Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos cree que nunca se sabrá si el expresidente chileno Eduardo Frei fue asesinado

El que fuera máximo mandatario entre 1964 y 1970 murió tras someterse a una operación rutinaria de hernia en la que contrajo una infección bacteriológica

En estos momentos dos jueces investigan la muerte de dos expresidentes chilenos. Se trata del socialista Salvador Allende (1970-1973), quien presumiblemente se suicidó en el Palacio de la Moneda bajo el bombardeo de la aviación golpista; y de su antecesor, el demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva (1964-1970), quien falleció en enero de 1982 a la edad de 71 años en muy extrañas condiciones. Tan extrañas, que el juez chileno Alejandro Madrid acusó en diciembre de 2009 a seis personas de asesinato y la embajada de Estados Unidos en Santiago de Chile emitió un cable confidencial en el que detallaba todos los pormenores del caso .

A pesar de su buena salud, Frei murió tras someterse a una operación rutinaria de hernia en la que contrajo una infección bacteriológica. Su familia siempre pensó que fue asesinado por agentes de Pinochet. El juez Madrid, tras investigar el caso durante seis años le dio la razón a la familia en 2009 al determinar que el expresidente fue asesinado a lo largo de varios meses con gas mostaza y otra sustancia (talio) que debilitaron sus defensas ante posibles infecciones. El cable vaticinaba que los acusados apelarían la sentencia. Y así lo hicieron. Intentaron también apartar al juez del caso. Pero la Corte Suprema lo mantuvo en el cargo.

"Frei era uno de los líderes de la oposición a la dictadura militar de Pinochet y su inesperada muerte, combinada con otros asesinatos políticos, llevó a la familia Frei a sospechar que fue asesinado", indicaba el telegrama.

Autopsia sin autorización

El hijo de Frei Montalva es el ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000), quien disputó la presidencia en las últimas elecciones al conservador Sebastián Piñera. El propio Piñera, tras ser elegido presidente el pasado enero de 2010, y con motivo de los 100 años del natalicio de Frei Montalva se comprometió "a hacer todo lo que sea necesario " para esclarecer "todas las circunstancias" del fallecimiento. Confesó que siempre había admirado la figura de Frei Montalva y señaló que si hubiera culpables no deberían quedar impunes. "Esto es un deber no solamente de la familia Frei, sino de todos los chilenos", aseguró.

"Menos de una hora después de su muerte", indicaba el telegrama, "los doctores de la Universidad Católica vinieron a la clínica Santa María y efectuaron una autopsia de Frei sin la autorización de la familia. La muy inusual autopsia fue supuestamente efectuada en la habitación del hospital donde Frei murió, usuando una cuerda para colgar el cuerpo de arriba abajo para drenar los fluidos del cuerpo en un recipiente. Algunos órganos, y en particular aquellos cuya composición química podrían indicar envenenamiento, fueron sacados y destruidos, y el cuerpo fue embalsamado".

El despacho reseñaba que el juez Madrid acusó por la muerte de Frei a seis individuos, entre ellos, Luis Becerra, chófer de Frei, quien admitió que era un agente del servicio de espionaje chileno (CNI) e informaba sobre las actividades de Frei. También estaba acusado Patricio Silva, el médico que supuestamente practicó la operación; y Helmar Rosenberg y Sergio González, médicos que supuestamente participaron en la autopsia.

"El juez Madrid pidió formalmente en 2004 la asistencia técnica de Estados Unidos. Personal del FBI estuvo presente durante el proceso de exhumación y se aseguraron de que se seguían los protocolos. Las Fuerzas Armadas del Instituto de Patología (institución chilena) dirigieron la prueba, que confirmó que los restos pertenecían a Eduardo Frei Montalva, pero no encontraron ninguna sustancia alcalina. (Las Fuerzas Armadas no encontraron nitrógeno de mostaza, ya que es altamente volátil y no hay análisis que pueda detectar esa sustancia en unos restos después de 20 años de la muerte). Se envió una copia de las pruebas toxicológicas al juez Madrid. Sin embargo, en 2005 el juez Madrid se quejó públicamente de que no había recibido los resultados y acusó a Estados Unidos de no cooperar en la investigación", indica el cable antes de señalar que a raíz de esas declaraciones se les envió otra copia de las pruebas.

Sin evidencias para asegurar que fue un "crimen"

El informe asegura que tal vez nunca se llegue a alcanzar un consenso en Chile sobre cómo murió el ex presidente. "Los agentes de inteligencia chilenos asesinaron o intentaron asesinar a un número de figuras políticas de la oposición, incluido Carlos Prats (antecesor de Pinochet como jefe del Ejército, ex vicepresidente y ministro de Allende, asesinado junto con su esposa en Buenos Aires, mediante una bomba en su coche); Orlando Letelier (antiguo embajador chileno en Estados Unidos que fue matado con un coche bomba en Washington) y Bernardo Leighton (prominente político de la oposición, ex ministro de Frei Montalva, tiroteado en Roma en un intento de asesinato). Además, los servicios de inteligencia son conocidos por trabajar secretamente en laboratorios dedicados a desarrollar agentes químicos y biológicos para usarlos contra enemigos políticos. Dentro de ese panorama y dada la buena salud del presidente y su papel en el liderazgo de la oposición al régimen de Pinochet, es fácil ver por qué su familia y los seguidores sospechan que fue asesinado".

El telegrama no cita el asesinato del líder sindical Tucapel Jiménez, quien fue tiroteado y degollado en febrero de 2009, sólo un mes después de la muerte de Frei. Primero se intentó encubrir como un asalto y después, se descubrió que era un crimen político.

En cuanto a la muerte de Frei Montalva, la embajada aseguraba en su informe que no disponía de evidencias para asegurar que se trató "de un crimen". Tanto las pruebas oficiales dirigidas por las Fuerzas Armadas como las extra oficiales por el doctor Centeno, no han mostrado niveles de toxicidad en ninguno de los elementos analizados. Dado el larguísimo tiempo que se ha producido desde la muerte de Frei y la destrucción de algunos órganos claves, la ciencia forense no puede demostrar una evidencia definitiva de que Frei fue asesinado".

La embajada concluye: "La trágica historia reciente de Chile continúa dividiendo a su gente y la muerte de este emblemático presidente parece destinada a ser un área más en el que la verdad completa nunca será conocida".

El juez Madrid, sin embargo, cree que se cometió un asesinato. En febrero Chile se encuentra en plenas vacaciones de verano, con la clase política, judicial y periodística disfrutando del equivalente a un agosto de España. A partir de marzo, el juez Madrid retomará la investigación sobre la muerte de Frei Montalva.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >