Uribe reconoce su culpa en la estafa de las 'pirámides'

El presidente Álvaro Uribe, está arrepentido; arrepentido de no haber actuado a tiempo para frenar la debacle que ha generado en el país el derrumbe de las pirámides. La estafa de las empresas que captaban ilegalmente dinero.

"Empiezo por reconocer mis culpas", dijo el mandatario a la emisora W Radio y lamentó no haberse inmiscuido más, no haber presionado a las diferentes autoridades para que intervinieran estas empresas ilegales. "Mientras logramos atajar la crisis de Wall Street, nos dejamos meter el gol aquí. El de las pirámides criollas", reconoció.

¿Por qué si estos negocios florecieron a plena luz del día nadie hizo nada para que no se convirtieran en una bola de nieve? Nadie ha respondido. El presidente de la asociación de comerciantes Guillermo Botero habló ya de la dura caída en las ventas en esta temporada de fin de año y pidió al Gobierno decretar la emergencia económica. Uribe ya respondió: "es una posibilidad que hay que estudiar con cuidado".

"Dar una mano"

Antonio Navarro, gobernador de Nariño -al sur del país- pidió no dejar abandonados a los pequeños ahorradores que resultaron tumbados: "hay que darles la mano; hay que diseñar para ellos un plan de salvamento".

El Gobierno anunció el censo de los estafados más pobres. Se rescatará el dinero que está escondido y vía administrativa o judicial, se empezará a devolver a sus dueños. Hasta ayer se habían incautado 58.000 millones de pesos (unos 29 millones de dólares).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La devolución del dinero no es una tarea fácil; muchas de estas inversiones se hicieron sin un registro contable que las respalde. Además, en medio de los saqueos generados cuando se conoció la noticia, los enfurecidos y dolidos ahorradores, se llevaron varios computadores.

Ayer la situación amenazaba con complicarse: el rumor de intervención a DMG, la más grande de estas empresas pirámidales, puso en alerta a sus miles de clientes en todo el país. Los dueños aseguran que no son pirámides sino vendedoras de servicios.

El comandante de la policía aseguraba que hay pruebas de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero; el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, anunció que se acelerarán las investigaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS