Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Ataque a la sede de la ONU

Muere el militar español herido ayer en el atentado contra la sede de la ONU en Bagdad

Annan culpa a las fuerzas de la coalición y a la propia ONU por la falta de seguridad

El capitán de navío de la Armada Española Manuel Martín-Oar, de 56 años y nacido en Madrid, ha fallecido esta mañana en un hospital estadounidense de Bagdad, donde se encontraba ingresado desde ayer como consecuencia de las heridas sufridas en el atentado perpetrado contra la sede de Naciones Unidas en Bagdad, según ha informado en un comunicado la Oficina de Información Diplomática (OID). Martín Oar, experto en misiones de paz y que desarrollaba tareas civiles en el Gobierno provisional del país, es el primer militar español muerto en el conflicto, que se suma a los periodistas españoles José Couso y Julio A. Parrado. Con ésta, se eleva a 24 el número de víctimas mortales del atentado.

LA FRASE

Es un atentado que pulveriza la legalidad internacional

El motivo del fallecimiento de Martín-Oar es un "trauma grave cerebral interno" que no había sido detectado en un principio, según el comunicado elaborado por el Ministerio de Exteriores, que informaba de que había resultado herido en los dos brazos, aunque su vida no corría peligro. El cadáver de Martín-Oar será repatriado a España mañana mismo desde Irak en un avión militar español que ha partido hacia el país y en el que viajan su hijo y su cuñado, según ha informado el encargado de negocios de la embajada de España en Bagdad, Eduardo de Quesada.

Munición militar

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, responsabilizó hoy de la falta de seguridad en la sede de la ONU en Bagdad tanto a las fuerzas de la coalición como al propio organismo internacional. "Estas operaciones son muy complejas. La coalición ha cometido errores y nosotros posiblemente también. No quiero señalar a nadie con el dedo, pero todos sabemos que ha habido errores", indicó Annan a la entrada de la sede de la ONU en Nueva York.

Mientras, la investigación preliminar llevaba a cabo por el FBI en el lugar del atentado ha desvelado que el camión bomba utilizado estaba cargado con explosivos del tipo que utilizan los militares. Una bomba rusa de 250 kilos, munición de artillería y morteros, granadas, todo había sido cargado en el camión para aumentar el daño del atentado. El hallazgo de estos restos hace pensar a los militares estadounidenses que "no es un artefacto casero", como ha señalado Thomas V. Fuentes, el agente federal encargado de la investigación. Por tanto, todo apunta a que los autores del atentado serían antiguos militares del extinto régimen de Sadam que aún permanecen fieles al dictador. Sí ha quedado más claro que el camión no era una hormigonera y que era conducido por un suicida, dado que se han hallado restos humanos en lo que ha quedado del vehículo.

Encargado de tareas civiles

El encargado de negocios de España en Irak está ya tramitando los documentos necesarios para repatriar el cadáver del capitán de navío -cargo que equivale al de coronel de los ejércitos de Tierra y del Aire-. Martín-Oar, casado y con cuatro hijos, no formaba parte del despliegue militar español en Irak, sino del aporte al Gobierno provisional del país. Así, desarrollaba en Bagdad tareas civiles como segundo del embajador de España en Irak, Miguel Benzo, que no resultó afectado por la explosión, al encontrarse reunido en el centro de la capital.

Concretamente, trabajaba en el Consejo de Cooperación Internacional, organismo dependiente de la coalición encargado de la ayuda humanitaria y de la relación con las ONG y con Naciones Unidas. Al margen de su vida profesional, había colaborado en prensa y era muy aficionado a las artes. De hecho, estaba previsto que expusiera sus cuadros en el centro cívico El Castillo, en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada, entre el 27 de octubre y el 14 de noviembre.

El presidente, José María Aznar, que se encuentra de vacaciones en Menorca, ha realizado una declaración oficial en la que ha motrado sus condolencias a la familia de Martín-Oar, al tiempo que ha mostrado su reconocimiento y recuerdo a todas las víctimas que ha provocado el atentado. El jefe del Ejecutivo, además, ha advertido de que el atentado contra Naciones Unidas "no puede tener ninguna justificación" y se trata de un atentado contra "la comunidad internacional" que "vulnera y pulveriza la legalidad internacional y que intenta acabar con los intentos de pacificación y de estabilización de Irak".

86 militares españoles muertos en una década

Un total de 86 militares españoles y un intérprete, el último el capitán de navío Manuel Martín Oar en Bagdad (Irak), han perdido la vida en los últimos diez años en misiones internacionales, según los datos del Ministerio de Defensa.

El suceso más reciente se produjo el pasado 26 de mayo, cuando 62 militares españoles fallecieron a su regreso de Afganistán en un avión ucranio que se estrelló en Turquía. Otros 18 militares españoles y un intérprete del Ministerio de Defensa fueron las vidas que perdió España por su participación en el proyecto de construir un futuro de convivencia pacífica en el territorio de Bosnia-Herzegovina. A este triste balance se suman 89 heridos, de diversa consideración y en diferentes circunstancias en la referida misión.

Además, cuatro militares españoles fallecieron en Kosovo durante el desempeño de su labor en tareas humanitarias y otro más perdió la vida en Afganistán en el transcurso de la campaña Libertad Duradera que supuso el derrocamiento del régimen talibán.

Más información