Procesado el ex secretario de transporte de los Kirchner por corrupción

Ricardo Jaime afronta numerosas causas por pago injustificado de subvenciones y aceptación de dádivas

Ricardo Jaime, que fue secretario de Transportes en el gobierno Kirchner hasta el pasado mes de julio, ha sido procesado por 15 presuntos casos de corrupción cometidos en el ejercicio de su cargo público. Jaime, de 55 años, esta implicado en otras 12 causas por recibir dádivas y por incremento injustificado de su patrimonio y lleva camino convertirle en serio competidor de María Julia Alsogaray, otra gran partidaria de la ostentación, secretaria de Medio Ambiente, que en la etapa de Menem llegó a estar imputada en 43 causas distintas y que ha quedado en el imaginario argentino como un auténtico icono de la corrupción política nacional.

Junto al ex funcionario, el juez federal que lleva el caso ha decidido procesar también a varios destacados empresarios, entre ellos Claudio Cirigliano, dueño de una empresa de transporte que ha recibido millones de pesos en subsidios en los últimos años y que, según las investigaciones judiciales, podría haber pagado numerosos vuelos privados de Ricardo Jaime.

Según Clarín, Ricardo Jaime dispuso durante su mandato de unos 600 millones de pesos mensuales para subvencionar el transporte público. En la misma causa se cita a Jorge Molina, ex director de Asuntos Públicos de Aerolíneas Argentinas, la empresa que perteneció al grupo español Marsans y que fue finalmente expropiada, siendo Jaime secretario de Transportes.

Coqueto avión

Los problemas de Jaime comenzaron por su gusto a viajar en jet privado. Algunos medios de comunicación se preguntaron de quién era el coqueto avión en el que el Secretario de Transportes se desplazaba con frecuencia a Brasil y a varias ciudades argentinas. En 2009 fue el entonces Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas (equivalente a un fiscal anticorrupción), Manuel Garrido, quien abrió una investigación oficial. Garrido dimitió poco después de su cargo, harto de la impunidad en la que se mueve una parte de la administración pública argentina y de la escasa ayuda que estaba recibiendo por parte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, pero el caso Jaime siguió adelante.

Jaime se convirtió en uno de los primeros objetivos de la oposición y finalmente Cristina Fernández decidió cesarle en julio pasado, a raíz de los malos resultados de las elecciones legislativas. El ex secretario de Transporte se autodefinió como "una víctima" de la situación política.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Entre las causas abiertas a Ricardo Jaime figuran varias por pago injustificado de subvenciones, sobreprecio en la compra de locomotoras usadas de origen japonés y, sobre todo, aceptación de dádivas e incremento de su patrimonio particular. Una de las causas se relaciona con su actuación como funcionario en la provincia patagónica de Santa Cruz, donde coincidió con el entonces gobernador Néstor Kirchner. Los jueces que investigan los diferentes casos han embargado un yate y un avión, que se supone pueden ser de su propiedad, así como otros bienes por valor de 800.000 dólares. En un registro realizado en uno de sus domicilios, se hallaron 40.000 dólares y 10.000 euros, que quedaron también confiscados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS