Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población de conejos y perdices en Extremadura aumenta por el lince

La presencia del felino reduce en un valle de Badajoz hasta en un 80% la presencia de otros depredadores

lince iberico
Dos linces ibéricos. Programa de Conservación Ex-situ

El 60% de las grandes especies carnívoras mundiales está en vías de extinción. Entre ellas, el lince ibérico sobrevive como puede. Gracias a diferentes esfuerzos de protección, la raza, que contaba con tan solo 94 ejemplares al principio del siglo, ha conseguido llegar a casi 700. Además de poblar de nuevo las tierras ibéricas, el superpredador demuestra ser un héroe que controla la biodiversidad. Su presencia elimina hasta un 80% de mesopredadores (como los zorros o los meloncillos) que abundan en España y se alimentan de conejos y perdices, cuyas poblaciones aumentan, según los resultados del estudio publicado en la revista Biological Conservation.

Los investigadores monitorizaron ocho linces ibéricos (tres hembras y cinco machos) con collares en el valle extremeño de Matachel (Badajoz). Unas cámaras de detección en los árboles han permitido analizar su comportamiento durante tres años gracias a la financiación del Ministerio para la Transición Ecológica. Los datos que ha recopilado el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos demuestran que en las zonas con linces se redujo hasta un 55,6 % la caza de conejos y perdices por parte otros animales carnívoros. “Este descubrimiento es importante porque estas especies tienen un interés para nuestro país y sobre todo, son muy preciados en el ámbito rural”, explica José Jiménez, investigador del instituto y principal firmante del estudio. 

La presencia de linces reduce hasta un 55,6 % la caza de conejos y perdices por parte de otros animales carnívoros

El lince ibérico actúa como el director de orquesta de la fauna. El superpredador, es decir, que no tiene depredadores naturales y se sitúa en lo alto de su cadena alimenticia, estructura el ecosistema, maneja el terreno e impide que los depredadores más pequeños invadan el territorio de los conejos. Al alimentarse también de estas presas, entra en competición con los zorros y puede llegar a matarlos, bien para retirarlos de la lucha bien para alimentarse. Frente a tal dominio, los mesopredadores (zorros, garduñas, meloncillos y gatos silvestres) abandonan la zona o terminan entre los dientes del lince. Los datos resaltan que las nueve familias de zorros descendieron a una sola y las de los meloncillos de 37 a ocho. “Hemos querido demostrar que el lince, que está bajo una gran amenaza, tiene una repercusión sobre objetos de aprovechamiento socioeconómico [conejos y perdices] y preserva los cotos de caza. Queremos influir en su aceptabilidad en la sociedad”, insiste el experto.

Sin embargo, una abundancia de conejos es mala para el ecosistema. Frente a ese círculo que parece vicioso, el experto asegura que el lince es un especialista de esos animales. De hecho, el estudio demuestra que, en 2014, el grupo de los superpredadores eligieron las áreas con mayor cantidad de conejos. Aunque el felino podría comérselos todos, necesita un gran espacio para vivir por lo que su caza no alcanza grandes números de víctimas. “Tampoco se puede plantear una extinción de los conejos por su culpa. Siempre se introduce el lince en un valle donde hay una alta densidad de conejos que además se reproducen a gran velocidad”, cuenta Jiménez. Uno de los análisis pone en relieve que en las áreas donde no había lince, el conejo fue en declive, devorado por zorros y otros carnívoros. En definitiva, el lince se lo come, pero le deja tiempo para multiplicarse.

El lince ibérico ha demostrado tener un papel ecológico crucial y hay que protegerlo

Para poder aplicar el descubrimiento a todo el mundo, es imprescindible usar el terreno como lo han hecho los investigadores españoles. “No puedo generalizar y asegurar que será el caso en todos los contextos. Para ello hará falta implantar el mismo mecanismo en los lugares adecuados”, afirma el científico. La clave que resalta Jiménez es que el lince ibérico tiene un papel crucial para la biodiversidad y la caza y por lo tanto hay que protegerlo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información