El Ejecutivo lleva aprobados más de 10.000 millones en medidas en lo que va de año

El Gobierno habrá aumentado significativamente el coste de sus iniciativas para combatir la inflación una vez dé luz verde al decreto de este sábado

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.EFE

La inflación ha tomado una fuerza imparable. Casi el 70% de la cesta de la compra lleva meses acelerando los precios. Y no es solo una cuestión de la energía. Según el último dato publicado por el INE, la mitad de la subida del IPC se correspondía con bienes y servicios no energéticos. A este ritmo, la inflación media del año puede superar el 7%. Bajar eso a corto plazo se antoja una tarea imposible. Solo queda duplicar los esfuerzos para compensar a los hogares que más acusan el golpe. Así que el Consejo de Ministros de este próximo sábado va a elevar sustancialmente la capacidad de fuego de sus medidas. La idea es atacar cada una de las patas por las que los hogares se ven amenazados: el transporte, con el descuento de 20 céntimos a los combustibles y una rebaja del abono transporte. La luz, con el tope al gas en el mercado eléctrico y las rebajas de impuestos. Los alquileres, con el límite del 2% a las actualizaciones de rentas. Y la subida de los alimentos, con el cheque a los hogares vulnerables. Los 300 euros vendrían a compensar la subida que han tenido estas familias en sus compras de alimentación.

Y todo ello conlleva aumentar la factura del paquete para combatir las consecuencias de la inflación. Una vez apruebe la prórroga este sábado y a falta de que se concreten las nuevas iniciativas, el Ejecutivo habrá gastado, en lo que va de año, al menos una cifra superior a los 10.000 millones de euros. Tan solo hay que hacer unas cuentas rápidas: el coste de las rebajas en el impuesto en la luz ascenderá a unos 6.000 millones en nueve meses. Esta incluye la rebaja del IVA primero del 21% al 10% y, luego, del 10% al 5%; la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad al 0,5%, y la suspensión del impuesto sobre la producción.

Hay otros cerca de 3.000 millones que costarán seis meses de descuento en los carburantes, a razón de 15 céntimos el Estado y 5 la petrolera tanto en los profesionales como en particulares. Y todo ello podría subir todavía más si finalmente surten las presiones de una parte del Gobierno para aumentar aún más la bonificación.

De salir adelante el cheque, supondría un solo pago de unos 1.200 millones si se aplica en los términos que está defendiendo Podemos: cuatro millones de hogares que ingresan en torno al salario mínimo y que cobrarían un pago del entorno de los 300 euros. Y además habría que sumar los casi 1.000 millones que se han destinado a ayudas específicamente sectoriales para la agricultura, la pesca y la industria electrointensiva. Algunas de estas partidas también podrían aumentarse todavía más el próximo sábado ante la persistencia de la inflación alta. En total, la cifra supera los 10.000 millones sin contar otras iniciativas que puedan incluirse. O la prórroga de estas medidas hasta final de año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Antonio Maqueda

Periodista de la sección de Economía. Graduado en Periodismo en la Universidad de Navarra y máster por la Universidad de Cardiff, ha trabajado en medios como Cádiz Información, New Statesman, The Independent, elEconomista y Vozpópuli.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS