveres tapados, pertenecientes a dos adultos y tres niños, que supuestamente son los de tres nietos del dictador Muamar el Gadafi y el de su sexto hijo, Saif el Arab el Gadafi. Las imágenes, que no muestran los rostros de los fallecidos, son hasta ahora la principal prueba que ha aportado el régimen de esas muertes, atribuidas a un ataque aéreo de la OTAN. La televsión estatal libia ha anunciado que el funeral por los familiares del dictador será este lunes. El vicario apostólico de Trípoli, quien aparece en las imágenes de la televisón libia rezando con otros religiosos junto a los cadáveres, ha confirmado la muerte de Saif el Arab. "Sí, el hijo de Gadafi está muerto y también la televisión y la radio libia lo han confirmado", ha afirmado el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli a una televisión italiana.

Sin embargo, Martinelli no ha podido despejar las dudas sobre la muerte de los nietos del dictador. "Si son sus nietos no lo sé, pero que eran niños seguro. Había también un adulto, pero no sé quién era", ha asegurado el vicario apostólico. Según la televisión libia, además de Saif el Arab, de 29 años, el dictador ha perdido a sus nietos Saif (de dos años, e hijo del primogénito del dictador, Muhammad), Cartago (de tres años e hija del cuarto hijo de Gadafi, Haníbal) y Mastura (una niña nacida hace cuatro meses de la única hija del dictador, Aisha). Aunque Marinelli no ha podido verificar sus identidades, sí ha asegurado, en respuesta a la OTAN, que se trataba de civiles muertos, por lo que "no es que se pueda hablar de un objetivo militar claramente".

Horas antes, la Alianza había asegurado que todos sus objetivos "son de naturaleza militar" y que no incluyen, por tanto, "a personas individuales". "La OTAN continuó con sus ataques de precisión contra instalaciones militares del régimen en Trípoli, incluyendo edificio de mando en el barrio de Bab al Aziziyah", señala un comunicado en el que no se precisa si ese edificio podría ser la residencia del sexto hijo del dictador como afirma el régimen. Gadafi y su esposa se encontraban en la casa de Saif el Arab durante el bombardeo, pero resultaron ilesos, según la versión difundida por Trípoli.

"Estoy al corriente de las informaciones no confirmadas de que algunos familiares de Gadafi podrían haber muerto. Lamentamos cualquier muerte", señala en el comunicado el lugarteniente general Charles Brochard.

Más escéptica se ha mostrado hasta ahora la oposición libia. "No creemos que sea cierto", decía en Bengasi Abdul Hafiz Ghoga, miembro del parlamento del Consejo Nacional de Transición libio (CNT). "Son todo disparates del régimen en un intento desesperado de recabar alguna simpatía internacional. Este régimen miente y sigue mintiendo". Por si acaso, los rebeldes celebraron en Bengasi la noticia disparando al aire con todo lo que tenían y haciendo sonar los cláxones por el paseo marítimo de la ciudad. "Gadafi quiere presionar así a la OTAN" para que detenga sus ataques sobre la capital, aseguró a Efe Yalal al Galal, portavoz del CNT, máximo órgano de los rebeldes.

Edificio en ruinas

Soldados libios llevaron a los periodistas internacionales a la casa, en un barrio acomodado de Trípoli y que aparecía golpeada al menos por tres misiles. La propiedad estaba completamente destruida, pero no se vieron cuerpos. "Parece mentira que alguien pudiera sobrevivir en la vecindad, la casa está absolutamente devastada, alcanzada por dos bombas, con un gran cráter", aseguraba un reportero de CNN en conexión telefónica desde Trípoli.

De confirmarse, la muerte de Saif el Arab podría tener consecuencias legales. A principios de la semana el embajador de Estados Unidos para Libia, Gene Cretz, reconoció que las leyes estadounidenses sancionarían cualquier intento de atacar a Gadafi.

"No creo que ningún grupo creíble o individuo contemple que la solución al problema libio sea posible sin deponer a Gadafi de una forma u otra", dijo. "Pero nuestro trabajo y nuestra meta son encontrar una solución política utilizando los medios que nos permiten nuestras leyes".

Dirigentes políticos estadounidenses pedían el pasado fin de semana que se acabara con la vida del dictador, aunque la resolución de Naciones Unidas no autoriza a ello. Rusia y China se han opuesto abiertamente a la persecución personal de Gadafi y a las operaciones militares de la OTAN más allá de la zona de exclusión aérea.

En cualquier caso, no es la primera vez que Gadafi está en el centro de un ataque aéreo. En 1986 Ronald Reagan ordenó el bombardeo de su complejo palaciego de Bab el Azizia, y este viernes , mientras el dictador daba su discurso por televisión, los aliados bombardearon un edificio cercano al estudio.

Según la CNN, miembros del círculo íntimo de Gadafi llamaron a representantes del Gobierno de Estados Unidos para anunciarles que "alguien importante" del régimen ha muerto, sin especificar quién.

