Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia Frei pide a EE UU que aclare si envió a Chile elementos para elaborar venenos

Reclama mayor colaboración con la investigación de la muerte del expresidente

La familia del expresidente chileno Eduardo Frei Montalva, por cuya muerte en una clínica en 1981, presuntamente a manos de terceros un juez chileno ha procesado a seis personas, pidió mayor colaboración a Washington para determinar si las autoridades estadounidenses enviaron a Chile elementos químicos y biológicos para elaborar venenos, que pudieron haber sido usados en asesinatos políticos durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

Tras la publicación el martes por parte de EL PAÍS de un cable secreto filtrado por Wikileaks, en el que la Embajada de EE UU en Santiago planteaba en 2009 al Departamento de Estado su convicción de que la muerte del presidente Frei Montalva no será aclarada jamás, el caso se reactivó en Chile. El presidente, Sebastián Piñera, anunció la presentación de una querella criminal para que el caso no quede en la sombra, pero la familia Frei se mostró escéptica ante esta acción y la oposición acusó al Gobierno de aplicar un "doble estándar" en derechos humanos.

La exsenadora Carmen Frei, hija de Frei Montalva, sostuvo que tienen antecedentes para "sospechar que Estados Unidos proporcionó elementos químicos y biológicos a la dictadura militar y con ellos se produjeron venenos para eliminar personas". El material químico y biológico, según el proceso, fue transportado en aviones de pasajeros a Chile, terminando en el laboratorio bacteriológico del Ejército, lo cual refuerza las sospechas de la familia del expresidente.

Para el abogado de la familia Frei, Juan Pablo Hermosilla, es "vital" y "superimportante" que haya una colaboración más clara de Washington en torno a si hubo o no "suministro de material biológico de Estados Unidos a autoridades chilenas". Esta información puede estar en "organismos a cargo del desarrollo de estas partículas biológicas usadas en Defensa y actividades de control bacteriológico en Estados Unidos y eventualmente (en) servicios de inteligencia", agregó el abogado.

La presión de la familia Frei apunta a que, con motivo de la visita que realizará a Chile en marzo próximo el presidente Barack Obama, Washington responda a las cuestiones planteadas en varias ocasiones, sin recibir respuesta, por el juez Alejandro Madrid, quien investiga el caso. Hasta ahora, la Casa Blanca no ha entregado "ninguna ayuda" y los anteriores Gobiernos de Estados Unidos han dicho que carecen de antecedentes, afirmó Carmen Frei. Ella cree que es el momento de que Obama refleje en este caso el cambio que ha habido en la política de derechos humanos de Washington, y añade que un apoyo del Gobierno de Piñera en este terreno sería más útil que declaraciones. "Si el Gobierno chileno actual tiene interés en conocer la verdad, en saber lo que pasó, es el momento de saber por qué Estados Unidos envió estos elementos", agregó.

La oposición acusó ayer al Gobierno de utilizar políticamente sus anuncios de querellas en torno a las muertes de los expresidentes Salvador Allende (en La Moneda, mientras el palacio era atacado en 1973 por los militares golpistas) y Eduardo Frei. El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, criticó que el Ejecutivo de derechas de Piñera tiene un "doble estándar tremendo" en temas de derechos humanos, pues al mismo tiempo que se interponen estas querellas se desmantelan los equipos de investigadores especializados que han logrado esclarecer buena parte de los crímenes de la dictadura. La Moneda salió al paso de las críticas a través del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien señaló que se presentó la querella para esclarecer el "homicidio terrible" de Frei. "Hay gente que ve la pequeñez y que ve intenciones que están absolutamente alejadas" de las del Gobierno.

Entretanto, la defensa de varios de los médicos procesados por la muerte del expresidente Frei restó trascendencia a la presentación de la querella por parte del Ejecutivo. "Es como si lo hiciera (presentar la querella) un periodista, una persona que va por la calle", afirmó el abogado Luis Valentín Ferrada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >