_
_
_
_
_

Los pactos de Sánchez tienen más apoyos que la gran coalición

Un 44% es favorable a “desjudicializar el conflicto catalán”, frente al rechazo del 40%, según el barómetro de EL PAÍS y la SER. La mayoría desaprueba el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso

Xosé Hermida

Lo que despectivamente se ha denominado Gobierno Frankenstein divide a los españoles, pero aun así cosecha más apoyos que otras fórmulas alternativas. Uno de cada tres encuestados por 40dB. para el barómetro de septiembre de EL PAÍS y la Cadena SER aboga por que Pedro Sánchez se mantenga en el poder con una política de alianzas similar a la de la última legislatura. Las alternativas que defiende el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, recogen un respaldo menor: solo un 16% preferiría el imposible acuerdo de los populares con Vox, el PNV y los regionalistas; y un 13%, que el PSOE facilitase la investidura del político gallego.

En un momento en que se discute una posible amnistía para los independentistas con causas judiciales pendientes por el procés, el 44% de los entrevistados se declara a favor genéricamente de “desjudicializar el conflicto catalán”, frente a menos de un 40% que lo rechaza. El uso de todas las lenguas cooficiales en el Congreso, otra de las medidas que el Gobierno en funciones negocia con sus potenciales socios, suscita la oposición del 47% de los encuestados; los que la dan por buena no llegan al 40%.

Aunque el resultado de las elecciones generales ha dejado más satisfechos a los votantes de la izquierda, en general no han tenido una acogida muy entusiasta. Los que ven favorablemente el veredicto de las urnas ni siquiera son mayoría entre los electorados del PSOE y de Sumar. Y se advierte una notoria decepción en la derecha. En el conjunto de la población, un tercio no considera ni positivo ni negativo el resultado del 23-J, otro tercio lo deplora y apenas un 20% se muestra contento. Un elevado índice de los encuestados, hasta casi el 18%, aboga por repetir los comicios. Esa es la segunda opción más votada entre los posibles escenarios poselectorales que la investigación demoscópica ofrece a los entrevistados. Quienes más se decantan por ella son los simpatizantes de Vox (casi el 32%) y los del nacionalismo periférico (21,7%).

La fórmula de mayor aceptación, con un 33,2%, es la del pacto de Sánchez con Sumar y los nacionalistas catalanes y vascos. Las distintas combinaciones que llevarían a Feijóo a La Moncloa registran en conjunto un refrendo inferior al 30%, mientras que casi un 10% preferiría que el líder socialista gobernase con el respaldo externo del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La idea de la gran coalición o de alguna clase de entendimiento entre los dos principales partidos, que con tanta insistencia viene predicando Feijóo, tampoco despierta entusiasmo. Es cierto que suman mayoría (38,6%) los votantes del PP que querrían que fuese el PSOE quien facilitase la llegada de los suyos al poder. Pero esa hipótesis solo la aprobaría el 6,3% de los que eligieron el 23-J la papeleta socialista. Cuando se pregunta expresamente si debería alcanzarse un acuerdo de los dos grandes partidos para que los nacionalistas “no puedan influir en la política nacional”, las opiniones aparecen divididas, aunque con más rechazos (45%) que respuestas favorables (41,2%).

El barómetro no ofrece sorpresas al constatar que la izquierda repudia cualquier acuerdo en el que figure Vox y que la derecha condena el entendimiento con los nacionalismos catalán y vasco. Si bien el electorado socialista asume en su mayoría la política de pactos de Sánchez, no todos parecen cómodos con sus posibles aliados. Casi uno de cada tres votantes del PSOE no querría que Junts y EH Bildu tuviesen influencia en la investidura. En la derecha todo se perfila más claro: los simpatizantes del PP que no quieren saber nada de Vox apenas superan el 14%.

Los encuestadores de 40dB. no preguntan expresamente por la posibilidad de una amnistía a los independentistas con causas pendientes por el procés, una de las condiciones puestas por ERC y Junts para consentir la investidura de Sánchez. El barómetro usa el término “desjudicializar”, adoptado por el Gobierno y ERC en la anterior legislatura para referirse a los indultos a los líderes catalanes condenados por el Tribunal Supremo y a la supresión del delito de sedición. La pregunta de la encuesta reza así: “¿Sería positivo que, en el marco de la Constitución, se llegase a un acuerdo para desjudicializar el conflicto catalán como parte del acuerdo para la investidura del presidente?”. Las respuestas favorables superan a las contrarias por casi cinco puntos: 44,2% frente a 39,4%. Son claramente los votantes de la izquierda quienes inclinan la balanza, aunque entre los del PP hay también un sector relevante (28,2%) que lo aprueba.

La posible amnistía, o fórmulas semejantes, está aún en discusión, mientras que otra de las condiciones del independentismo catalán, el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso, ya ha sido aceptada por el PSOE y Sumar, y solo está pendiente de los detalles para ponerlo en práctica. Aquí se percibe una importante opinión crítica entre los ciudadanos: el 47,1% se pronuncia en contra y los partidarios no llegan al 40%.

Pese a todo, el barómetro constata que una mayoría de los ciudadanos sigue defendiendo la “diversidad cultural” de España y la “coexistencia y autonomía de distintas nacionalidades dentro de ella”. Un 52% suscribe esa afirmación contra un 34,5% que aboga por recentralizar competencias. Pero la cuestión se apunta como una de las más divisivas entre derecha e izquierda: el 61% de los votantes del PP propugna la recentralización, que solo verían bien el 22% de los del PSOE. Todos los datos internos de la encuesta se pueden consultar en las webs de EL PAÍS y la Cadena SER.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Xosé Hermida
Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_