Presupuestos Generales del Estado

Montero pide el máximo apoyo a los Presupuestos mientras Podemos descarta a Ciudadanos

La ministra de Hacienda sostiene que no apoyar las cuentas públicas sería una “irresponsabilidad manifiesta”

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, tras su intervención en el pleno de debate de totalidad del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, en el Congreso de los Diputados. En vídeo, Montero dice que los PGE darán "certeza, confianza y esperanza".(EP)

Para la ministra de Hacienda, la socialista María Jesús Montero, quien deje de apoyar las cuentas públicas del próximo año incurriría en una “irresponsabilidad manifiesta”. Para sus socios de Unidas Podemos, en cambio, constituye un motivo de regocijo que Ciudadanos esté empezando a dar la espalda a esos Presupuestos. El doble discurso de los socios del Ejecutivo ha quedado de manifiesto este miércoles en el Congreso, donde Montero ha presentado el proyecto de cuentas para someterlo a su tramitación parlamentaria. La ministra he llegado a la Cámara con una noticia bajo el brazo: el anuncio de que por fin el IVA de las mascarillas se reducirá del 21% al 4%

La titular de Hacienda y portavoz del Ejecutivo ha resaltado que España tiene una “imperiosa necesidad” de contar ya con unos Presupuestos nuevos y acabar con la “anómala” situación que supone para el Estado seguir trabajando con las cuentas prorrogadas desde 2018. Montero ha pedido a los partidos que hagan “política con mayúsculas” y se olviden de los “vetos cruzados”. En ese momento ya había un veto sobre la mesa, y el socio minoritario del Ejecutivo, sin embargo, no parecía precisamente contrariado. Se pudo comprobar en la imagen en medio del hemiciclo, mientras esperaban el inicio del Pleno, del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, conversando con la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua. La formación abertzale había anunciado a primera hora su disposición a apoyar los Presupuestos. Y Ciudadanos, que ya estaba endureciendo sus condiciones, proclamó que la gota de Bildu colmaba su paciencia. Unidas Podemos lleva semanas afanándose en decir a Ciudadanos que se puede ahorrar su respaldo al Gobierno. Y tras la aparición en escena de la izquierda abertzale en la mañana de este miércoles, UP ha tendido un puente de plata para la huida de la formación de Inés Arrimadas. “Vuelven con el a por ellos de Colón”, se ha recreado el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

En un discurso de 75 minutos de duración, la ministra de Hacienda ha subrayado que lo que se va a someter a consideración de la Cámara no es la aprobación definitiva de las cuentas, sino solo la luz verde al inicio de su tramitación. Es a eso a lo que se oponen PP, Vox, Junts per Catalunya, Coalición Canaria, Foro Asturias, BNG y la CUP, autores de las enmiendas a la totalidad que muy previsiblemente serán rechazadas este jueves. Montero ha defendido que “en la peor crisis de nuestra democracia”, España no se puede permitir el lujo de continuar con unas cuentas “inservibles”, las que elaboró para 2018 Cristóbal Montoro, el último ministro de Hacienda de Mariano Rajoy. Montero ha asegurado que el Ejecutivo no persigue “ni adhesiones ni cheques en blanco” y se ha comprometido a “hacer cesiones por el camino”, una vez que comience el proceso que debe conducir a la aprobación final del proyecto. El gasto previsto para afrontar la crisis y la inyección de 26.000 millones de euros de fondos europeos confieren a estos Presupuestos “una magnitud histórica, excepcional, que no admite comparación”.

El Ejecutivo llegaba al debate tras una semana llena de buenas noticias: la derrota de Donald Trump, los avances para lograr una vacuna contra el coronavirus y estos Presupuestos que “entierran definitivamente la austeridad”, ha enumerado Echenique. Montero también se ha empleado a fondo desde la tribuna en resaltar lo dramático del momento y la “urgencia” de disponer de unas cuentas públicas renovadas. Pero en el Congreso a veces las palabras van por un lado y las actitudes por otro. Mientras la ministra repetía sus invocaciones, buena parte del hemiciclo andaba a lo suyo: algunos vecinos de escaño, enfrascados en charlas animadísimas, como las de Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros, Gabriel Rufián y Carolina Telechea o, por momentos, el propio Pedro Sánchez y Carmen Calvo; otros trabajaban repasando y subrayando papeles sin parar, como los ministros de Trabajo, Yolanda Díaz, y Agricultura, Luis Planas, o el líder del PP, Pablo Casado; y la mayoría no apartaba la vista de sus móviles.

Hasta que la ministra ha anunciado la rebaja del IVA de las mascarillas. Apenas unas horas antes, el Gobierno aún alegaba que no podía hacerlo porque contradecía una normativa comunitaria. El cambio de postura, según Montero, se produce tras recibir el martes por la noche una comunicación de Bruselas en la que autoriza la rebaja. La oposición, que llevaba semanas y semanas reclamándolo, se ha enrabietado y han comenzado las voces, las risas y los abucheos, sobre todo desde la bancada del PP. La sesión se ha animado por un momento, con las constantes reacciones en los escaños populares.

-Este es un Gobierno sensible.... , decía la ministra.

-¡Sí!, ¡sí!, se carcajeaban desde los asientos populares.

-Este Gobierno nunca va a poner en riesgo....

-¡Noooooo!, jaleaba con sarcasmo la de repente divertida grada de la oposición.

- La economía va a crecer un 7.2% en 2021...

-¡Venga, hombre!

Pero el ambiente se ha ido apagando poco a poco, sobre todo después de que la ministra se adentrase en el terreno de las grandes cifras de gasto. El hemiciclo ha vuelto a desconectar y ni siquiera ha reaccionado cuando Montero ha tocado uno de los asuntos más criticados por la oposición y ha calificado de “realista” la previsión de 7.000 millones de ingresos del Estado en 2021.


Lo más visto en...

Top 50