Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se eleva a 350 el número de muertos por las lluvias en Brasil

Las pintorescas ciudades turísticas de Teresopolis, Petrópolis y Nova Friburgo, sin luz e incomunicadas, serán visitadas este jueves por la mañana por la presidenta Rousseff en helicóptero

Brasil sigue contando víctimas mortales por las lluvias que en los últimos días han afectado principalmente a las ciudades serranas de Río de Janeiro: Teresopolis, Petrópolis y Nova Friburgo; después de la tragedia de la gran metrópolis de São Paulo. Ya suman 350 muertos, algunos de ellos bomberos que participaban en las labores de rescate. Está previsto que la recién elegida presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sobrevuele en helicóptero las áreas más castigadas por las aguas, al tiempo que el Gobierno federal ha informado de que destinará unos 340 millones de euros para las primeras ayudas a la población de los Estados más castigados que está pidiendo alimentos, colchones y sangre para transfusiones, informa OGlobo.

En febrero del año pasado las lluvias quitaron la vida a 72 personas. Se calcula que esta vez las víctimas puedan llegar a un millar dado el gran número de desaparecidos y de barrios enteros destruidos. El número de víctimas mortales crece cada hora.

En el municipio montañoso de Teresópolis, el más afectado por las precipitaciones, la cifra de fallecidos alcanzó las 146 mientras que en la localidad vecina de Nova Friburgo ya ascienden a 155. También la artística ciudad de Petrópolis que era la sede de veraneo de los reyes durante el Imperio ha sido duramente castigada con más de 20 muertos. El río San Antonio subió cinco metros convirtiendo a la ciudad en un lago.

Las cifras de las víctimas van aumentando de hora en hora y las autoridades del Estado de Río han confirmado que no contaban hoy con bomberos suficientes pata atender a todas las personas en peligro o incomunicadas y han pedido ayuda a la Marina.

Las tres ciudades están bajo las aguas, sin luz ni teléfono e incomunicadas por tierra. Sólo consiguen llegar los helicópteros de las policías civil y militar. El alcalde de Teresopolis, Jorge Mario, preside desde las cuatro de la madrugada de ayer, a la luz de las velas, la reunión de emergencia de su gabinete.

En Itaipava, localidad de Petropolis, la estilista Daniela Conolly, de 36 años, formada en la Porsan School of Design de Nueva York murió con seis familiares, entre ellos un niño de dos años, en una finca que habían alquilado para celebrar el cumpleaños del padre. Entre familiares y servidumbre murieron 16 personas.

En las calles convertidas en ríos en ambas ciudades, las personas a pié o en coche atrapadas por las riadas protagonizan imágenes parecidas a las de Sao Paulo, días atrás, pidiendo ayuda desesperadamente a los helicópteros, agitando las manos o ropas blancas. En Teresopolis las lluvias hicieron desbordar una presa que arroyó todo lo que fue encontrando a su paso, casas y coches. Las aguas provocaron 30 deslizamientos de tierra. En uno de ellos, en Nova Friburgo, murieron sepultados cuatro bomberos y tres continúan enterrados, mientras intentaban salvar a otras personas ya bajo los escombros. Esta vez tocó a la gente común tratar de salvar en vano la vida de los bomberos. Según han conseguido comunicar a las emisoras de radio por teléfonos móviles- los únicos que funcionan- mucha gente se salvó subiéndose a los árboles mientras se hundían sus casas. Hoy muchas familias con las casas medio destruidas se negaban a abandonarlas, a pesar de las llamadas de urgencia de las autoridades, "por miedo a que les robaran lo poco que les había quedado", afirmaban. En contraste, el movimiento de solidariedad de la mayor parte de la población está siendo elogiada públicamente.

Durante la noche en las ciudades afectadas decenas de personas vagan por las calles entre el agua y el lodo pidiendo que alguna familia las aloje ya que tenían miedo de dormir en sus casas en vistas de las nuevas lluvias anunciadas. También miles de turistas se hallan aislados en las tres ciudades, meta del turismo nacional e internacional. Fueron también afectadas con víctimas mortales, urbanizaciones de lujo usadas para veranear , aunque en general las zonas más afectadas fueron donde las autoridades locales han dejado todos estos años construir a los más pobres, a pesar de ser zonas de riego, para conseguir sus votos. Por ello los analistas políticos afirman que la tragedia ha sido "la conjunción de una catástrofe natural con la irresponsabilidad de muchos políticos locales".

En Río, desde donde se llega en menos de dos horas en coche a dichas ciudades, las carreteras están interrumpidas en varios puntos y los autobuses de línea han suspendido sus viajes. La alcaldía de Río ha colocado todos los helicópteros disponibles para ayudar a llevar los primeros auxilios a dichas ciudades y para trasladar a los bomberos que ayuden a la población. En las tres ciudades heridas por la lluvia, ha caído en menos de 24 horas tanta agua como la prevista para todo el mes y eso que son localidades de montaña, a mil metros de altura, donde ya llueve mucho habitualmente. Las autoridades de Teresopolis, Nova Friburgo y Petropolis han decretado el estado de calamidad pública.