Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolsonaro se aísla del resto del mundo obsesionado por su peligroso mesianismo

El enemigo que acecha al mundo es demasiado fuerte para que se pueda jugar con él con simplistas cálculos de política menor

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia. REUTERS

Entre los trastornos psiquiátricos descritos por un grupo de psicoanalistas a Folha de S. Paulo que aquejarían al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, figura su mesianismo de querer resolver el drama del coronavirus de forma milagrosa. De esta forma se distancia del consenso mundial de la ciencia que asegura que no aún existe ninguna evidencia médica de la cura, más allá de una posible vacuna.

Ese mesianismo del líder brasileño y su falso dilema de que habría que escoger entre que la gente muera de hambre si se la aísla o del nuevo virus puede llevar a un fatal equívoco.

De ese modo el presidente aísla a Brasil del resto del mundo, donde aún no se ha encontrado una  mejor forma de evitar las muertes por el virus que el aislamiento social. Se están aconsejando Gobiernos de unidad nacional para hacer mejor frente a la tragedia. El enemigo que acecha al mundo es demasiado fuerte para que se pueda jugar con él con simplistas cálculos de política menor. Es el momento de que el mundo esté en manos de todas las fuerzas mejor preparadas para hacer frente al peligro juntos, sin distinciones ideológicas.

Es ya sabido que todos los mesianismos, usados y abusados por los líderes populistas de todas las tendencias políticas, son peligrosos porque el ser humano es proclive a creer en recetas milagrosas. Es así que los brasileños pueden acabar arrastrados por el espejismo del presidente desobedeciendo a las autoridades locales a relajar el aislamiento, como ya se ha visto en São Paulo y en otras localidades, con consecuencias que pueden resultar fatales.

A lo largo de la historia los falsos profetas han sido los mayores asesinos y embaucadores de la gente sencilla y menos escolarizada. Jugar en un país como Brasil con una fuerte carga religiosa, con recetas ofrecidas por los pastores al presidente al que consideran ungido por Dios para acabar con la peste es volver al oscurantismo de la Edad Media como ya recordé en otra columna. Se pretende, como entonces, sustituir a la ciencia y a la medicina por recetas de cuño mesiánico.

Insistir como hace Bolsonaro en esa vuelta a los tiempos tristes donde la religión se apoderaba de la ciencia y la medicina significa hoy aislar a Brasil del resto del mundo donde es la ciencia la que se está juntando para dar a la enfermedad mortal una respuesta segura.

Hoy queda claro que nada ni nadie será capaz de dar marcha atrás al presidente brasileño de su mesianismo. Se equivocan así los altos militares de su Gobierno si creen que basta que ellos le retoquen los discursos en cadena de radio y TV.

Hemos visto cómo esa falsa conversión le dura al presidente menos de 24 horas y enseguida se sintoniza con el llamado "Gabinete del odio", presidido por él y sus hijos y multiplicado por las redes sociales dominadas por su pequeño grupo de sus seguidores más fanáticos.

De ahí la responsabilidad de los militares presentes en el Gobierno que deberían entender a este punto que ni ellos son ya capaces de hacer cambiar la índole psicológica del excapitán Bolsonaro, ni frenar sus arrebatos autoritarios.

¿No es una paradoja que en la esperanza de que Brasil pueda seguir siendo una democracia sin amenazas continuas de golpes autoritarios esté hoy en manos de los militares?

Que la democracia conquistada en Brasil con dolor y lágrimas después de la dictadura militar se vea hoy amenazada por la personalidad totalitaria del presidente ya no es un secreto. Como tampoco lo es que el presidente siga defendiendo y exaltando la dictadura y la tortura, algo que lo mejor del Ejército, sobre todo los más jóvenes, hoy rechazan y desean olvidar, como ha sabido esta columna de testigos de los cuarteles.

Esos ímpetus absolutistas del presidente solo podrían ser hoy paralizados por los importantes militares que siguen en su Gobierno y que se equivocarían si piensan que ellos son capaces de frenarlo. Ellos deberían ya entender que, en realidad, el presidente ya no gobierna.

Se dijo cuando los militares decidieron entrar en un Gobierno salido de las urnas que era una forma de demostrar que ellos respetarían la democracia y la Constitución.

Por ello la esperanza de que Bolsonaro renuncie a un poder que él ya no consigue ejercer no pasa tanto por la larga y compleja liturgia del impeachment o en formas jurídicas de dimisión forzada sino más bien en la esperanza que los militares sean capaces de convencerle a retirarse por el bien de la nación.

Los militares brasileños han dado prueba después de la dictadura de haber abrazado los valores de la democracia y aceptado la Constitución. Y así lo ha entendido la opinión pública que en todos los sondeos considera al Ejército como una de las instituciones no solo democráticas sino entre las más valoradas.

Son horas difíciles y peligrosas para un país de la importancia de Brasil en el ajedrez mundial y, aunque pueda parecer una paradoja en un país sudamericano, hoy la resolución de la crisis de Gobierno que sufre el país y que amenaza con volver a los tiempos oscuros del autoritarismo, recaiga en manos de los militares.

Sería trágico si hoy la opinión pública brasileña perdiera también su confianza en dicha institución si se demostrase incapaz de frenar los arrebatos autoritarios del excapitán retirado y que había sido ya muy joven expulsado del Ejército. Y que hoy amenaza hasta a los generales de su Gobierno recordándole que ahora el presidente es él. Y solo él.

Brasil vive uno de esos momentos históricos en los que un error de cálculo puede arrastrar al país a una aventura de la que un día tenga que arrepentirse.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información