Pagados con el dinero del Estado

Estos voluntarios cobran al día poco más de 500 pesetas. Se las paga el partido a cargo de los presupuestos del CIO (Central Inteligence Office). Los presupuestos de Defensa, 44 veces superiores a los del Ministerio de Desarrollo Agrícola, son los que soportan la campaña de la tierra. El Supremo ha declarado ilegal la ocupación de las granjas, pero Mugabe y su brazo ejecutor en la Asociación de Veteranos (50.000 miembros, de los que un 10% participa en las ocupaciones), Chenjerai Hunzvi, alias Hitler, no ceden, pese a sus declaraciones, en su objetivo.¿Qué sucederá después de los comicios? ¿Podrá toda esta gente mantener el control de una tierra arrebatada por la fuerza o la intimidación y sin título de propiedad alguno? Smart no admite la existencia del MCD ni su derecho a efectuar campaña. Muchos en Zimbabue están convencidos de que si ganara el MCD, habría muchos muertos. "El Reino Unido y la Unión Europea tienen que obligar a Mugabe a convocar las elecciones y enviar observadores para evitar el fraude", asegura G., de Harare. "Este hombre está destruyendo el país y el Estado de Derecho".

Más información

La Unión Comercial de Granjeros (UCG, principal financiador del partido de la oposición) refresca algunas cifras: las granjas en manos de los blancos generan más de la mitad de los ingresos en divisas fuertes de Zimbabue; producen el 40% de las exportaciones; contribuyen al 18% del PIB y emplean al 26% de la fuerza laboral. La UCG recuerda que desde 1980, el Gobierno ha adquirido con el fondo británico (12.000 millones de pesetas) 3,5 millones de hectáreas y que, según Margaret Dongo, la diputada de la oposición más pertinaz, fueron a parar en su mayoría al entorno de Mugabe.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción