El fiscal de Cádiz achaca a las mafias de la inmigración el aumento del narcotráfico

El fiscal de Cádiz achaca a las mafias de la inmigración el aumento del narcotráfico. Las fuerzas de seguridad de la provincia de Cádiz se incautaron el pasado año de 35 toneladas más de hachís respecto a 1998. La cantidad intervenida (139 toneladas) supone un incremento del 40%. El fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Cádiz, Isidoro Hidalgo, en cuya memoria anual constan estos datos, achaca el aumento a la actividad de las mafias de la inmigración, que aprovechan los mismos viajes para introducir personas y droga en España. "Este incremento lo atribuyo, en parte, a que aumentó también el tráfico de inmigrantes y a que se ha utilizado al inmigrante como porteador de hachís, aparte de los numerosos alijos que se hacen en las playas", dijo ayer Hidalgo. El otro factor que ha influido en el incremento de la cantidad de droga intervenida es la proliferación de los denominados busquimanos en la costa de Barbate. Se trata de grupos de jóvenes que se dedican a retirar la droga desembarcada de la playa y a esconderla en los pinares cercanos para que sean retiradas por miembros de las organizaciones mafiosas que se dedican al narcotráfico.