Ayuntamiento

La Tarjeta Familias podrá ser compatible con el ingreso y la renta mínima

En medio de las críticas, el Gobierno municipal reduce las incompatibilidades para tratar de hacer más eficaz una medida anunciada para 27.000 familias y que han recibido 973

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, durante la presentación de la Tarjeta Familias.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, durante la presentación de la Tarjeta Familias.Luis de Vega / El País

El gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha modificado la instrucción de la Tarjeta Familias para ampliarla cuatro meses, hasta el 31 de julio, y hacerla compatible con otras ayudas como el Ingreso Mínimo Vital (IMV)o la Renta Mínima de Inserción (RMI). Hasta ahora, el régimen de incompatibilidades no lo permitía y eso había sido un gran foco de críticas por parte de la oposición. También acusan al ejecutivo que lidera José Luis Martínez-Almeida de hacer fuegos de artificio con una medida presentada a bombo y platillo el pasado verano y que, hasta el momento, ha llegado solo a las manos de 973 familias cuando entonces se habló de 27.000.

A partir de ahora, el Consistorio deberá analizar la situación del demandante de la tarjeta aunque perciba el IMV o la RMI y, si sus ingresos se hallan dentro de los baremos exigidos, deberá aprobarla. En todo caso, la modificación del decreto no altera los topes máximos para recibir la tarjeta y no podrán seguir accediendo a ella las familias que superen entre todos sus miembros los 950 euros al mes. El objetivo, previsto ya antes de que la pandemia hiciera crecer las colas del hambre, es facilitar mediante tarjetas prepago el acceso de personas vulnerables a productos de alimentación, de higiene o aseo básicos. Las cantidades a recibir, según las características de cada unidad familiar, van de 125 a 630 euros mensuales.

La modificación de la norma va a permitir, según fuentes del área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, que la tarjeta llegue a familias “que ahora se quedaban fuera, sobre todo familias numerosas, cuya renta per cápita queda por debajo del tope incluso con el IMV o la RMI y también para casos de personas que cobran una parte del IMV como complemento a un empleo mal pagado y que en un momento dado pierden ese empleo”. También, añaden, evita confusiones a aquellos que no se atreven a pedir la tarjeta porque están pendientes del IMV y temen que si la reciben se queden sin el ingreso mínimo.

Más Madrid, principal fuerza opositora, echa en falta “una especificación más rotunda de esa compatibilidad. Además creemos que aunque esta tarjeta se haya impulsado en el contexto covid y como acuerdo de los Pactos de Cibeles, debe ser una prestación permanente más en la cartera de servicios de los trabajadores Sociales como herramienta para erradicar la pobreza”. “No puede tener una limitación en el tiempo”, señalan fuentes de esta formación.

Hasta Vox, que hace posible la coalición de PP y Ciudadanos en Cibeles, reconoce que la Tarjeta Familias, uno de los anuncios estrella de los Servicios Sociales, se ha convertido en una “pesadilla para el equipo de gobierno” porque no logra su puesta en marcha. Lo dijo el martes la concejal Arancha Cabello que, además, habló de una falta de planificación “grande” por parte del ejecutivo en la comisión de Familias, Igualdad y Bienestar Social. En su respuesta, el director general de Atención Primaria, Intervención Comunitaria y Emergencia Social, Alejandro López, reconoció que, más allá de ese millar entregadas, las solicitudes se limitan a 3.762.

Esa modificación del 14 de enero firmada por el delegado del área, Pepe Aniorte, recoge además que se amplía hasta el próximo 31 de julio el plazo de funcionamiento de esta medida, que estaba prevista en un principio solo hasta el 31 de marzo de 2021. Fuentes de ese departamento añaden sin embargo que esta ayuda, pese a los problemas de implantación que está teniendo, ha llegado para quedarse. El horizonte de julio es para dar tiempo a la formalización de un nuevo convenio, que el año pasado fue asignado directamente a la CaixaBank y se firmó mes y medio después de que el 26 de agosto se presentara en público la tarjeta. Ahora el equipo de Almeida sigue trabajando en una nueva ordenanza que regule las ayudas económicas de los Servicios Sociales municipales en la que tenga cabida la tarjeta Familias. Esperan poder aprobarla en marzo.

El anuncio de una posible modificación de la instrucción que regula la Tarjeta Familias se hizo el pasado 30 de diciembre tras la última Junta de Gobierno del año. La anterior recogía en el apartado 6.1 que los beneficiarios de la Tarjeta Familias no podían recibir “cualquier prestación pública dirigida a atender las mismas necesidades” y citaba de manera específica lotes o cestas de comida, la RMI o el IMV. El nuevo texto afirma que estas tarjetas “son incompatibles con el disfrute gratuito de servicios que cubran las mismas necesidades, resultando compatibles únicamente cuando presenten diferente naturaleza y atiendan dicha finalidad”.

También se actualiza el 6.2 que señalaba que: “El órgano gestor comprobará de oficio si el solicitante es beneficiario de la RMI o el IMV para denegar la concesión de la prestación por incompatibilidad o promover la extinción del derecho y, en su caso, el reintegro de la prestación”. Ahora aclara que son compatibles con otras ayuda públicas “por el mismo concepto” y también “si han sido previamente denegadas por no reunir los requisitos” por otra administración. Se añade en todo caso que “se exceptuará este requisito si la ayuda concedida no solventase la necesidad, pudiendo en este caso complementarse por el Ayuntamiento de Madrid” y “si las circunstancias sociales individuales o familiares hubieran variado desde la finalización del plazo de solicitud. Ambos supuestos deben justificarse en el informe social municipal.”

Cuando España aprobó el año pasado el IMV, en Madrid, como en el resto de comunidades autónomas, ya existía una ayuda similar, la RMI. Ambas prestaciones económicas son compatibles siempre que la suma de las dos no supere la cuantía de renta mínima que corresponda según el número de miembros de la familia. No hay problema en cobrar tanto la RMI como el IMV, ya que lo aprobado es un subsidio que complementa los ingresos de familias vulnerables. Desde ahora, se une también la Tarjeta Familias, pero el resto de ayudas que se reciben suman para calibrar los ingresos del demandante.

Más información

Lo más visto en...

Top 50