¡Viva la ley, abajo la autoridad!

La división de poderes no es más que la institucionalización de la desconfianza en el poder y quienes lo ejercen

A veces me pregunto por qué desconfío tanto de los políticos. De los políticos como políticos, claro está, no como personas (aunque casi nunca es fácil distinguir entre ambos). No tengo un solo amigo político, jamás he frecuentado ambientes políticos y me cuesta casi tanto trabajo admirar a los políticos como le costaba a Borges, quien le confesó a Vargas Llosa en una entrevista recogida en Medio siglo con Borges: “Yo no sé si uno puede admirar a políticos, personas que se dedican a estar de acuerdo, a so...

Recibe el boletín de EL PAÍS SemanalApúntate