El tercer gran juicio al PP por el ‘caso Gürtel’ queda visto para sentencia

La defensa de los populares defiende la absolución: “¿En qué se habría beneficiado el partido?”

Francisco Correa (en el centro) y Pablo Crespo (a la izquierda), principales implicados de la red Gürtel, en la Audiencia Nacional, el pasado noviembre.
Francisco Correa (en el centro) y Pablo Crespo (a la izquierda), principales implicados de la red Gürtel, en la Audiencia Nacional, el pasado noviembre.Javier Lizon (EFE)

Dos meses después de comenzar el tercer gran juicio al PP por la trama Gürtel, el magistrado José Antonio Mora ha pronunciado este martes las últimas palabras: “Queda visto para sentencia”. El presidente del tribunal de la Audiencia Nacional que enjuicia esta parte de la red corrupta liderada por Francisco Correa, centrada en los negocios urdidos en Boadilla del Monte (Madrid), ha puesto así punto final a un largo procedimiento que pone de nuevo contra las cuerdas al partido conservador, que lidera actualmente Pablo Casado. Una formación que ha defendido este martes su absolución: “¿En qué se habría beneficiado el PP?”, se ha preguntado su abogado durante su exposición final.

El letrado de los populares, Jesús Santos, ha vuelto a marcar distancias con la trama. “El PP desconocía los presuntos gastos cuyo beneficio se le atribuye, que vendrían derivados de servicios y actos que en ningún caso conoció o consintió; y que habrían sido en todo caso consentidos por miembros del grupo municipal, que no del partido”, ha explicado durante su alegato. En línea con la estrategia que mantiene desde hace años, la defensa ha circunscrito cualquier responsabilidad a las personas concretas imputadas, salvando así a la formación: “[Serían] actos o servicios realizados a escondidas del PP por personas que carecían de poder para comprometer al partido y que, además, no tendría intención de lucrar a mi mandante”.

Según los investigadores, la trama Gürtel cobró comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de contratos públicos del Ayuntamiento a empresarios. Y, parte de ese dinero, se desvió para costear actos de campaña del PP. “Pero estaríamos ante actos y servicios que el partido no quería hacer pues, de lo contrario, dichos actos se hubieran planificado en su campaña. En la que, además, [la formación] contaba con margen más que suficiente para asumir esos costes que injustamente se le atribuyen”, ha continuado Santos, que ha insistido en que la cúpula de los populares nunca “conoció” ni “consintió” las presuntas irregularidades. Se desarrollaron, según ha añadido, “en contra de la voluntad del PP”.

“No existiendo beneficio para el PP, la condena supondría únicamente un perjuicio adicional para mi mandante, que nunca fue beneficiario de actuación alguna del denominado grupo Correa”, ha dicho el abogado antes de preguntarse: “Asumiendo a meros efectos dialécticos la tesis acusatoria, que Correa hubiera pagado determinados gastos encaminados a la promoción o ensalzamiento de la figura de un alcalde de un municipio, ¿en qué habría beneficiado al PP?”. “El PP, ante la avalancha de comportamientos execrables de algunos que defraudaron la confianza que en su momento les fue depositada, fue reaccionando con los medios existentes en ese momento”, ha subrayado Santos, que ha planteado también la posibilidad de que la responsabilidad del partido haya prescrito.

17 acusados confesos

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El tribunal ha puesto este martes el punto final a un largo juicio que ha acorralado al PP, cuyo representante legal se acogió a su derecho a no declarar en la vista. “Esta representación nada puede declarar, nada puede aportar sobre las circunstancias objeto de los hechos por parte de la acusación”, afirmó el abogado del partido. La formación se encuentra acusada como partícipe a título lucrativo y la Fiscalía pide que se le condene al pago de más de 200.000 euros por beneficiarse de la trama. Los populares ya acumulan otras dos sentencias anteriores en su contra: la dictada en 2018 por la parte principal de Gürtel, conocida como Época I y que provocó la presentación de la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de La Moncloa; y la emitida en 2020 por el pago de la reforma de la sede de la calle Génova con dinero negro procedente de la caja b que administraba Luis Bárcenas.

Desde que arrancó el juicio el pasado noviembre, las sesiones han supuesto un verdadero calvario para el PP. La vista oral comenzó con la confesión de 17 acusados, entre los que se encuentran los principales implicados en la trama: destacan Francisco Correa, cabecilla de Gürtel; Pablo Crespo, su número dos y ex secretario de Organización del PP gallego; Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla; José Luis Izquierdo, el contable de la red corrupta; José Ramón Blanco Balín, el asesor fiscal de la trama; los constructores José Luis Martínez Parra, Alfonso García-Pozuelo y José Luis Ulibarri; el empresario Jacobo Gordon, exsocio de Alejandro Agag (yerno de José María Aznar, expresidente del Gobierno); César Tomás Martín Morales, exgerente de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda (EMSV); y el exdiputado popular Alfonso Bosch, que sustituyó a Martín Morales al frente de la empresa de suelo de Boadilla.

Todos estos arrepentidos describieron el desembarco de Gürtel en el Ayuntamiento madrileño gracias a la relación de Correa con dirigentes del PP. Y también detallaron cómo la trama manipuló contratos públicos y concedió adjudicaciones a cambio de mordidas, que acabaron costeando actos electorales del partido conservador. Según afirmó González Panero, conocido por el mote de El Albonguilla, la cúpula nacional y la regional de la formación conocían este funcionamiento irregular.

“Correa se convertía en el ejecutor y canalizador de fondos, cualquiera que fuera su origen, que el partido ponía a su disposición para poder financiar esos actos”, expuso también en el juicio el inspector jefe Manuel Morocho, principal investigador de la red corrupta. “La estructura empresarial de Correa [creada] no solo hacía los preparativos para ejecutar los eventos [de campaña], sino que intervenía en los procesos de financiación de esos eventos”, remachó el agente. La Fiscalía también consideró “exhaustivamente” acreditado que el PP se lucró de Gürtel: “Todo se contrata desde Génova”.

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS