_
_
_
_
_
La imagen
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El sonido como perturbación

EPS 2474 INTRO IMAGEN DE MILLAS
Agencia Espacial Europea
Juan José Millás

Nada, no es más que una foto de Marte, por eso llama la atención, porque hemos logrado darle alcance con el ojo, que es uno de los cinco sentidos de los que disponemos para intimar con la realidad. Ahora nos falta tocar su superficie, chuparla, olerla y escucharla. Bueno, escucharla, escucharla, quizá la hayamos escuchado ya con esas sondas que van y vienen, aunque su atmósfera es tan delgada que los sonidos deben de tener mucha dificultad para recorrer el espacio. Piénsese que el sonido no es más que una perturbación del aire. Si no hay aire, por tanto, tampoco hay perturbación. Quiere decirse que en Marte tendríamos muchas dificultades para hablar, lo que quizá mejorara nuestras relaciones. No hay como cenar en silencio para no discutir.

Lo que a mí me llama la atención, en todo caso, es esta forma de llegar por piezas a los sitios. Imagine que desea ver a su madre en la residencia de ancianos, por poner un ejemplo, pero que tiene un día muy ajetreado y solo puede visitarla con el tacto. Su madre se sentiría acariciada, que no es poco.

—Mañana vengo a verte también con el oído —podría escribirle con el dedo índice en la palma de la mano.

Y su madre de usted tan contenta.

—Hoy ha venido a verme el tacto de mi hijo —le diría a su cuidador (o, más probablemente, cuidadora)—, pero mañana me va a escuchar también.

Marte teme que lo visitemos enteros, porque está lleno de agua y, dada nuestra voracidad, podríamos desecarlo en dos jornadas. De momento, nos conformamos con echarle un ojo. Se parece a la piel de un vientre bonito atacado por una medusa.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Juan José Millás
Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_