Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Martínez-Bordiú ya es oficialmente duquesa de Franco

La nieta del dictador ha pagado las últimas tasas que la acreditan, además, como Grande de España

carmen martinez bordiu duquesa franco
Carmen Martínez-Bordiú, en junio de 2017 en Madrid. GTRESONLINE

Carmen Martínez-Bordiú, nieta mayor del dictador Francisco Franco, ya es duquesa de Franco con Grandeza de España. La hija mayor de Carmen Franco y Cristóbal Martínez-Bordiú ha cumplido los últimos trámites que le faltaban para hacerse con un título que perseguía desde la muerte de su madre, a finales de diciembre de 2017.

El Boletín Oficial del Estado ya anunció hace un año que Martínez-Bordiú, de 68 años, había logrado confirmarse como heredera del ducado de Franco, un título que había creado el rey Juan Carlos para Carmen Franco Polo en noviembre de 1975 por sus "excepcionales circunstancias y merecimientos". A 31 de mayo de 2018 el anterior ministro de Justicia, Rafael Catalá, firmaba que se mandara "expedir [...] la Real Carta de Sucesión en el título de Duque de Franco, con Grandeza de España, a favor de doña María del Carmen Martínez-Bordiú Franco". [...] Sin embargo, faltaba la carta en sí y la firma en aella de la actual ministra, Dolores Delgado.

Ahora Martínez-Bordiú ya es duquesa y tiene su carta firmada. En su caso, no ha tenido que cumplir con los alrededor de 2.600 euros del impuesto de sucesiones ya que esta es la primera vez que ese título se hereda y, por tanto, su transmisión está exenta de pagos. Si ese ducado llega a pasar a su hijo, Luis Alfonso de Borbón, él ya sí que tendría que hacer frente al pago del mismo al ser la tercera generación. Así, Carmen Martínez-Bordiú ya ha recibido la carta que la acredita como duquesa. Lo ha confirmado ella misma a EL PAÍS a través de su abogada, Teresa Bueyes. "Ya es duquesa. Está todo pagado y todo en orden", ha explicado la letrada. Por su parte, el Ministerio de Justicia no ha querido aportar ningún dato al tratarse de un expediente privado que atañe a una persona en particular. 

La obtención de ese ducado era un antiguo anhelo de la primogénita de los marqueses de Villaverde. Ella misma solicitó al Ministerio de Justicia, en marzo de 2018, obtener ese título, tal y como se publicó en la sección de anuncios oficiales del BOE a finales de marzo de 2018. Desde el año 2006, cuando la llamada Ley de Igualdad para la Sucesión de Títulos Nobiliarios acabó con la prevalencia del varón sobre la mujer, ella era la heredera legal tanto del ducado de Franco como del señorío de Meirás. Sin embargo, su abuela, Carmen Polo, quería que ese segundo título fuera a parar a Francis Franco, el tercero de los hermanos y primero de los varones, pese a que el título era, en principio, vitalicio de la viuda de Franco y se extinguía con su fallecimiento. Cuando Carmen Polo murió, él lo reclamó y lo heredó. Además, Francis también es marqués de Villaverde desde 1998, cuando murió su padre.

Carmen Martínez-Bordiú, en Ronda con su novio, Timothy McKeague, en septiembre de 2018. ampliar foto
Carmen Martínez-Bordiú, en Ronda con su novio, Timothy McKeague, en septiembre de 2018. CORDON PRESS

Desde el fallecimiento de la única hija del dictador, su primogénita Bordiú ha mantenido un perfil bajo, sobre todo en comparación con su habitual movimiento mediático. Apenas ha dado declaraciones desde entonces y, de hecho, ha abandonado España para irse a vivir a Nazaré, en Portugal, junto a su pareja, el australiano, Timothy McKeague. Poco más se sabe de ella en estos meses, además de que ella y sus hermanos han decidido sacar a la venta el antiguo domicilio familiar de la calle Hermanos Bécquer, así como la finca asturiana llamada La Piniella, de 30 hectáreas y con un precio de casi cinco millones de euros.

Cuando murió su madre, tanto Carmen como sus hermanos decidieron bajar su actividad mediática y establecer una especie de pacto de silencio mientras se resolvieran las cuestiones del ducado y de la herencia, que se estima en entre 500 y 600 millones de euros. Además, el pasado septiembre se supo que tenía que pagar 525.063,96 euros a la Agencia Tributaria. Una deuda que ella afirmaba que no se debía a una sanción, sino a un recurso que había perdido tras la venta de unas acciones en 2006 y la posterior compra de unas propiedades, por las que había habido un error en su declaración de la renta. Sí admitió entonces que hubo "controversia administrativa".

Los hermanos Franco tratan de mantener su silencio con las distintas polémicas que les rodean, entre ellas la exhumación del dictador del Valle de los Caídos, paralizada a primeros de junio por el Tribunal Supremo. Ahora el Gobierno también ha sacado a relucir que la venta del pazo de Meirás, propiedad de la familia desde los años cuarenta, fue fraudulenta. 

Fe de errores

Una primera versión de este artículo afirmaba que Carmen Martínez-Bordiú había tenido que pagar un impuesto para recibir su título. Sin embargo, la ya duquesa de Franco está exenta de dicho pago al ser la primera transmisión del ducado desde su creación. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información