Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Carmen Franco, la única hija del dictador, a los 91 años

Madre de siete hijos, anunció este verano que padecía cáncer en fase terminal

Carmen Franco, en una imagen de noviembre de 2015.

Carmen Franco, la única hija del dictador Francisco Franco (1926-1975), ha muerto este viernes de madrugada en Madrid a los 91 años, según ha informado su nieto Luis Alfonso de Borbón y su biógrafa oficial, la periodista Nieves Herrero. "Dios se ha llevado a Man (d.e.p.), pero ella no se ha ido: la tendré siempre en mi corazón", ha anunciado quien era su nieto favorito (vivieron muchos años juntos) en su perfil de Instagram utilizando el nombre con el que la llamaban algunos familiares y difundiendo una fotografía con ella de cuando ambos acudieron a la boda de Felipe de Borbón y doña Letizia, en mayo de 2004. "Siempre serás mi súper abuela, mi segunda madre, uno de mis pilares y mi ejemplo a seguir", añadía su mensaje. Herrero ha destacado en una entrevista en Onda Madrid que ha muerto tal y como quería, "en su casa y en su cama".

Carmen Franco padecía un cáncer terminal que le fue detectado este verano y, horas antes de su fallecimiento, su hija Carmen Martínez Bordiú confirmó el agravamiento de su estado de salud. Este viernes, la mayor de sus hijas también ha confirmado a la agencia Efe Carmen Franco será enterrada en la cripta de la catedral de La Almudena junto a su esposo, Cristóbal Martínez Bordiú. Desde este jueves por la mañana, se habían acercado al domicilio de la duquesa de Franco, ubicado en la calle de los Hermanos Bécquer, en el distrito de Salamanca, diversos familiares y amigos, entre ellos dos de sus hijas, Mariola y Carmen, y su nieta Cynthia Rossi.

Carmen Franco
Imagen del dictador Francisco Franco junto a su hija, Carmencita, y su esposa, Carmen Polo.

Bautizada como María del Carmen Ramona Felipa de la Cruz, conocida como Nenuca o Carmencita, nació en Oviedo el 18 de septiembre de 1926 y estudió el bachillerato con una profesora teresiana, pero nunca llegó a examinarse oficialmente. Vivió en varios lugares debido a la carrera militar de su padre, hasta que en 1935 Franco fue nombrado jefe del Estado Mayor Central y se trasladó a Madrid. A los pocos meses se fueron a Canarias, donde por miedo a posibles atentados llevó una vida reservada que nunca abandonó del todo. En julio de 1936, al comienzo del golpe de Estado, su padre ordenó su embarque junto a su madre en el vapor de bandera alemana Waldi, que las trasladó a Francia. Allí vivió bajo el nombre de María Teresa Martínez-Valdés.

A su regreso a España, y tras vivir por poco tiempo en dos palacios, en Salamanca y después en Burgos, la familia Franco se instaló en octubre de 1939 en Madrid; primero en el castillo de Viñuelas y después en El Pardo, su residencia desde marzo de 1940 hasta la muerte del dictador en 1975.

Carmen Franco
Carmen Martínez-Bordiú y su madre, Carmen Franco, en octubre de 2014.

Madre de siete hijos junto a Cristóbal Martínez-Bordiú (con quien se casó en abril de 1950), la hija de Franco anunció este verano que padecía cáncer en fase terminal. Seguía siendo la presidenta de honor de la fundación nacional Francisco Franco, creada para ensalzar la figura del "Generalísimo, Caudillo por la gracia de Dios", quien llegó al poder en 1936 tras la Guerra Civil y se mantuvo en él hasta su muerte en 1975. En las largas conversaciones mantenidas con Herrero para una biografía autorizada, (Carmen. El testimonio novelado de la hija de Franco. Una mujer testigo de la Historia, presentada el pasado mes de noviembre), Carmencita, como era también conocida, se negaba a juzgar a su padre, eso se lo dejaba a la Historia. "Cuando me dicen que fue un dictador no lo niego pero tampoco me gusta porque me lo suelen decir como un insulto. Sin embargo, a mí no me suena tan mal", dijo. Hasta el año pasado, cuando ella salía de una misa en recuerdo de su padre, los asistentes hacían el saludo fascista en el exterior de la iglesia, en pleno Madrid.

Alejada del foco mediático en los últimos años, en noviembre de 2015, con motivo del 40º aniversario de la muerte de Francisco Franco, rememoró su imagen. "Creo que a los muertos hay que dejarlos en paz, en su sitio" manifestó a raíz de la polémica por el traslado de los restos del general Franco del Valle de los Caídos.

Carmen Franco
Carmen Franco y Cristobal Martínez-Bordiú con sus hijos.

Durante sus últimos meses, Carmen Franco se ha rodeado de sus nietos y bisnietos, que no la han dejado sola en ningún momento. Un día más, Luis Alfonso de Borbón, acompañado de su mujer Margarita, acudía este jueves al domicilio de su abuela para estar con ella en un día en el que recibió la extremaunción. Allí se encontró con su hermana Cynthia Rossi que ha viajado estos días a España para estar con su familia en estos delicados momentos. Así como también con su madre, Carmen Martínez-Bordiú, la hija mayor de Carmen Polo y la más mediática de la familia Franco. Francis Franco, otro de sus hijos, fue de los últimos en abandonar el domicilio de Carmen. También acudía a su casa en el madrileño barrio de Salamanca Marisa de Borbón, gran amiga de Carmen Martínez-Bordiú, que quiso acompañarla en estos difíciles momentos

La pregunta tras la muerte de María del Carmen Franco Polo, duquesa de Franco (título que le dio el rey Juan Carlos), marquesa viuda de Villaverde y Grande de España, es qué pasará con los negocios y propiedades de la familia (la mayor parte de los que ella era la titular como única heredera del dictador que fue). Hay quienes le calculan a los Franco una fortuna superior a los 500 millones de euros. Además, habrá que ver qué sucede con los títulos nobiliarios que ostenta.

Carmen Franco
Carmen Franco el pasado 23 de noviembre, en la última foto que hay de ella.

Su deceso se produce un día después de que el Juzgado de Primera Instancia número 41 de Madrid hubiese admitido a trámite la demanda civil presentada por el Ayuntamiento de Santiago de Compostela para recuperar las estatuas del Isaac y Abraham, obras del Mestre Mateo. Tras la noticia de su muerte, y según han confirmado a Europa Press fuentes del Consistorio gallego, los servicios jurídicos abren ahora dos posibilidades: si la fallecida hubiese recibido ya la notificación del Juzgado de Primera Instancia número 41 de Madrid, la demanda pasa automáticamente a sus herederos; si no tuviese la notificación todavía, habría que realizar un trámite jurídico para trasladarla a sus herederos.

Además, esta no es la única situación polémica de los Franco en Galicia, ya que este verano volvió a la palestra el Pazo de Meirás, en donde la familia sigue disfrutando estancias de verano en un inmueble declarado bien de interés cultural desde 2011 y que tiene que ser abierto al público. Un objeto de polémica porque la Fundación Nacional Francisco Franco afirmó que utilizaría las visitas guiadas para ensalzar la figura del dictador.

Más información