Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evacuación de embarazadas y niños

Cuando la semana pasada el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) y Greenpeace pidieron que el área de exclusión obligatoria alrededor de la central de Fukushima fuera ampliada más allá de los 20 kilómetros establecidos porque habían sido detectados altos niveles de radiactividad en poblaciones como Iitate, que se encuentra a 40 kilómetros del complejo atómico, el Gobierno japonés respondió que no era necesario.

Ayer hubo cambio de planes. Las mujeres embarazadas y los niños menores de tres años de Iitate serán evacuados temporalmente si las familias lo piden, según informó la cadena de televisión NHK. La decisión de las autoridades municipales y de la prefectura de Fukushima se debe a la inquietud de los residentes sobre los altos índices de radiación encontrados en este pueblo de 6.000 de habitantes. El municipio organizará las evacuaciones a la ciudad de Fukushima durante dos meses. Casi la mitad de los vecinos ya se habían ido desde que comenzó la crisis.

El Gobierno estableció una franja de 20 a 30 kilómetros en torno a la planta, en la cual recomendó inicialmente que no se saliera a la calle y luego pidió a la gente que la abandonara de forma voluntaria. Iitate se encuentra fuera de ella, pero la asimétrica propagación de la radiactividad, debido al viento y la orografía del terreno, ha hecho que se hayan detectado niveles de radiactividad que llegaron a 45 microsievert el 15 de marzo, mucho más altos que en otros lugares más cercanos a la central.

Ayer, la radiactividad en Iitate era de seis microsievert a la hora, lo cual significa que alguien que permaneciera las 24 horas del día en el exterior alcanzaría en una semana la dosis máxima anual de radiación acumulada recomendada por la Comisión Internacional de Protección Radiológica, que es de 1 milisievert o 1.000 microsievert. Se considera que una dosis de 100 milisievert al año es el umbral a partir del cual es evidente el incremento del riesgo de sufrir cáncer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011