Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un seísmo de 7,1 sacude la costa noreste de Japón, aunque no daña la central de Fukushima

Tepco evacua a los operarios como precaución y asegura que no se han detectado daños en la central siniestrada de Fukushima.- Se prevé una ola de un metro en la misma zona que quedó devastada el 11 de marzo

Un terremoto de 7,1 en la escala de Richter ha afectado hoy a la costa noreste de Japón, la misma zona devastada por el seísmo del 11 de marzo. Inicialmente ha provocado una alerta de tsunami que luego ha sido anulada. El temblor se ha producido a las 23.34 hora local (14.34 GMT) y el hipocentro se ha localizado a 49 kilómetros de profundidad frente a la costa de la provincia de Miyagi, la más afectada por el terremoto de 9 grados de hace un mes según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

El seísmo no ha afectado a la central nuclear de Fukushima, siniestrada tras el seísmo y el tsunami del 11 de marzo, según ha anunciado en rueda de prensa un portavoz de Tepco, la compañía que opera la planta. Inicialmente, la empresa ha evacuado a los operarios como medida preventiva, que poco después han regresado para retomar los trabajos de refrigeración de los reactores. El seísmo tampoco ha dañado la planta de Fukushima-2 ni la de Onagawa, según la agencia Kyodo. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha señalado que el nivel de radiactividad en la planta de Fukushima no ha variado tras el temblor.

El Gobierno central, con el primer ministro, Naoto Kan, en cabeza, ha convocado una reunión urgente para abordar la respuesta al seísmo. Kan ha ordenado examinar la zona afectada y asistir a los afectados. Mientras, se retoman los trabajos para estabilizar la planta siniestrada. Continúan con relativa normalidad las operaciones para refrigerar los reactores 1, 2, y 3, informa la televisión local NHK. Según Tepco, no se han registrado daños en ninguno de los seis reactores de la central. Los niveles de radiación se mantienen dentro de la normalidad, según ha añadido el portavoz.

Tras el temblor se han registrado cortes del suministro eléctrico en las prefecturas de Miaygi y Yamagata, según informa la agencia nipona Kyodo. La alteración del suministro también ha afectado a todas las áreas de las prefecturas de Aomori, Iwate, Akita. En la planta nuclear de Onagawa no se han detectado niveles anormales de radiactividad.

El USGS ha indicado que el temblor se ha originado a 66 kilómetros de la localidad de Sendai y a 118 kilómetros de Fukushima, una de las zonas más afectadas por el terremoto y posterior tsunami de hace casi un mes. El servicio geológico estadounidense ha fijado inicialmente la magnitud en 7,4 pero más tarde la ha rebajado a 7,1. Tokio figura, según los datos del USGS, a 333 kilómetros, aunque varios testigos citados por Reuters también han confirmado de que han notado los efectos en la capital.

La Agencia Meteorológica Japonesa inicialmente ha activado la alerta de tsunami en la zona nororiental del país ante el temor de que se produjeran olas de alrededor de dos metros, pero luego la ha anulado. La alerta abarcaba una zona costera de 420 kilómetros de longitud, desde la prefectura de Aomori al norte a la prefectura de Ibaraki en el centro del país, al norte de Tokio. Además, ha recomendado la evacuación hacia el interior de las personas que se encuentren en la costa. Las autoridades han dado orden de cerrar todas las autopistas de la prefectura de Miyagi, cercana al epicentro, según la agencia Kyodo, que también informa de cortes de luz en las zonas de Fukushima y Yamagata.

"Basándonos en todos los datos disponibles, no se espera un tsunami destructivo que alcance todo el Pacífico", ha señalado en su web el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico. Pero ha advertido que: "Seísmos de este tamaño generan a veces tsunamis locales que pueden ser destructivos a lo largo de las costas situadas en un radio de 100 kilómetros del epicentro del terremoto".

Desde el terremoto del 11 de marzo se han sucedido cientos de secuelas pero pocas han sido de una magnitud superior a 7. La combinación del seísmo y el tsunami dejó cerca de 28.000 muertos y desaparecidos, y cientos de miles de desplazados, tras la catástrofe que ha devastado la prefectura de Miyagi.

Perímetro de evacuación en Fukushima

Mientras la crisis nuclear se prolonga, el Gobierno japonés está estudiando la posibilidad de ampliar el área de evacuación de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central, por el peligro que supone la exposición a la radiación durante periodos largos de tiempo. Hasta ahora sólo existía la recomendación de mantenerse a 30 kilómetros, mientras que la zona de evacuación se mantenía, desde el primer día del accidente, a 20 kilómetros. Así lo ha indicado Yukio Edano, portavoz del Gobierno, que ha señalado que estas guías "se establecen asumiendo un accidente que libera un alto nivel de radiación en un corto espacio de tiempo", según informa Efe.

Desde Viena, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), ha asegurado que hay algunos indicios de avance en la estabilización de la planta, aunque la situación en general es grave. "Nuestra estimación de la situación en Fukushima sigue siendo muy grave aunque hay algunos indicios de recuperación en algunas funciones como el suministro eléctrico y el instrumental", ha afirmado Denis Flory, miembro veterano del organismo, en una conferencia de prensa.