_
_
_
_
_

Funcionarios de EE UU abandonan Bolivia por las amenazas de los cocaleros

Funcionarios de la Agencia Estadounidense de Cooperación (Usaid) abandonaron ayer la provincia boliviana del Chapare, en el centro del país, ante las amenazas de expulsión de los cocaleros. Los estadounidenses salieron de la región un día antes de que se cumpliera el ultimátum lanzado esta semana por los sindicatos de cocaleros, que habían advertido de que declararían la zona "territorio libre de Usaid" y "libre de injerencias".

Los cocaleros justifican su decisión porque Usaid los chantajea y está envuelta en conspiraciones contra el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien sigue siendo su máximo dirigente sindical, aunque ya de forma simbólica.

"Nuestro país ha dejado de ser un país mendigo", dijo ayer el dirigente del sector Julio Salazar, quien adelantó que los proyectos impulsados por Usaid pendientes de finalizar los asumirán los municipios.

Para el dirigente cocalero, como Usaid ya no tiene acuerdos con las autoridades locales "no hay motivos para que se queden como agentes del imperialismo".

Salazar afirmó que la agencia estadounidense sólo destinaba a la cooperación el 5% de su presupuesto en la zona, y el resto lo gastaba en "espionaje, inteligencia y en comprar a algunos de los alcaldes".

El dirigente negó que rechacen ayuda internacional y comparó la de EE UU con la que llega de la Unión Europea, que, según él, "hace un apoyo diferente, porque no condiciona". "El dinero lo depositan, lo administran los municipios y ellos se quedan, pero sólo para fiscalizar si se ejecuta o no se ejecuta", dijo Salazar con respecto a la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Apoyo de Morales

El propio presidente Morales se pronunció ayer para apoyar la decisión de los cocaleros de expulsar a los empleados de Usaid, y afirmó que no se "arrodillará al imperio". "Saludo la decisión del movimiento campesino, de los alcaldes del trópico de Cochabamba. Ahora siento, ojalá sea así, que el Chapare no solamente sea libre de analfabetismo, sino que sea territorio libre del imperialismo norteamericano", dijo Morales en una concentración de campesinos en el sur de Bolivia.

Morales afirmó que "ése es el deseo que tenemos", y agregó que es el reflejo de "la conciencia de nuestros pueblos y no hay por qué arrodillarse al imperio".

En su discurso en la población de Alcantarí (Chuquisaca, sur), donde entregó ambulancias donadas por España, volvió a acusar a Usaid y a la Embajada estadounidense en Bolivia de encabezar una "conspiración" contra su Gobierno.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_