_
_
_
_
_

Restaurantes donde comer, del desayuno a la cena, cerca de la estación de Atocha

Cinco locales donde encontrar buen café, tapas castizas de calidad, vinos naturales, platos tradicionales coreanos y una taberna centenaria

Bocadillo de chipirones
Bocadillo de chipirones a la andaluza en el madrileño Bareto, en una foto proporcionada por el restaurante.

En los aledaños de las estaciones de tren siempre hay numerosos establecimientos para tomar algo, pero solo algunos merecen la pena para entrar y probar su carta. En Madrid, la estación de Atocha está a un paso caminando de barrios tan castizos como Delicias y Lavapiés, donde se encuentra una oferta culinaria muy variada. A cualquiera de estos lugares recomendados se puede incluso ir con la maleta, y así descubrir que la mayor oferta de vinos de Madrid está en una taberna centenaria, un coreano con pocas mesas y mucho sabor, o un restaurante gallego que conserva su esencia de antaño, pero ha añadido una zona con grifos de vinos naturales, cervezas artesanas y tapas creativas.

1

Hola coffee

Que el chef danés René Redzepi, considerado uno de los mejores cocineros del mundo por su trabajo al frente del restaurante Noma, eligiera este lugar para desayunar dos días seguidos en su última visita a Madrid, es una gran carta de presentación. Y es que el trabajo que llevan haciendo Pablo Caballero y Nolo Botana desde 2016 para ofrecer el mejor café en Madrid es impecable. Además de tener un tostador propio donde ofrecen cursos para baristas, en Hola Coffee, ubicado en el barrio de Lavapiés, tienen una carta muy cuidada para los amantes de esta bebida. Entre otras especialidades, hay café de filtro de la casa (2,80 euros) y refrescantes cold brew (3,60 euros) o iced latte (3,60 euros). Y para acompañarlos, se puede elegir entre su sándwich de jamón asado a baja temperatura y queso (7,50 euros) y tostas como la de ricotta, tomates asados y pesto (7,50 euros) o la de crema de cacahuete y mermelada casera (3,50 euros). Atención a creaciones de la casa como Marisa, una bebida inspirada en una de sus clientas favoritas. Se trata de un cold brew con vermut afrutado sin alcohol, que sirven con una gilda (6 euros).

Dirección: Calle Doctor Fourquet, 33. Madrid. Teléfono: 910 568 263.

2

Bodegas Rosell

Es una de las pocas casas centenarias que quedan en la capital. Entre sus paredes se mezcla la gente del barrio con aquellas personas que buscan recetas caseras, cañas bien tiradas y vinos de Madrid. Manolo Rosell, dueño y nieto del fundador de la bodega, es uno de los mayores conocedores de los vinos de esta Dominación de Origen. Por eso cuida con mimo su bodega —con el mayor número de referencias de vinos de Madrid que existe— y cambia la pizarra de bebidas por copas una vez al mes para que su público pueda ir degustando todos. En la comida, ofrecen varios platos con el bacalao como protagonista: de entrante, moje de bacalao (9,10 euros); tostas de brandada de bacalao con alioli (4,90 euros) o de bacalao Rosell macerado en aceite de oliva con ajo y guindillas (4,20 euros) y bacalao rebozado (16,30 euros). En el apartado de verduras destacan las berenjenas laminadas con salmorejo (12 euros) y quien quiera probar algo castizo, que pida el caldo de cocido casero (2,80 euros) o los callos a la madrileña (15 euros).

Dirección: General Lacy, 14. Madrid. Teléfono: 914 678 458.

3

Quini

Pollo frito con salsa picante del restaurante coreano Quini en Madrid.
Pollo frito con salsa picante del restaurante coreano Quini en Madrid.Almudena Ávalos

Abrió sus puertas el año pasado y ha cambiado de dueños, pero su propuesta sigue siendo la gastronomía tradicional coreana, nacionalidad del cocinero que realiza cada plato. Jun Hong lleva 30 años en España, 10 los pasó como jefe de cocina de la aerolínea Korean Air y después tuvo su restaurante propio en Cuatro Caminos. Desde hace varias semanas, lleva este pequeño local donde no hay separación entre cocina y sala. La comida comienza con un aperitivo de nabo encurtido y continúa con platos que se pueden compartir. Como buen coreano no falta un kimchi casero —col fermentada— por 5,90 euros, un bulgogui —plato tradicional de arroz con tiras de ternera maridadas en soja y verduras— por 13,90 euros, los kimbaps —rollos de arroz con verduras envueltos en alga— por 10,60 euros, ni las sopas de kimchi o empanadillas coreanas por 12,50 euros. Además, ofrecen sus platos para llevar y tienen un menú del día por 12,90 euros.

Dirección: Calle de las Delicias, 21. Madrid. Teléfono: 672 014 188.

4

La Caníbal

Primero fue un restaurante gallego de referencia, el O Pazo de Lugo, y al ponerse en frente la siguiente generación, capitaneada por Javier Vázquez, transformó el local de al lado, unió ambos y convirtió el espacio en lo que es ahora: un lugar que mantiene las raíces gallegas con grifos de cervezas artesanas, vinos naturales de pequeños productores y nuevas elaboraciones culinarias más allá de su estupendo caldo gallego (que continúa en la carta cuando hace frío) y las empanadas, como la de bonito en escabeche (6 euros). Dentro de las novedades gastronómicas, triunfan las empanadillas japonesas rellenas de mollejas de cordero a la menta con salsa de albaricoque (cuatro unidades a 10 euros), las croquetas de chipirón, ganadora del concurso Tapapiés 2018 (ocho unidades a 12 euros) y la tapa de berberechos en escabeche (4,50 euros), galardonada en el último Campeonato Oficial de Tapas y Pinchos de Madrid. Además, hay menú del día por 16,50 euros.

Dirección: Calle de Argumosa, 28. Madrid. Teléfono: 915 396 057.

5

Bareto

Gildas con pulpo en Bareto, el nuevo establecimiento de la calle Atocha.
Gildas con pulpo en Bareto, el nuevo establecimiento de la calle Atocha.

Bareto acaba de abrir sus puertas en la misma Plaza del Emperador Carlos V y la calidad de sus montados hará que se convierta en parada obligada de quienes transiten la zona. La carta de este nuevo bar, que cuenta con otra sucursal en la calle Alcalá, es todo un homenaje a las barras madrileñas. En ella hay gildas tradicionales (3,30 euros la unidad), la gilda Bareto con pulpo (4,40 euros), raciones para compartir como la de pulpo a la gallega (17 euros), fritos como el cazón en adobo o los torreznos y bocadillos de pan de cristal, entre los que destacan el de oreja a la plancha con salsa brava (7 euros) y el de chipirones con salsa andaluza (7 euros), un competidor de altura al bocata de calamares de su vecino El Brillante. De postre, la tarta árabe (7 euros). Tienen desayunos, desde sándwich mixto a pincho de tortilla, y una terraza en la misma calle Atocha para degustarlos.

Dirección: Calle Atocha, 120. Madrid. Teléfono: 915 564 700.



Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_