"Esto es la ley de la jungla", aseguraba Mussa Ibrahim, el portavoz del Gobierno, tras dar la noticia a la prensa. "Después de esto nos parece que está claro para todo el mundo que lo que está pasando en Libia no tiene nada que ver con la protección de los civiles", dijo Ibrahim. "Si hace falta, lucharemos y lucharemos. El líder le ofreció la paz a la OTAN, y la OTAN la ha rechazado", subrayó en relación al discurso del viernes por la noche en el que el dictador tendía una mano a los aliados siempre que estos respetaran su poder en Libia y se retiraran del país.

Un hijo polémico

Saif el Arab el Gadafi, el hijo del dictador libio supuestamente muerto a consecuencia de un ataque de los aliados a su casa de Trípoli, nació en 1982. Su madre era la segunda esposa de Muamar, Safia Farkash.

Benjamín de los Gadafi, Saif el Arab mostraba una propensión a los grandes escándalos notable incluso para una familia con tendencia al desbarre. Al mismo tiempo, era el que tenía menos peso en el esquema de poder del régimen. Prueba de su interés por el poder es que no tenía formación militar ni ejercía cargos públicos como varios de sus hermanos. Él prefirió estudiar Ciencias.

Empezó la universidad en Alemania en 2006. Ese mismo año desencadenó un conflicto diplomático entre Berlín y Trípoli después de que la policía germana le abriera una investigación por intentar intimidar a un portero que quiso expulsarle de una discoteca cuando su novia comenzó a desvestirse en la pista de baile. Al Arab amenazó con arrojarle ácido en la cara y el portero acudió a la policía. Su padre respondió a la ofensa de la denuncia nombrando al hijo parte de la delegación diplomática libia en el país europeo. Fue la presentación en sociedad de un joven que hasta entonces había mostrado un perfil público bajo: no había intentado molir a palos a nadie, ser estrella del fútbol (dopada), productor de películas en Hollywood ni convertirse en doctor con una tesis universitaria falsa, por citar algunas de las razones por las que son conocidos los cachorros del dictador.

A partir de ese momento, el nombre de Saif el Arab se prodigó en la prensa alemana. El excesivo ruido de su Ferrari hizo que la policía de Múnich volviera a detenerlo y se incautara del coche. En 2008 le investigaron por la sospecha de que había transportado un rifle de asalto de Múnich a París en un coche con matrícula diplomática. Finalmente los cargos se retiraron por falta de pruebas.

Declaración del Gobierno libio

Esto es lo que Mussa Ibrahim, el portavoz del Gobierno libio, ha declarado por televisión sobre el supuesto ataque de la OTAN a la casa de Saif el Islam el Gadafi:

"Saif El Arab Muamar el Gadafi, conocido como Ruba por la mayoría de los libios, el más joven de los hijos del líder, fue atacado esta noche. Gadafi y su esposa estaban allí, igual que otros familiares y amigos. El resultado del ataque fue el martirio del hermano Saif el Arab, de 29 años, y de tres de los nietos del líder. El lider mantiene su buena salud, no resultó herido, al igual que su esposa, y otras personas si fueron malheridas en el ataque. Se trata de una operación directa destinada a asesinar al lider de este país. Eso no está permitido por las leyes internacionales, ni por ningún principio. Si la gente clama sobre la protección de la población, hemos declarado repetidamente que estamos preparados para la negociación, para las hojas de ruta para la paz, para la transición política, para las elecciones, para el referéndum. A la OTAN no le preocupa comprobar nuestras promesas, ni a Occidente el comprobar nuestras declaraciones, solo se ocupa de robarnos nuestra libertad, de robarnos nuestra riqueza, que es el petróleo y nuestro derecho a decidir nuestro futuro como libios".

Rusia y Venezuela condenan el ataque

El Parlamento ruso ha condenado el asesinato (que la OTAN no ha confirmado y que los rebeldes niegan) del hijo menor de Gadafi y tres de sus nietos por parte de las fuerzas aliadas. "Es la confirmación del uso indiscriminado de la fuerza de la coalición anti-Libia", ha declarado hoy el parlamentario ruso Konstantin Kosachev a la agencia de noticias Interfax. "La coalición no protege a los civiles", ha declarado. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, ha criticado en varias ocasiones a los países Occidentales por su actuación en Libia.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha condenado hoy las muertes, que ha tachado de "asesinatos", y ha pedido el cese de los ataques. "Matan a inocentes en Libia. ¿A nombre de quién? Nuestra humilde posición es que se haga un alto al fuego allí y que se respete la soberanía de la nación árabe y de su pueblo y su gobierno. ¿Hasta cuándo se van a creer los yanquis y sus aliados de la OTAN con derecho a bombardear al mundo?", indicó el mandatario en declaracones recogidas por la Agencia Venezolana de Noticias.

Más información