Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

País rico, país pobre: diferentes formas de gastar dinero durante la pandemia

Los gobiernos africanos afrontan la crisis con diferentes estrategias. Egipto y Botsuana han implementado medidas coherentes, pero otros, como Tanzania y Sudán del Sur, no han gastado nada en la prevención de la covid-19

Un niño residente en el asentamiento informal de  Masincedane, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) recibe una ración de comida de parte de una organización benéfica el pasado 28 de abril de 2020.
Un niño residente en el asentamiento informal de Masincedane, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) recibe una ración de comida de parte de una organización benéfica el pasado 28 de abril de 2020. Efe

El nuevo coronavirus ha dejado hasta ahora más de 65.000 contagiados y por encima de 2.000 muertos en África, y está afectando de manera muy distinta a cada país y región: por ejemplo, hay más contagiados en países muy poblados, como Egipto y Sudáfrica, pero coincide que estos son también los que tienen más medios para hacer recuento de casos y economías más fuertes para desplegar medidas de protección. Así, cada país ha adoptado y personalizado según sus circunstancias una serie de restricciones, como los periodos de cuarentena, el uso de mascarillas o el distanciamiento social.

En el ámbito económico, los gobiernos africanos se están enfrentando a una situación sin precedentes, dado que las restricciones impuestas están afectando enormemente al desarrollo de sus países, a las industrias y al empleo. La Comisión Económica de Naciones Unidas para África ha previsto unos 100.000 millones de dólares en pérdidas como poco, casi todos los Estados han anunciado contracciones de su PIB para el año que viene pese al crecimiento de años anteriores, pérdida de puestos de trabajo y un daño enorme para la población, especialmente la más pobre: en África son al menos 650 millones, según Oxfam, mientras que el 85% de los 1.300 millones de habitantes se gana el sustento con empleos informales que les obligan a vivir al día. Si no salen a trabajar, no comen al día siguiente. Y no tienen un subsidio por desempleo que solucione el problema. Protegerlos de la pandemia no es fácil cuando tu país está entre los menos desarrollados del mundo.

En este caldo de cultivo, Development Reimagined, una consultoría internacional con sede en China que trabaja con organizaciones como la Fundación Gates, la Comisión Europea, ONU Sida y gobiernos de distintos países, ha publicado los resultados de una investigación realizada a partir de datos recogidos por el Fondo Monetario Internacional, la Cámara de Comercio de Estados Unidos y los gobiernos africanos acerca de cómo y cuánto se está gastando cada país en asistir a sus ciudadanos y qué otras medidas no económicas se están aplicando. "En China, notamos que muchas de las empresas y socios con los que trabajamos tenían poca información sobre lo que está sucediendo", explica Hannah Ryder, directora ejecutiva de la empresa.  Además, queríamos que los gobiernos y ciudadanos africanos pudieran evaluar fácilmente su progreso, así como intercambiar ideas y mejores prácticas, tanto en materia de salud como en acciones económicas", añade. 

Y han encontrado buenas y malas noticias. Una de las mejores es que 44 de 55 países del continente cuentan con un total de 156 medidas de alivio social y económico. De ellos, 36 países han desembolsado un presupuesto específico para tal fin, con una media de gasto del 1.07% de su PIB. Todos juntos suman 37.800 millones de dólares. Hay que tener en cuenta que este esfuerzo se está realizando en países muy ricos, pero también en otros muy pobres, y además de manera muy temprana, pues todavía 23 de ellos cuentan con menos de 100 positivos confirmados de la enfermedad.

Dos trabajadores del Ministerio de Sanidad de Yibuti visitan a unos vecinos para hacerles el test del coronavirus el pasado 2 de mayo de 2020, día que comenzó la campaña de detección. Este país es uno de los que no ha destinado un presupuesto específico para combatir la pandemia.
Dos trabajadores del Ministerio de Sanidad de Yibuti visitan a unos vecinos para hacerles el test del coronavirus el pasado 2 de mayo de 2020, día que comenzó la campaña de detección. Este país es uno de los que no ha destinado un presupuesto específico para combatir la pandemia. AFP

También hay malas nuevas. De esos 37.800 millones de dólares que se han destinado a combatir la pandemia, el 65% viene de tan solo dos países: Egipto y Sudáfrica, los cuales se cuentan entre los más ricos del continente. Y con mucha diferencia, porque este último ha gastado más del triple que el país norteafricano. Si bien es cierto que otros Estados como Ghana, Ruanda, Malawi y Senegal entre otros han negociado ayudas con el Fondo Monetario Internacional y con el G20, a día de hoy o no han llegado o aún no se ha notificado para qué se van a usar.

Otro de los puntos más preocupantes es que hay seis Estados que todavía no han destinado ni un dólar a combatir la covid-19, y todos ellos se cuentan entre los más pobres. Si bien es posible que estos países hayan reservado un presupuesto e introducido algunas medidas, los analistas no han encontrado por ahora ningún informe que sugiera que esto haya tenido lugar. "Sin embargo, estamos atentos y actualizamos regularmente los datos", advierte Rosie Wigmore, una de las analistas que ha llevado a cabo la investigación. Son Sierra Leona, Burundi, Sudán del Sur, Santo Tomé y Príncipe, Yibuti y Tanzania. El Gobierno de este último, además, está siendo fuertemente criticado por los partidos opositores por no dar información detallada ni tomarse suficientemente en serio la enfermedad.

