Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Agencia Internacional de la Energía acude a las reservas estratégicas de petróleo

El organismo liberará 60 millones de barriles a escala global para frenar la tensión en los mercados.- La mitad corresponde a EE UU.- Es la tecera vez en la historia que se toma esta medida

El fracaso del cartel de los países productores de petróleo para meter más crudo en la red ha forzado a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a coordinar una acción para que se liberen 60 millones de barriles de las reservas estratégicas a escala global. De ese total, la mitad corresponderá a EE UU. El efecto en el precio del crudo ha sido inmediato, con caídas superiores al 5%.

Es la tercera vez en la historia que se anuncia una acción de este tipo desde la AIE, y por su volumen es la mayor en dos décadas. El motivo argumentado para dar este paso extremo, compensar los cuellos de botella provocados por la guerra civil en Libia y las revueltas en otros países en la región. La disrupción se calcula en 140 millones de barriles, o 1,5 millones diarios.

Las discusiones para ejecutar esta acción empezaron a final de abril. EE UU ya tuvo que acudir a sus reservas estratégicas en el verano de 2005, para compensar el impacto del huracán Katrina en la red de producción, refino y distribución en el golfo de México. Entonces la disrupción se calculó en 38 millones de barriles, de acuerdo con la Casa Blanca.

Washington espera ahora que los países de la OPEP, y en especial Arabia Saudí, entiendan el motivo de esta respuesta coordinada. En su pasada reunión del 8 de junio, el cártel fracasó a la hora de elevar la producción. La AIE teme que estas restricciones en el suministro y el alza de precios acaben minando el frágil repunte económico.

Las reservas estratégicas de EE UU acumulan el equivalente a 727 millones de barriles de crudo. Los 30 millones que liberará corresponden a lo que consume su economía en día y medio. Lo habitual es que empiece a tener un impacto real en el mercado pasadas unas dos semanas. Es una medida a la que se recurre en casos de emergencia y que no escapa de la controversia.

De momento, lo que ha conseguido es que los contratos para agosto en los mercados de futuros registraran una fuerte corrección. El precio del barril de crudo en el mercantil neoyorquino (Nymex) ha bajado hasta rozar los 90 dólares, lo que equivale a una caída del 5,5%. El barril de referencia en Europa también ha perdido más de un 5%. Y esto se ha traducido en un repunte del dólar.