Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo islámico | El mercado energético

La producción de petróleo de Libia cae en picado

Arabia Saudí anuncia que bombeará más crudo y suaviza el alza del precio

La producción petrolera libia ha caído en picado tras una semana de guerra civil. La extracción en el país magrebí ha descendido a menos de la mitad de los 1,6 millones de barriles diarios que bombeaba antes de la crisis, según cálculos de analistas del Barclays Capital o Goldman Sachs. La italiana ENI, la mayor operadora extranjera en el sector libio, sostiene que la situación es más grave, que la producción ha caído hasta un 75%. Las empresas privadas son responsables de un tercio del total de la producción del país y casi todas han suspendido sus operaciones.

Al margen de la producción, está el problema de cómo sacar el crudo del país. Los rebeldes dicen estar al mando de las principales terminales portuarias al este de Trípoli, según la agencia Reuters. Sin embargo, lo poco que queda de la autoridad petrolera estatal ha informado de que el suministro a las terminales está interrumpido. Para más inri, Gadafi utilizó ayer la amenaza del corte de suministro para intentar frenar la protesta. "Si los ciudadanos no van a trabajar se cortará el suministro de petróleo", dijo el dictador libio.

El barril en Londres llegó a superar ayer los 120 dólares

El barril de crudo trepó ayer hasta superar los 120 dólares en el mercado londinense. Y si más tarde la cotización retrocedió en torno a los 112 dólares, es porque Arabia Saudí anunció que compensará cualquier disminución del flujo petrolero en el mercado mundial. Riad no ha tenido reparos en saltarse la disciplina de cuotas de producción que rigen en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y que Irán y Venezuela quieren mantener a rajatabla para evitar el descenso abrupto de los precios. De hecho, el cartel ya produce dos millones de barriles diarios por encima de la cuota de 24,8 millones.

La decisión saudí, celebrada por la OCDE, el club de los países ricos, es pan para hoy y hambre para mañana. Los saudíes pueden suplir el petróleo libio, pero lo que no pueden es compensar una crisis similar en Argelia o Irán, otros dos miembros de la OPEP. El temor a que la revuelta se extienda a otro gran exportador de crudo es lo que echa leña al mercado petrolero. De los 12 miembros de la OPEP, solo Arabia Saudí tiene margen para aumentar la producción de forma rápida entre 2,5 y 3 millones de barriles diarios.

Otra cuestión que no es baladí para el mercado: Libia y Argelia no son grandes exportadores, pero sus crudos son de alta calidad, lo que permite transformarlos más facilmente en gasolina, en vez de, por ejemplo, en asfalto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011