En cuanto a las medidas de protección que cada país está tomando, se podrían distinguir cuatro tipos:

- Mejoras en el acceso a servicios esenciales: congelación de facturas de servicios públicos y en los precios de alimentos y otros productos esenciales. También la distribución de agua y alimentos a la población más desfavorecida y la reducción de tasas en las transacciones monetarias hechas a través de teléfonos móviles. Esto último es importante en un continente donde existen más móviles que cuentas bancarias y este tipo de transferencia son el día a día para millones de ciudadanos: en 2019 había 181 millones de cuentas activas solo en África subsahariana que realizaron casi 24 millones de transacciones por valor de más de 124 millones de dólares, según el último informe del Estado de la Industria del Dinero Móvil.

Una familia senegalesa transporta en su carro la comida, incluido arroz, azúcar y aceite, que ha recibido en un reparto de alimentos organizado por el Gobierno para los afectados por el impacto económico del nuevo coronavirus. Barrio de Guinaw Rails, Dakar, Senegal, 28 de abril de 2020.
Una familia senegalesa transporta en su carro la comida, incluido arroz, azúcar y aceite, que ha recibido en un reparto de alimentos organizado por el Gobierno para los afectados por el impacto económico del nuevo coronavirus. Barrio de Guinaw Rails, Dakar, Senegal, 28 de abril de 2020. AP

- Medidas de seguridad social: desgravación fiscal, transferencias de efectivo a grupos vulnerables y congelación de los pagos de hipotecas y alquileres, así como de otras facturas de servicios básicos.

- Medidas para la protección de los salarios: regulaciones en los salarios de los trabajadores, normativas para impedir despidos, reutilización de fábricas para producir bienes esenciales, apoyo financiero para las pequeñas empresas y los autónomos y la creación de mercados seguros para trabajadores informales como en Kenia, es decir, unos espacios al aire libre donde se garantiza una separación mínima entre los puestos, puntos de lavado de manos a la entrada y otras medidas para prevenir las infecciones.

- Medidas para la protección de la mujer: aumento salarial para mujeres líderes en áreas rurales y transferencias de efectivo para madres recientes. Esto solo se ha hecho en dos países: en Egipto se han aumentado los pagos a las mujeres líderes de la comunidad en las zonas rurales de 22 a 57 dólares al mes, y ha concedidos permisos retribuidos a mujeres embarazadas y cuidadoras de niños y discapacitados. En Gambia, hay transferencias de efectivo específicas para nuevas madres. "Estos son un buen comienzo, pero creemos que se puede y se debe hacer aún más para apoyar a las mujeres y los niños en esta crisis", advierte Ryder.

Estos son los países que mejor se comportan

Atendiendo a las medidas implementadas, los fondos destinados y la manera de aplicarlos, esto son los cinco países que están respondiendo mejor a la pandemia con sus medidas sociales y económicas:

Egipto. Es un país de ingresos medios que se disputa la primera posición con Sudáfrica en número de contagiados. La cantidad económica desembolsada para hacer frente a la covid-19 es la segunda mayor del continente: 6.300 millones de dólares. Es el que más medidas ha aplicado: siete. Entre ellas, destacan ayudas monetarias para proteger a pequeñas empresas.

Botsuana. Se trata de un país de desarrollo medio-alto que ha desembolsado una cantidad considerable de dinero, 163 millones de dólares, cuando solo ha registrado 22 casos y un muerto. Ha introducido seis medidas de protección social y económica. Fue el primer país en dar subsidios salariales a los afectados por el impacto económico de la covid-19 y ha bajado el precio del combustible.

Sierra Leona, Burundi, Sudán del Sur, Santo Tomé y Príncipe, Yibuti y Tanzania aún no han implementado medidas económicas contra el coronavirus

Ghana. Ha puesto en marcha seis medidas; entre ellas, el Gobierno ha desembolsado 310 millones de dólares a hacer frente a la pandemia, ha destinado fábricas a producir mascarillas y apoyo financiero para trabajadores informales.

Kenia. Es un país de ingresos medios que ha destinado 374 millones de dólares a mitigar la pandemia. También es el que ha desarrollado un paquete de medidas sociales y económicas más holístico y es uno de los dos únicos (junto a Marruecos) que ha creado los mencionados mercados al aire libre donde se garantiza el cumplimiento de la distancia social.

Malí. Con seis medidas sociales y económicas, es el que más ha desplegado dentro del grupo de países más pobres del continente, entre los que se encuentra. Destacan las ayuda en forma de apoyo financiero a trabajadores informales y pequeñas empresas.

El caso sudafricano

Sudáfrica es el país con más contagiados del continente y también el que ha destinado la mayor parte de su PIB a combatir la pandemia: un 7%. Ha introducido cuatro medidas sociales y económicas y ha impuesto la cuarentena más estricta y, sin embargo, se encuentra en la séptima posición del ranking. Lo explica Rosie Wigner: "Nuestra metodología interna clasifica a los países en función no solo de su gasto (que es enorme en términos absolutos y relativos para Sudáfrica), sino también por la cantidad y el rango de medidas que están tomando. Según este análisis, aunque Sudáfrica ha hecho mucho, lo ha hecho debido a la imposición de un estricto bloqueo, y como una de las economías más ricas de África tiene más acceso que otras en el continente a los recursos".

Así, los análisis han demostrado que otros países africanos menos ricos han tenido respuestas más amplias y respuestas más creativas. "Dicho esto, Sudáfrica de ninguna manera está fallando. Lo que queremos ver como resultado de este ranking es una carrera hacia la cima para apoyar a las personas más pobres en los países, y creemos que Sudáfrica y todos los demás pueden hacer aún más", concluye la analista. 

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información