‘Comunidad Circular’: la exposición que reivindica el valor de la alta artesanía en nuestro país

Los oficios tradicionales revelan su faceta más contemporánea en los objetos reunidos por los integrantes de la Sociedad de Artesanos Contemporáneos con motivo de Madrid Design Festival

'Mini Mikado', la lámpara en suspensión con cierto espíritu de origami que firma el diseñador industrial Miguel Herranz para la marca LZF Lamps.
'Mini Mikado', la lámpara en suspensión con cierto espíritu de origami que firma el diseñador industrial Miguel Herranz para la marca LZF Lamps.

En tiempos de crisis, toca mirar hacia dentro. La pandemia ha traído efectos devastadores para multitud de sectores, pero también algunas consecuencias positivas, como reavivar el interés por todo lo inmediato que nos rodea. Un ejemplo es la minuciosa labor que esconden los objetos artesanales, donde no solo importa el resultado sino el proceso de fabricación que lo ha hecho posible. “La artesanía esta viviendo un momento de eclosión en nuestro país. Ahora mismo, un diseñador que no pone en lo que hace las palabras artesanía y sostenibilidad está fuera”, explica Elena Goded, presidenta de SACo, la Sociedad de Artesanos Contemporáneos creada en 2018 con el objetivo de promover el diseño actual elaborado por maestros en los oficios de España.

Para esta doctora en Educación y bióloga experta en fibras textiles y tintes naturales, la artesanía atraviesa un momento muy fructífero en nuestro país, pero siempre referida, insiste, a la artesanía auténtica. “Aquí no hay fraude, todo es 100% artesanal, no como cuando paras en una gasolinera y te dicen que las magdalenas que venden lo son y no es así. La alta artesanía tiene que estar hecha a mano, algo que parece muy obvio pero que se vulnera a menudo. Durante mucho tiempo se ha vendido un objeto como artesano cuando no lo era”.

La veracidad que recalca Goded es uno de los pilares de Comunidad Circular, la exposición sobre artesanía y sostenibilidad organizada por la casa automovilística Mazda en el marco de Madrid Design Festival 21, la cita con el diseño patrio que este año alarga su programación hasta finales del mes de marzo. La muestra, que podrá verse hasta el 28 de marzo en el espacio Dimad de Matadero (Paseo de la Chopera, 14), reúne el trabajo de los miembros que componen SACo en la actualidad. Tras celebrar su primera edición en febrero de 2020 bajo el rótulo de Artis-Manus, la cita regresa con la sostenibilidad como temática y con el objetivo de reivindicar de nuevo el valor de lo artesanal y el trabajo de las personas que lo llevan a cabo.

 'Dune' (2020), lámpara en suspensión de vidrio borosilicato y madera natural creado por Mayice Studio para LZF Lamps.
'Dune' (2020), lámpara en suspensión de vidrio borosilicato y madera natural creado por Mayice Studio para LZF Lamps.

El germen de SACo surgió con motivo de la visita de Elena Goded a varias ferias internacionales al frente de Ábbatte, la firma que fundó en 2013 para elaborar objetos textiles a mano en la abadía cisterciense de Santa María de la Sierra (Segovia). “Todo el mundo me preguntaba si en España había más diseño contemporáneo de este tipo, con un nivel de excelencia en la ejecución y en los materiales. Entonces pensé que lo lógico sería crear una asociación que aglutinara a este tipo de artesanos para todo el territorio español, que reflejara unos aspectos determinantes la alta artesanía y los diera a conocer”. Compuesta en la actualidad por 20 artesanos y diseñadores que desempeñan su trabajo en talleres de toda España y en disciplinas tan diversas como la cerámica, el cuero, el diseño de mobiliario y lámparas o textiles, todos están unidos por un hilo común que se percibe a lo largo de la exposición.

“Los objetos que forman parte de esta muestra fueron escogidos por cada uno de sus creadores. No hay una directriz concreta, pero sí es verdad que reflejan las bases comunes de los que pertenecemos a SACo”, explica Goded. “En primer lugar, el uso de materiales nobles, que generan una armonía natural y consiguen que el objeto perdure en el tiempo. Después, exigimos que sean ejecutados a mano por maestros en el oficio, no por un principiante. Por eso son piezas de alta artesanía. Por último, deben tener un diseño contemporáneo, por una cuestión estética y porque esto garantiza su supervivencia. Con estos valores en común se genera un resultado muy armonioso, que es lo mejor de esta exposición”. Inglaterra, EE UU y los países nórdicos son algunos de sus mercados más fieles, y parte de sus miembros ya están presentes en la guía creada por la Fundación Michelangelo de maestros artesanos de toda Europa. Su próxima parada será Maison & Objet, la prestigiosa feria de decoración que se celebrará en París el próximo mes de septiembre.

Pañuelos pintados a mano de Natalia Lumbreras.
Pañuelos pintados a mano de Natalia Lumbreras.


Artesanía de usar y mirar

Junto a miembros veteranos como Fernando Alcalde, célebre por sus cuencos de fina porcelana; Álvaro Catalán de Ocón, autor de las ‘Pet Lamps’ diseñadas con fines sociales, o las maestras sombrereras Candela Cort y Charo Iglesias, la exposición también recoge el trabajo de las nuevas incorporaciones al catálogo de SACo. Es el caso de LZF Lamps, ganadores del Premio Nacional de Diseño 2020, otorgado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en la modalidad de empresas. La firma valenciana de luminarias fundada por Mariví Calvo y Sandro Tothill está presente en la exposición con diseños como Mini Mikado (2008), una lámpara en suspensión con influencia del origami, la técnica japonesa de papiroflexia, que firma el diseñador industrial Miguel Herranz; o Dune (2020), un foco de vidrio borosilicato y madera natural creado por el estudio madrileño Mayice Studio, también integrante de SACo. La Bocairentina, por su parte, exhibe una muestra de sus mantas tejidas con hilos de más de 17 colores en el telar que sustenta la familia Cabanes Cantó desde hace 150 años.

