Tepco asegura que el seísmo de 7,1 no ha dañado la central de Fukushima

La compañía que opera la planta sostiene que no se han detectado daños en las instalaciones.- Los operarios retoman los trabajos para refrigerar los reactores afectados.- El OIEA señala que no se han registrado cambios en la radiactividad de la central tras el seísmo

El seísmo de 7,1 en la escala de Richter que ha sacudido esta tarde la costa noreste de Japón (y que ha activado la alerta de tsunami, luego anulada) no ha causado daños en las instalaciones de la central nuclear siniestrada de Fukushima I, según ha afirmado en rueda de prensa un portavoz de Tepco, la compañía que opera la planta. El temblor tampoco ha afectado la planta de Fukushima II ni a la de Onagawa, según informan los medios locales. En un primer momento, los operarios de la planta han sido evacuados como precaución, pero poco después los trabajos para intentar refrigerar los reactores 1, 2 y 3 se han retomado con normalidad, según informa la agencia Kyodo. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha asegurado que no se han registrado cambios en la radiación detectada en la central de Fukushima tras el terremoto.

Los niveles de radiación en el mar cerca de la central se han reducido
Más información
Evacuación de embarazadas y niños
Los ingenieros detienen la fuga de material altamente radiactivo al mar de Japón
Una opción de alto riesgo ecológico
Japón reforzará los controles de radiactividad sobre productos marinos
Fukushima vive el peor accidente nuclear desde Chernóbil
El mayor terremoto registrado en Japón deja ya cientos de víctimas
Un seísmo de 7,1 sacude la costa noreste de Japón, aunque no daña la central de Fukushima
Casi un millón de hogares en Japón siguen sin electricidad tras el terremoto de 7,1

Mientras la crisis nuclear se prolonga, el Gobierno japonés está estudiando la posibilidad de ampliar el área de evacuación de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central nuclear de Fukushima, por el peligro que supone la exposición a la radiación durante periodos largos de tiempo. Hasta ahora sólo existía la recomendación de mantenerse a 30 kilómetros, mientras que la zona de evacuación se mantenía, desde el primer día del accidente, a 20 kilómetros. Así lo ha indicado Yukio Edano, portavoz del Gobierno, que ha señalado que estas guías "se establecen asumiendo un accidente que libera un alto nivel de radiación en un corto espacio de tiempo", según informa Efe.

Desde Viena, el OIEA ha asegurado que no se han registrado cambios en los niveles de radiactividad de la central de Fukushima I tras el temblor. Además, ha asegurado que hay algunos indicios de avance en la estabilización de la planta, aunque la situación en general es grave. "Nuestra estimación de la situación en Fukushima sigue siendo muy grave aunque hay algunos indicios de recuperación en algunas funciones como el suministro eléctrico y el instrumental", ha afirmado Denis Flory, miembro veterano del organismo, en una conferencia de prensa.

Además, Edano ha explicado que el Ejecutivo ha pedido a un grupo de expertos que estudien las medidas necesarias para evitar el riesgo de una exposición prolongada a la radiación, ya que la crisis en la central sigue sin tener visos de terminar pronto. Por último, Edano también ha confirmado que el Gobierno está estudiando la posibildad de que los habitantes de la zona de evacuación puedan volver temporalmente a sus casas, para recoger pertenencias y objetos de valor.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los técnicos lograron detener ayer la fuga de agua altamente radiactiva al mar procedente del reactor número 2 de la central nuclear de Fukushima, tras varios días ensayando diferentes métodos. Pero el logro apenas supuso un respiro en la peor crisis atómica que vive el mundo desde Chernóbil (Ucrania, 1986). Tokyo Electric Power (Tepco), la compañía que opera la planta, advirtió de que el hidrógeno se está acumulando en los reactores, lo que podría provocar nuevas explosiones, similares a las tres que ocurrieron en el complejo en los primeros días del desastre y que liberaron grandes cantidades de radiactividad a la atmósfera. El complejo atómico resultó seriamente dañado a causa del terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter y el tsunami ocurridos el pasado 11 de marzo.

Los equipos de emergencia que trabajan desde hace casi un mes para controlar la planta se han enfrentado a nuevos desafíos casi a diario, y ahora temen que el hidrógeno producido en el proceso de fisión pueda reaccionar de forma violenta si entra en contacto con grandes cantidades de oxígeno. Para evitarlo, Tepco planea inyectar nitrógeno -un gas inerte, abundante en la naturaleza- en la vasija de contención del reactor, con objeto de desplazar al oxígeno. Pretendía iniciar la operación anoche, comenzando por el reactor número 1, de los seis que tiene la central, ya que es el que registra presiones y temperaturas más altas; para seguir quizás después con los números 2 y 3. "La inyección de nitrógeno está siendo considerada como precaución", afirmó Hidehiko Nishiyama, portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial.

La detención de la fuga del agua con altos niveles de radiactividad es un gran paso porque limita la contaminación del océano; pero Yukio Edano, portavoz del Gobierno, advirtió que aún había que comprobar si hay otras filtraciones. Los niveles de radiactividad en el mar, a 330 metros de la central, cayeron ayer a 280 veces el límite legal, frente a más de 4.000 la semana pasada.

Pero el problema principal -evitar el escape de radiación a la atmósfera y enfriar los reactores y estabilizarlos- sigue sin ser resuelto. Este trabajo ha sido frenado por la existencia de gran cantidad de agua contaminada en la central, procedente del regado de los reactores para evitar que se sobrecalienten. Un proceso que tendrá que continuar hasta que puedan ser puestos en marcha de nuevo los sistemas de refrigeración, que quedaron destruidos por el tsunami.

Ayer continuó la operación de vertido al mar de 11.500 toneladas de agua -el equivalente a entre cuatro y cinco piscinas olímpicas- con baja radiactividad, comenzada el lunes pasado, para liberar espacio en el que almacenar otra mucho más contaminante. El vertido ha provocado la ira de los pescadores de la zona, que han pedido compensaciones por la contaminación del océano. El Gobierno dijo ayer que las habrá. La decisión fue adoptada un día después de imponer por primera vez un límite de radiación al pescado, que será el mismo que se aplica a las verduras, 2.000 becquerel por kilogramo para el yodo radiactivo. La radiación ha sido detectada en algunos peces, lo que ha obligado a las cooperativas de la prefectura de Ibaraki, justo al sur de Fukushima, a suspender las actividades de pesca.

Casi un mes después del terremoto, los reactores de Fukushima están lejos de ser estabilizados y la crisis se alarga, para inquietud de los japoneses, que no ven la luz al final del túnel. Algunos analistas creen que Japón entrará en recesión en los próximos meses, debido al desastre natural -que, según los últimos datos, causó 12.554 muertos y 15.077 desaparecidos- y la crisis nuclear.

Una evacuada, en un gimnasio convertido en centro de acogida en Chofu, al oeste de Tokio.
Una evacuada, en un gimnasio convertido en centro de acogida en Chofu, al oeste de Tokio.YURIKO NAKAO (REUTERS)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS