Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rebeldes esperan comenzar hoy las exportaciones de petróleo

Se espera la llegada de un petrolero cerca de Tobruk para cargar un millón de barriles.- El destino probable es Catar.- La UE no pone objeciones a la transacción

Trípoli / Bengasi / Madrid

La guerra de Libia se juega no solo en el campo de batalla, sino en otro crucial, el del control del petróleo. Mientras el frente diplomático está estancado, los rebeldes esperan lograr hoy un importante avance, con su primera exportación independiente de crudo procedente de los campos bajo su control, lo que contribuiría a rellenar sus empobrecidas arcas. Mientras, el régimen de Muamar el Gadafi se ha visto obligado a importar petróleo para paliar la escasez que, paradójicamente y fruto de las sanciones internacionales y del conflicto, sufre la población del tercer exportador de África.

El petrolero Equator, con bandera liberiana y propiedad de la griega Dyancom Management, tiene previsto arribar en breve al puerto de Marsa el Hariga, cerca de Tobruk (este de Libia), según Reuters, para cargar con un millón de barriles de crudo, valorados en 100 millones de dólares (unos 70 millones de euros). El destino de esta primera exportación procedente de la zona bajo control insurgente parece ser Catar.

El pequeño emirato del Golfo ha reconocido a los rebeldes de Bengasi como autoridad legítima de Libia y ha acordado vender petróleo procedente de las zonas insurgentes. Uno de los más probables compradores del petróleo libio es Italia, que ya era uno de sus destinos más importantes, y que ayer reconoció también al Consejo Nacional de Transición como único interlocutor válido. Este primer envío puede contribuir a pagar los sueldos a los funcionarios y a mejorar la imagen del Consejo como un Gobierno viable.

Antes del conflicto, Libia exportaba 1,6 millones de barriles al día, por lo que este cargamento no es más que una ínfima fracción del potencial petrolero del país norafricano. Sin embargo, lo importante es el mensaje que supone. "La importancia no es solo que sea el primer envío en 18 días, sino que también lanza la señal de que Libia está abierta al comercio internacional y a la navegación. Enviará un mensaje a otros propietarios de petroleros", explica Michelle Wiese Bockmann, de la publicación especializada en el sector marítimo Lloyd's List a la cadena BBC.

Los rebeldes libios han presionado a la comunidad internacional para quedar eximidos de las sanciones comerciales impuestas a Libia. Hasta ahora, han conseguido mantener la producción, aunque a un nivel mucho más bajo, en algunos campos petroleros.

La Unión Europea no tiene objeciones a la exportación de petróleo por los rebeldes libios, siempre que "los ingresos de esta transacción no beneficien al régimen del coronel Gadafi", ha dicho hoy Michael Mann, portavoz de la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton. "Nuestra línea de conducta es clara", ha continuado, y ha explicado que la Unión apoya las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU dirigidas a que los ingresos petroleros no acaben en manos del régimen de Gadafi. "Para el resto, se imponen las prácticas comerciales normales".

Cargamento de combustible importado

Mientras, un barco con un cargamento de combustible importado ha llegado hoy a un puerto controlado por Gadafi, con el objetivo de aliviar la escasez de combustible, según han confirmado a Reuters un funcionario del régimen y un ejecutivo de la industria energética. Y es que las sanciones internacionales y la guerra civil han provocado carencias para la población, que se enfrenta a largas colas en las gasolineras.

El buque, propiedad de la compañía estatal de transporte libio, estaba siendo descargado en el puerto de Zauiya, a unos 50 kilómetros al oeste de la capital. No se ha informado de su procedencia. El funcionario libio, bajo condición de anonimato, ha dicho que el barco transportaba 23 millones de litros de combustible.

No está claro cómo ha pasado el cordón de buques de guerra de la OTAN que patrullan las costas libias para asegurar el cumplimiento de las sanciones internacionales. Tampoco se sabe si se planea importar más combustible, según el ejecutivo de la industria energética citado por Reuters, que califica la medida como una solución temporal a la escasez.