Una periodista testifica que fue Libby quien le reveló la identidad de la agente de la CIA

La ex reportera del 'New York Times' ha declarado que fue el ayudante del vicepresidente quien le habló de Valerie Plame el 23 de junio de 2003

La ex reportera de The New York Times Judith Miller, que pasó 85 días en prisión por no revelar quién le había filtrado el nombre de una agente de la CIA, ha testificado este martes que su fuente fue Lewis Scooter Libby, ex ayudante del vicepresidente, Dick Cheney. Miller ha afirmado que fue él quien le comunicó en junio de 2003 que la mujer de un diplomático que había criticado la guerra de Irak era en realidad una agente de la CIA. La reportera contradice así las declaraciones de Libby, que había asegurado a los investigadores que oyó el nombre de Plame por primera vez el 10 de julio, en un programa de televisión.

Más información
Los hombres de Bush, en el banquillo

Miller, que ha testificado en el juicio en Washington contra Libby, que está acusado de perjurio, ha detallado que Libby le dijo el 23 de junio de 2003 que la mujer de Joseph Wilson trabajaba para la CIA. En otra reunión dos semanas después, Libby señaló que la esposa de Wilson trabajaba en el departamento que se ocupaba de las armas de destrucción masiva. "Dijo que su esposa, refiriéndose a Wilson, trabajaba en el departamento," respondió Miller a las preguntas del fiscal Patrick Fitzgerald. "En seguida entendí que se refería a la CIA.'' Cuando se le recordó sus declaraciones anteriores, la periodista reconoció que se había olvidado de la reunión del 23 de junio la primera vez que declaró ante un gran jurado en 2005.

Libby, de 56 años, está acusado de mentir a los investigadores que intentaban averiguar si miembros de la administración de EE UU filtraron deliberadamente la identidad de la agente de la CIA Valerie Plame como represalia contra Wilson, su marido, por cuestionar los argumentos del Gobierno de EE UU para declarar la guerra a Irak. La acusación sostiene que Libby le dijo a los investigadores que oyó hablar de Plame por primera vez en una información del periodista de la NBC Tim Russert el 10 de julio de 2003.

Miller fue encarcelada en 2005 por negarse a revelar quién era la fuente que le descubrió la identidad de Plame. Más tarde accedió a cooperar en la investigación de Fitzgerald sobre la filtración y fue liberada. Argumentó que decidió testificar cuando Libby le liberó de la promesa de confidencialidad. Miller dejó el Times en noviembre de 2005.

"Inquieto y frustrado"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En su reunión del 23 de junio con Libby, parecía "inquieto, frustrado y enfadado" ha dicho Miller. Estaba preocupado porque la CIA estaba corrigiendo sus informes sobre las armas de destrucción masiva de Irak con una "guerra de filtraciones perversa", ha añadido.

"Acusó a la CIA de filtrar información que parecería distanciar a la agencia de sus estimaciones previas", ha añadido. Al principio, Libby se refirió a Wilson, ex embajador, como "un tipo clandestino", aunque después llamó a Wilson por su nombre, ha precisado la ex reportera del Times.

En sus discurso sobre el Estado de la Unión de enero de 2003, durante los meses previos a la invasión de Irak, el presidente George W. Bush anunció que Sadam Husein había intentado comprar uranio en África para construir armas nucleares.

Viaje a Níger

Wilson proclamó que no había encontrado ninguna prueba durante un viaje a Níger en 2002, adonde fue enviado por la CIA. El 6 de julio de 2003, Wilson escribió en una columna en The New York Times que el Gobierno había alterado los informes para justificar la invasión de Irak. Ocho días después, el columnista Robert Novak reveló en que la mujer de Wilson era una agente de la CIA.

Miller ha señalado que durante la segunda reunón con Libby, el 8 de julio de 2003, éste afirmó que disponía de información abundante para sostener que Irak estaba buscando uranio en África, según Miller. La reportera ha revelado que los dos hablaron de Plame en una tercera ocasión, a finales de esa misma semana, cuando Miller le dijo por teléfono que no tenía pensado escribir un artículo sobre Plame.

Ante las preguntas del abogado de Libby, William Jeffress, Miller ha asegurado que cuando testificó por primera vez ante el gran jurado el día después de salir de prisión en 2005, olvidó que el 23 de junio de de 2003 había hablado con Libby sobre Wilson y su esposa. Y ha añadido que sólo recordó la conversación cuando revisó sus notas. "No recordaba nada [sobre la conversación]?", le ha preguntado Jeffress. "Nada", ha respondido Miller. Jeffress le ha preguntado entonces si lo recordó mientras estaba en prisión.

Confidencialidad

"Consideré necesario proteger la confidencialidad de Libby hasta el momento en que me diera una dispensa personal y voluntaria", ha precisado Miller. "No recordé la conversación mientras estaba en la cárcel". Para cuestionar la memoria de Miller, Jeffress le ha leído una parte de su testimonio ante el gran jurado, en el que afirmó: "Necesito confiar en mis notas porque mi memoria no es muy buena." Ha añadido que su memoria "depende mucho de sus notas" y que le habían pedido que revisara sus anotaciones desde julio de 2003 no desde junio.

A preguntas de Jeffress, Miller también ha señalado que tenía el nombre y el número de teléfono de Wilson en su cuaderno antes de su reunión del 23 de junio con Libby. "No recuerdo con quién hablé sobre Joe Wilson". Cuando le han preguntado con cuánte gente habló sobre Wilson y Plame durante junio y julio de 2003, ha respondido, "Tengo un vago recuerdo de haber hablado de ello con mucha gente". Miller ha añadido que no recuerda haber oído el nombre de Plame antes de la reunión del 23 de junio con Libby.

Hasta 10 años

Libby está acusado de perjurio, obstrucción a la justicia y falso testimonio. Se enfrenta a una pena de prisión de hasta 10 años si se le declara culpable de obstrucción, la acusación más grave. Libby dimitió tras ser acusado en octubre de 2005.

Revelar a sabiendas la identidad de un agente secreto de la CIA es un delito federal. Nadie ha sido acusado por la filtración.

El ex secretario de prensa de la Casa Blanca Ari Fleischer fue ayer lunes el quinto miembro del Gobierno en testificar que que habló de Plame con Libby antes de la conversación del ayudante de Cheney del 10 de julio con Russert. Fleischer ha declarado que Libby le dijo el 7 de julio que la esposa de Wilson trabajaba para la CIA, en la división de lucha contra la proliferación nuclear.

Está previsto que el proceso dure de cuatro a seis semanas.

La ex reportera de 'The New York Times' Judith Miller, al salir de un tribunal de Washington, el martes.
La ex reportera de 'The New York Times' Judith Miller, al salir de un tribunal de Washington, el martes.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS