Tribuna

De la mano

Las Ramblas son terreno sagrado por laico, y es que en Barcelona siempre ha cabido todo el mundo y nunca sobró nadie. Ni antes ni ahora. Hoy se ha llenado de gente que dona sangre y otra que la vierte