Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Las lágrimas de Bolsonaro

Hay mil motivos para que Bolsonaro llore más allá del miedo a que sus ministros o los militares puedan abandonarle

El presidente Jair Bolsonaro, este miércoles en Brasilia.
El presidente Jair Bolsonaro, este miércoles en Brasilia. REUTERS

Ya no es un secreto que el presidente Jair Bolsonaro sufre crisis de llanto. A veces en el silencio de la noche, como él mismo ha confesado, y a veces ante algunos de sus interlocutores del Planalto como ha publicado, Igor Gielow en su columna de Folha de S. Paulo.

Podría extrañar que el capitán exparacaidista, un militar atleta, que defiende la dictadura y la tortura, cuya pasión son las armas, pueda llorar. Se cuenta que llora porque se siente atacado por todos, sobre todo por la prensa que dice que le odia. Y porque empieza a perder millones de los que le habían votado y hoy están arrepentidos. Y no sabe como reconquistarlos.

Es sabido que sus preocupaciones, más que la tragedia del coronavirus, son el que pueda ser o no reelegido en el 2022 o que tenga que dejar la Presidencia antes de acabar el mandato. Todo ello, sin embargo, podría provocarle rabia, ira y deseos de venganza. ¿Pero llorar? No es fácil encontrar en el mundo a presidentes de la república importantes con crisis de llanto. ¿Se imaginan a un Putin y hasta a un Trump sollozando porque pierden consensos?

Sobre el llanto existe una gran literatura psicológica. Sabemos que, como el reír, también el llorar es una facultad exclusiva de los seres racionales. Los animales no lloran. Y los humanos lloramos más de dolor, de emoción y alegría que de miedo. Se dice que lloran más las mujeres que los hombres, pero se trata de algo cultural más que biológico. Es atávico. Cuenta la leyenda que cuando el último rey Islámico de Granada en España, Boabdil, al salir de la Alhambra, tras entregar las llaves a los Reyes Católicos en 1492, su madre la sultana Aixa pronunció la famosa frase: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. En esa frase está encerrada toda la literatura del mito de la supuesta fragilidad de la mujer que es la que llora ante el peligro. Los hombres no lloran.

Lo que sí sería interesante saber es si el presidente que llora en sus noches de insomnio - además de llorar porque se siente incomprendido y con miedo de que lo saquen de su trono- llora también por otros motivos nobles como los males que sufre Brasil. Y ciertamente no le faltan motivos para sufrir y llorar e interesarse por este país hoy amedrentado por la epidemia del coronavirus y donde millones de personas sueñan con un trabajo que les permita vivir con decencia y que hoy temen perder lo poco que les queda.

Hay mil motivos para que Bolsonaro pueda llorar más nobles que el miedo a que sus ministros más importantes o los militares de su Gobierno puedan abandonarle. Hay motivos para llorar viendo la codicia de los bancos que ahorcan con sus intereses entre los mayores del mundo a millones de trabajadores y que siguen impasibles y fríos también hoy frente a la tragedia de la epidemia. Hay motivos de dolor frente al mar de privilegios de los políticos y las castas que se resisten a morir y que son una ofensa a la dignidad de los que sufren necesidades y son abandonados a su suerte.

Sería un punto a su favor, si Bolsonaro el duro, fuera también capaz de llorar por sentirse responsable de todas las lágrimas derramadas en este país por los que más necesitarían ser ayudados; de todos los dolores de las madres que pierden a sus hijos víctimas de una violencia a la que los políticos parecen retirar su mirada. Y aunque sería mucho pedirle, que fuera también capaz de llorar por el asesinato continuo de la Amazonia y de sus habitantes, a los que nos cuesta aceptar que son tan o más humanos que nosotros a pesar de que son ellos quienes mejor conservan los valores del Homo sapiens y que nuestra civilización ha olvidado.

Es posible que las crisis de llanto que aquejan a Bolsonaro sean una alarma de algún trastorno psíquico como algunos intentan insinuar. Pero lo que más preocupa es que un presidente de la envergadura de Brasil, con millones condenados al abandono, sea al mismo tiempo condescendiente con un capitalismo que asesina a los más pobres y excluidos del sistema.

No sabemos el motivo real de los lloros del presidente, pero ciertamente no parece que sea, por ejemplo, por los ancianos que, según él, no importaría dejar que fueran devorados por la epidemia. Ni por los más pobres y marginados del sistema, ni por los diferentes, los no atletas, los que la naturaleza ya ha castigado y la humanidad deja arrinconados.

Brasil, hoy, más que de lágrimas del presidente necesita de políticas valientes de recuperación de una sociedad enferma de miedo, porque no sabe si quienes deberían cuidar de ella prefieren seguir aferrados a sus privilegios y a su voracidad de poder en vez de sacrificarse por su rescato social y político.

Peor que el llanto de los poderosos son las lágrimas que los más pobres y perseguidos se tienen que tragar antes de que les lleguen a sus rostros endurecidos por el abandono al que les condena un poder que tiene alergia a los pobres, un vocablo que les cuesta hasta pronunciar.

Ellos sin embargo existen. Los pobres y olvidados, que son mayoría, serán mañana, o quizás hoy mismo, los jueces de quienes no consiguen llorar por ellos y con ellos. La ira de los pobres y olvidados podría ser más peligrosa y mortal que la de la epidemia que nos amenaza a todos y nos está obligando a hacer un profundo examen de conciencia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >