LA POSGUERRA DE IRAK | Muerte de un representante de la ONU

La comunidad internacional repudia el ataque y apoya a la ONU

La comunidad internacional condenó de manera unánime el atentado perpetrado ayer contra la sede de Naciones Unidas en Bagdad, lamentó la muerte del comisionado Sergio Vieira de Mello, y coincidió en que la acción terrorista es un obstáculo para la reconstrucción de Irak y la consolidación de sus instituciones democráticas:

- Unión Europea. El alto representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y a la ONU, y afirmó que "el atentado es un ataque contra la determinación de la comunidad internacional de reconstruir Irak sobre la base de la resolución 1.483 del Consejo de Seguridad". El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en su calidad de presidente de la UE, reiteró el apoyo al papel de la ONU en la posguerra de Irak, por parte de los países miembros.

Más información

- Reino Unido. El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, aseguró que se trató de "un ataque contra Irak, contra su gente y contra toda la comunidad internacional", y aseguró que el incidente no detendrá a las fuerzas británicas y estadounidenses.

- Francia. El presidente francés, Jacques Chirac, expresó también su "consternación" y su "ira" por el ataque, y consideró que es una afrenta contra la ONU, cuyo papel en la reconstrucción de Irak es "ejemplar y esencial", y contra "toda la comunidad internacional".

- Alemania. El canciller alemán,Gerhard Schröder, afirmó que "se trata sin duda de un acto criminal de fuerzas que no quieren que haya una reconstrucción pacífica de Irak".

- Rusia. El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Igor Ivanov, ofreció a Annan el apoyo de Moscú en el Consejo de Seguridad para adoptar "cualquier medida" que sirva para garantizar en Irak la seguridad del personal del organismo internacional.

- El Vaticano. El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Ángelo Sodano, afirmó que el papa Juan Pablo II "está profundamente entristecido por la noticia", e "imploró a los responsables de estos actos de violencia que abandonen la vía del odio".

- Países árabes. La Liga Árabe condenó vivamente el atentado y solicitó a las fuerzas políticas iraquíes que eviten que se vuelva a producir este tipo de sucesos. "Es un grave crimen terrorista que apunta a la presencia de la ONU en Irak", afirmó en un comunicado, que destacó los esfuerzos de Vieira de Mello "para permitir a Irak recuperar su soberanía".

- Brasil. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, condenó "de la forma más vehemente que una persona puede condenar el terrorismo", y decretó tres días de luto oficial en memoria de Vieira de Mello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de agosto de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50