Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta sobre la violencia global contra los niños: la mitad de ellos la sufre

40.000 niños víctimas de homicidios, 120 millones de niñas forzadas sexualmente... El informe de la ONU sobre la situación mundial de prevención de la violencia contra los niños 2020 urge a los países a tomar medidas y advierte del aumento de agresiones y abusos en los hogares e internet durante la covid-19

Unos niños juegan en el aparcamiento vacío de un teatro cerrado por la pandemia de covid-19 en Bombay, India, el 18 de junio.
Unos niños juegan en el aparcamiento vacío de un teatro cerrado por la pandemia de covid-19 en Bombay, India, el 18 de junio. AFP

Las agresiones físicas, psicológicas y sexuales se pueden prevenir y, sin embargo, 1.000 millones de niños las siguen sufriendo cada año en todo el mundo. Uno de cada dos. Así lo señala un informe de la ONU sobre el estado de la cuestión, que llama a los países a adoptar medidas contra la violencia dentro y fuera de internet y alerta de su recrudecimiento debido al confinamiento por la covid-19 y a la crisis económica.

La mayoría (88%) de los países tienen leyes de protección de la infancia, pero en la práctica, menos de la mitad aplica bien las normas y solo una quinta parte tiene planes de acción plenamente financiados y objetivos medibles. “Los países deben invertir en programas e infraestructuras que conviertan la violencia contra la infancia en una cosa del pasado”, ha afirmado la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, durante la presentación del Informe sobre la situación mundial de prevención de la violencia contra los niños 2020 junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef, Unesco, la Alianza Global para acabar con la Violencia Contra los Niños y la representante especial del Secretario General de la ONU.

El informe recoge por primera vez el progreso de 155 países en la aplicación de un paquete de siete medidas bajo el acrónimo INSPIRE para enfrentar la violencia contra la infancia. Contar con un punto de referencia es esencial para seguir la evolución de los países en los próximos años y ayudarles a reforzar las áreas de las que más cojean. A nivel global, queda trabajo por hacer: tres de cuatro niños de entre dos y cuatro años sufrieron violencia parental en el último año; uno de cada tres estudiantes de 11 a 15 años padeció acoso en el último mes, y 120 millones de niñas y chicas de hasta 20 años han sido forzadas sexualmente a lo largo de su vida.

“La violencia contra la infancia tiene efectos que duran siempre, socavando el desarrollo de los individuos y de las economías”, ha señalado el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, que ha visto en los datos “un poderoso recordatorio de la urgente labor que tenemos por delante”.

La violencia contra la infancia tiene efectos que duran toda la vida, socavando el desarrollo de los individuos y de las economías

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

El área en la que más progreso se ha hecho es la matriculación escolar, con un 54% de los países declarando una cobertura adecuada. La implementación de otras estrategias es peor: un 32 a 37% de los países estiman que las víctimas de violencia pueden acceder a servicios de apoyo, pero solo un 26% ofrecen programas de ayuda a padres y cuidadores; un 21% tienen programas para cambiar normas sociales perjudiciales, y apenas 15% ha adoptado medidas para ofrecer a los niños entornos físicos seguros.

El documento también desvela que más de 40.000 niños fueron víctimas de homicidios en 2017 (unos 28.000 niños y 12.000 niñas). En un mundo de datos, se trata de la primera estimación mundial de homicidios contra menores de 18 años. Unas cifras preocupantes ante el aumento del riesgo de agresiones por la crisis de la covid-19 y el declive económico.

El efecto de la pandemia

La pandemia de coronavirus ha aumentado el riesgo de violencia y abusos en los hogares y a través de internet. “La violencia contra los niños siempre ha estado presente, y ahora podría empeorar mucho”, ha señalado Fore de Unicef. “El confinamiento, los cierres de escuelas y las restricciones de movimiento han dejado a muchos niños sin el amparo de la escuela y a merced de sus maltratadores. Es urgente intensificar los esfuerzos para protegerles, sobre todo, considerando los servicios sociales como esenciales y reforzando las líneas telefónicas de ayuda a la infancia”.

Lo que significa INSPIRE

B. Hernández

Además ser el verbo inspirar en inglés, la palabra INSPIRE cobra otro sentido en este Informe sobre la situación mundial de prevención de la violencia contra los niños 2020. INSPIRE es un acrónimo, y cada letra representa una medida distinta:

  • I  para la implementación y cumplimiento de las leyes.
  • N para normas y valores.
  • S para entornos seguros.
  • P para apoyo de padres y cuidadores.
  • I por ingresos y fortalecimiento económico.
  • R para servicios de respuesta y apoyo.
  • E para educación y habilidades para la vida.

Esta estrategia está respaldada por 10 agencias, que son: La Organización Mundial de la Salud (OMS);  los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC de EE. UU.), La Alianza Global para Terminar con la Violencia contra los Niños (End Violence), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Programa de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR), Together for Girls, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Banco Mundial.

La batalla debe librarse también en internet. Según la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, durante el cierre de las escuelas se ha detectado un aumento de la violencia y el odio en línea, incluyendo el cíber acoso y la explotación sexual. “Ahora que las escuelas empiezan a reabrir, los niños hablan de su miedo a volver. Es responsabilidad de todos velar porque las escuelas sean entornos seguros para todos los niños”.

En vista del panorama, el director ejecutivo de la Alianza Mundial, Howard Taylor, ha instado a incorporar la protección de la infancia en los planes nacionales de respuesta al covid-19. Un llamamiento que se suma a las recomendaciones del informe: promover una buena coordinación entre los diversos ministerios; aportar recursos a los planes de acción nacionales; reforzar los marcos legislativos y utilizar datos de calidad para tomar decisiones en materia de protección de la infancia.

El informe contiene datos, orientaciones, análisis, advertencias. Todos ellos necesarios. Pero para Najat Maala M’jid, representante especial del secretario general de la ONU sobre Violencia contra la Infancia, el mensaje fundamental es uno: “Todas las formas de violencia contra la infancia se pueden prevenir. No lo perdamos de vista”.

Puede seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información