Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Gates premia al virólogo Nkengason: “Él es uno de tantos héroes de la pandemia”

En paralelo a la Asamblea ONU, se entregaron ayer los galardones anuales Global Goalkeepers que premian proyectos y personas en lucha por el progreso del mundo. Ganaron el camerunés y co-director del Africa CDC, John Nkengason, por su “incansable trabajo y cooperación para la contención de la covid-19”, Bonita Sharma, Hauwa Ojeifo y MASH Project Foundation

John Nkengason
El doctor John Nkengason, premio 2020 Global Goalkeeper Award.

A principios de enero, cuando apenas había 200 casos de coronavirus en el mundo, el doctor camerunés John Nkengason publicó un artículo científico en la revista Nature en el que alertaba: “Tenemos que estar preparados para afrontar lo que viene como continente”. Nueve meses, 964.844 fallecidos y 31.328.661 diagnosticados después, sus palabras cobran más sentido que nunca. África ha sido testigo de un avance más controlado y medido de la pandemia —1.427.620 positivos y 34.378 muertos— gracias a agentes claves como Nkengason, quienes aprendieron de la crisis del ébola y han encontrado herramientas de cooperación. Por su visión conjunta y su labor en el consorcio para los ensayos clínicos de la vacuna de la covid-19, el codirector del Centro Africano para el Control y la Prevención de Enfermedades (Africa CDC) recibió ayer el galardón 2020 Global Goalkeeper Award, otorgado anualmente por la Fundación Bill y Melinda Gates. “Aunque estemos aún lejos de combatir el coronavirus, la batalla solo la ganamos si trabajamos como continente. Unidos”, zanjaba el ganador en el acto celebrado ayer virtualmente por Zoom.

El virólogo John Nkengasong tiene más de 30 años de experiencia en salud pública y cerca de 120 documentos publicados en medios científicos. Hace cuatro años que dirige el Africa CDC, el brazo técnico sanitario de la Unión Africana. También estuvo al mando de la división especializada en VIH-sida en el Laboratorio Internacional del Centro de Salud Global de Estados Unidos. Y hoy es un referente sobre el coronavirus en África. “Es una de las voces centrales de la comunidad científica del continente”, resumía Amira Elfadil, comisionada de Asuntos Sociales de la Unión Africana. El doctor Solomon Zewdu, diputado de Desarrollo y Lucha contra el coronavirus en Etiopía y coordinador de la covid-19 en la Fundación Gates, añadía: “Es un campeón por su lucha para minimizar las consecuencias de la pandemia a lo largo y ancho de África”.

Una de sus principales áreas de trabajo actuales es el acceso a las vacunas: “Esta es la mayor discusión geopolítica que está sobre la mesa mientras nosotros hablamos. Es la primera vez en 100 años que 7.000 millones de personas necesitan la misma vacuna a la vez”, explicaba Nkengasong. “Y estamos trabajando en una estrategia para movilizar nuestros recursos cuando sea necesario para una correcta distribución. Confiamos en la cooperación internacional”. Cheikh Oumar Seydi, el director de África en la Fundación Gates, incidía en la solidaridad entre países del norte: “A fin de cuentas, que haya coronavirus en un sitio se traduce en que lo hay en todos. Es un interés común”.

“La belleza de la mascarilla es doble: nos protege y nos salva del coronavirus, y gracias a ellas no se notan mucho las emociones ni los nervios. Y hoy me beneficia, porque estoy muy nervioso”, comentaba entre risas el premiado antes de pronunciar su discurso de agradecimiento a su familia, la comunidad africana y Bill y Melinda Gates. A ellos se dirigió con estas palabras: “Ellos creyeron en nosotros antes que nosotros mismos. Y tienen fe en implementar el conocimiento de la gente de África”. A pesar de que los filántropos no pudieron asistir al evento físicamente, Seydi leyó unas palabras en su nombre: “Aunque la pandemia y las desigualdades definirán sin duda esta era, el mundo está viendo emerger lo mejor de la humanidad. Esta pandemia también nos ha dejado a muchos héroes a los que admirar. Y John es uno de ellos”.

Pero el virólogo no fue el único galardonado. La Gates repartió, como ha sucedido en años anteriores en eventos organizados en Nueva York, siempre en el marco de la celebración de la Asamblea de Naciones Unidas, otros tres premios más en su quinta edición. La nepalí Bonita Sharma recibió el Progress Award 2020, galardón que destaca su trabajo de promoción de la salud y el bienestar, en línea con el tercero de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Sharma es la cofundadora y consejera delegada de Social Changemakers and Innovators, una organización sin ánimo de lucro liderada por jóvenes que trabajan para mejorar la salud nutricional de las madres lactantes y niños, y empodera económicamente a las mujeres en riesgo de exclusión social para que lleven a cabo sus proyectos empresariales.

Bonita Sharma, Progress Award 2020.
Bonita Sharma, Progress Award 2020.

El premio Campaign Award 2020 lo recibió MASH Project Foundation. Por “crear comunidad e inspirar a la acción” en India. Esta empresa social tiene sede en 20 ciudades del país y ha creado más de 500 aliados e inspirado a centenares de jóvenes. Se dedica a tejer redes entre todos los agentes sociales para llenar los vacíos entre Gobierno, sociedad civil, sector privado y jóvenes. “Ellos impulsan el impacto social”, explica el fallo.

MASH Project Foundation, Campaign Award 2020.
MASH Project Foundation, Campaign Award 2020.

Por último, el Changemaker Award 2020 reconoce a Hauwa Ojeifo, de Nigeria, por su trabajo promoviendo la igualdad de género. Ojeifo es una superviviente de abusos sexuales y domésticos, y la fundadora de She Writes Woman, una ONG llevada por mujeres que cuida la salud mental de otras que han pasado por experiencias similares a la de la nigeriana. Lo hace a través de la terapia y el apoyo virtual. En febrero, Ojeifo se convirtió además en la primera mujer en testificar frente al parlamento nigeriano a favor de los derechos de las personas con discapacidad.

Hauwa Ojeifo, Changemaker Award 2020.
Hauwa Ojeifo, Changemaker Award 2020.

Las cuatro categorías tienen una base común: reconocer a las personas o entidades que ejercen un papel fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los galardonados redactan anualmente un informe en el que comparten testimonios y datos relacionados con los ODS que “sirven de inspiración para los próximos líderes”, según los promotores de los premios. La idea, apuntan, es que sirvan de ejemplo de que el progreso es viable solo cuando se crea: “Es posible, pero no inevitable”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información