PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

El anuncio de Bildu a favor de las cuentas aleja las alianzas cruzadas del PSOE

Las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos serán rechazadas con holgura dependiendo del voto final de ERC y Ciudadanos

El vicepresidente Pablo Iglesias charla en el Congreso con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua.
El vicepresidente Pablo Iglesias charla en el Congreso con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua.Ballesteros / EFE

El Gobierno y el PSOE buscan unas alianzas políticas evitando vetos cruzados para sacar adelante unos Presupuestos “de país” para 2021 que están enredándose en un complejo sudoku de pactos. El anuncio de EH Bildu a favor de ese proyecto, auspiciado por el líder de Unidas Podemos, complica aún más los intentos del presidente, Pedro Sánchez, y del sector socialista moderado del Ejecutivo, de aunar en torno a las cuentas los intereses de partidos tan antagónicos como ERC y Ciudadanos y evitar las quejas de relevantes barones del PSOE.

La votación en el Congreso de las cuatro enmiendas a la totalidad presentadas por siete partidos contra el primer proyecto de Presupuestos del Estado de este Gobierno de coalición no está tan decidida como parece. Las iniciativas de la oposición podrían rechazarse con holgura según hacia dónde se decanten en su voto ERC (13 escaños) y Ciudadanos (10), dos partidos que se consideran incompatibles.

El Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos cuenta de partida y seguros con los 161 diputados que suman con el PNV, a los que se podrían agregar normalmente otros seis parlamentarios más con Más País, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canaria y el Partido Regionalista Cántabro. Es decir, 167 votos, que derrotarían en teoría fácilmente a los 151 a los que llegarán los partidos que defendieron este miércoles las enmiendas a la totalidad: PP, Vox, Foro Asturias, JuntsxCat (cuatro de los ocho diputados), UPN, Coalición Canaria y el BNG. Pero si a ese bloque del no se adhiriese al final bien Ciudadanos o bien ERC, la situación se complicaría mucho más. Por eso los cinco parlamentarios de Bildu no son ahora anecdóticos, aunque levanten tantos resquemores, particularmente en el centro-derecha y en sectores del PSOE más moderado, como reveló este miércoles públicamente el presidente de Extremadura.

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, durante una entrevista en Radio Euskadi. En vídeo, Otegi afirma que su formación "es favorable a votar los Presupuestos del Estado". EH BILDU / EUROPA PRESS (VÍDEO: EPV)

El socialista Guillermo Fernández Vara escribió en su Twitter: “Ver a Otegi siendo clave para decidir los Presupuestos Generales del Estado que combatió desde un grupo terrorista me produce una sensación muy dolorosa. Por un lado de fracaso como país por no ser capaces de que sean irrelevantes. En lo personal iré a la farmacia a buscar un antiemético [fármaco utilizado para prevenir los vómitos]”. Vara agregó otra confesión al reconocer que a Bildu se le había requerido que participara democráticamente en la política española pero que nunca imaginó que llegarían a ser importantes por la negativa de otros a llegar a acuerdos.

Evitar vetos cruzados

El PSOE no es que haya ido a buscar a Bildu, aunque la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, volvió a insistir en la jornada del miércoles en el Congreso en la idea de que ante la gravedad de la pandemia lo que ahora procedía era evitar los vetos cruzados. Pero el vicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias, sí lleva un tiempo tanteando a Bildu. Hace semanas que mantiene contactos con Arnaldo Otegi y este miércoles tardó minutos en ensalzar “la buena noticia” de que Bildu mostrase su disposición a apoyar, “si las cosas no se tuercen”, las cuentas para 2021. Iglesias fue más allá y relacionó a Bildu con el reforzamiento de los partidos de la mayoría de izquierdas del “bloque de investidura” para “la dirección del Estado” toda la legislatura.

Podemos insiste en su plan recurrente desde el comienzo de este mandato de asentar a los socios de izquierdas de la investidura, agregar ahora a ERC, pero sobre todo en alejar la tentación del presidente Sánchez y otros dirigentes socialistas de abrir la puerta a pactos por el centro con Ciudadanos, una hipótesis que desagrada a Iglesias, que la considera “más mediática que real”.

Ciudadanos, además, se ha descolgado en este momento crítico de la negociación con exigencias más duras, como la eliminación de la enmienda cerrada con ERC en la ley de educación sobre la eliminación del castellano como lengua vehicular. Varios dirigentes de Cs exigieron este miércoles a Sánchez que elija y se pronuncie. Entienden que ambas vías, la suya, que consideran “centrada y moderada”, y la del “compadreo y enjuague con los radicales, populistas y las cesiones a los nacionalistas” de ERC y Bildu, son “incompatibles, imposibles e inviables”.

Alusiones a ETA

Pablo Casado, el líder del PP, protagonizó la defensa de la enmienda de totalidad de su partido, algo que no hizo Santiago Abascal, en la de Vox. Pero las dos formaciones coincidieron en cuestionar el fondo de las cuentas por irreal y aprovecharon el anuncio de Bildu para destacar que se revelase así “la verdadera sociedad del Gobierno con los herederos de ETA”. Abascal hasta reprodujo un tuit con el sello de la banda. Casado recordó que esa decisión coincidía con el traslado de los asesinos del matrimonio Jiménez Becerril a cárceles del País Vasco. En el bando nacionalista se constató de nuevo la división a la mitad de JuntsxCat: cuatro diputados respaldarán una enmienda total y otros cuatro (del PDeCAT) la rechazarán por el contexto de la actual pandemia.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50