A la izda. mantas artesanales tejidas con hilos de colores de La Bocairentina. A la dcha. obras en madera maciza de Siete Formas.
A la izda. mantas artesanales tejidas con hilos de colores de La Bocairentina. A la dcha. obras en madera maciza de Siete Formas.

Los recipientes de cerámica esmaltada que esculpe Isabel San Martín en el taller madrileño de Plaart, las prendas confeccionadas a mano con tintes naturales de la firma Aletheia que lidera Gavina Ligas, conocida por sus diseños para Sybilla durante décadas, o las esculturas en tela de Mercedes Vicente (A Coruña, 1958) también forman parte de la nueva ola de SACo. La artista gallega se estrena en esta cita con una versión reducida de la obra que se alzó como la única española entre las 30 finalistas del Loewe Craft Prize de 2018, el certamen internacional que se celebra cada año para impulsar la unión entre el arte y la artesanía.

Las ensoñadoras esculturas en textil de Mercedes Vicente.
Las ensoñadoras esculturas en textil de Mercedes Vicente.

Esta serie en textil, explica Mercedes Vicente, intenta emular las espirales naturales que poseen las caracolas y las conchas de mar. Todo ello a través de un único material, el lienzo que la misma artista trata engrosándolo con varias capas de tela para que adquiera la suficiente fuerza con la que componer cada figura. “El diseño refleja el crecimiento de las conchas que surge desde su interior hasta la superficie. Todo empieza con una forma pequeña, luego va creciendo según un patrón que a veces se desvía y no puedo controlar, lo que da lugar a formas que son más propias de la imaginación”.

Esta visión conceptual de los tejidos que trabaja la artista gallega amplia el campo de actuación de SACo más allá de una artesanía utilitaria y hacia conceptos artísticos o decorativos. “Llevo pocos meses en SACo pero es un orgullo rodearse de gente que hace cosas preciosas y con tanta maestría. Como ocurrió con la Bauhaus, las asociaciones siempre ayudan a que las individualidades logren objetivos más interesantes. Ojalá lleguemos a conseguir algo más relevante y contemos con galerías y espacios para mostrarlo, como sucede ya en otros países. Últimamente parece que el consumo se está pasando de moda, y esto ayuda a que crezca el interés por la artesanía”, señala.

Según datos del último informe elaborado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo sobre la situación de la artesanía en España, hablaríamos de un sector en alza que aglutina a más de 38.000 empresas y cuyo PIB asciende a más de 4.000 millones de euros. Goded, al igual que Vicente, asegura que el creciente interés por nuestra artesanía se debe crecimiento de un tipo de consumo “selectivo”. “Ahora, especialmente con la pandemia, valoramos más que los objetos perduren, incluso que se puedan heredar. Si queremos defender nuestro patrimonio es fundamental que pongamos en valor la calidad de nuestra artesanía, que defendamos objetos que estén bien ejecutados y hechos con materiales nobles. No olvidemos que la artesanía es además un impulsor económico para el turismo de alto nivel, aquel que se desvía de su destino de vacaciones para visitar un taller de un artesano, por ejemplo”.

A la izda. ensaladeras de Plaart. A la decha, recipientes y platos de Vajillas de Ultramar.
A la izda. ensaladeras de Plaart. A la decha, recipientes y platos de Vajillas de Ultramar.

Ante la pregunta de si hablamos de un tipo de producto elitista, Elena Goded afirma que en el catálogo de SACo existen objetos con precios muy competitivos. “Puedes adquirir desde un cuenco de porcelana de Vajillas de Ultramar a partir de 40 euros hasta encargar cortinas para toda la casa por valor de 15.000 euros, como nos pidieron en Ábbatte. Todo depende de la cantidad de compres, pero no pensamos en un consumo masivo sino en piezas que duren toda la vida”, puntualiza.

Ese concepto de durabilidad que señala Goded es uno de los pilares de la temática que sustenta esta edición, y que viene reforzada por el diseño de Estudio Báltico para la muestra. Ruth Uve, diseñadora de mobiliario y fundadora de este espacio madrileño que nació como coworking en 2014, ideó un sistema circular para poner en valor esa idea de comunidad y sostenibilidad que sustenta SACo. “Creamos una estructura modular en círculo con materiales sin tratar para que se pudiera reducir, intervenir o reutilizar más adelante si fuera necesario. Tanto la construcción de las piezas como el transporte se ha desarrollado en un radio inferior a 30 km de Madrid, para reducir la huella de carbono y el impacto negativo de la exposición”. Arte, artesanía y sostenibilidad. La mezcla suena al mejor futuro posible.

Mazda MX-30, el primer coche totalmente eléctrico de la marca japonesa. En su interior incorpora tejidos reciclados y materiales naturales, como el corcho.
Mazda MX-30, el primer coche totalmente eléctrico de la marca japonesa. En su interior incorpora tejidos reciclados y materiales naturales, como el corcho.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS