Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gurús, falsos psicólogos, terapias en entredicho… La dificultad de tratar los problemas de la mente

"La regulación de la psicología en nuestro país es deficiente: cualquier persona sin ningún tipo de formación puede llamarse 'terapeuta", sostiene el decano del Colegio de Psicólogos de Madrid

Doce millones y medio de españoles sufrió un episodio relacionado con una enfermedad mental el año pasado, según los datos del Consejo General de la Psicología de España. Para muchos de ellos fue como experimentar el averno que Dante pintó en La divina comedia, y no por los síntomas de sus patologías. Para ellos, la búsqueda de atención médica supuso salir de un círculo de sufrimiento para entrar en otro igual de infernal, el del negocio de los falsos terapeutas de la psique.

Según el decano del Colegio de Psicólogos de Madrid y vicepresidente del Consejo General de la Psicología de España, Fernando Chacón, sus problemas derivaron, por una parte, del hecho de que la ratio de profesionales de salud mental en el sistema sanitario español es una de las más bajas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Por la otra, esta situación obliga a muchas personas a buscar ayuda desesperadamente, una búsqueda que las conduce a comprobar que "la regulación de la psicología en nuestro país es deficiente: cualquier persona sin ningún tipo de formación puede llamarse 'terapeuta', lo que genera una enorme confusión", añade Chacón.

El Consejo no ofrece estadísticas. Los supuestos expertos que dirigen estas consultas hablan de neurociencia, hipnosis, constelaciones, mindfulness (un paisaje lleno de sombras), Gestalt, crecimiento personal, herramientas transformadoras, disociaciones y bloqueos. Ofrecen programas, terapias individuales, sesiones grupales, conferencias, formaciones y libros de autoayuda. Y, con demasiada frecuencia, retuercen el lenguaje para confundir sobre su capacitación; se definen como psicoterapeutas, psicoanalistas, terapeutas expertos en psicología humanista, coaches para procesos de acompañamiento y duelo…

Detrás de sus sesiones suelen estar las teorías el psicoanálisis de Sigmund Freud (más concretamente, la adaptación del Instituto Esalen), que a nivel científico nunca ha demostrado su validez, y las de la industria de la autoayuda que, se basan en la idea de que uno puede generar la mejor versión de sí mismo siguiendo un puñado de consejos básicos. Pero "el único ámbito regulado en psicología es el sanitario, y eso hace que en otras áreas, como la laboral, que es la menos regulada de todas, prolifere el intrusismo -encarnado en todo tipo de versiones de la autoayuda-. En el momento en el que un profesional habla de una intervención para reducir el estrés, entramos en el terreno de la enfermedad mental y por lo tanto competencia del psicólogo sanitario", explica Chacón.

Basta echar un vistazo en Google para identificar escuelas, asociaciones e institutos con nombres rimbombantes y poca credibilidad: la Asociación Rebirthing Internacional España, el International Coach Federation, el Instituto de Constelaciones Familiares, la Asociación Española de Terapia Regresiva Reconstructiva o la de Terapia Regresiva Aplicada. Son unos pocos ejemplos de un interminable listado que refleja un problema que emana de la heterogeneidad de la formación de los responsables de estas actividades. Todas ellas expiden títulos de psicoterapeuta, terapeuta, coach, practitioner, facilitador... lo hacen aunque el alumnado no tenga estudios de psicología ni otra formación sanitaria.

"Funciona un poco como con las dietas tipo paleo o Dukan, -esas que uno no debe seguir-. Me invento mi terapia, la patento, me convierto en líder y la vendo a través de cursos de formación", apunta Delgado. Pero solo las personas con título oficial en psicología sanitaria están habilitadas para ejercer tratamientos, y eso, por supuesto, no es algo que adviertan a sus pacientes estos supuestos sanadores de la mente, por lo que nunca está de más informarte sobre quién se sienta al otro lado de la mesa cuando acudes a consulta.

Psicólogos en contra y a favor de las terapias dudosas

La oferta de soluciones engañosas puede conducir a los pacientes a una peregrinación de terapeuta en terapeuta, cada uno más inadecuado, un periplo que conoce bien el autor de La Burbuja Terapéutica (Arpa, 2018), Josep Darnés. El libro detalla su viaje por más de cincuenta propuestas curativas para resolver un trastorno de ansiedad, un término que a menudo no sabemos interpretar correctamente. "Me convertí en un yonqui de las conferencias, los libros de autoayuda, los retiros. Hay un negocio bestial detrás de todo esto", dice. Y advierte del peligro del "efecto contagio", por el que los pacientes reciben una determinada terapia quedan fascinados hasta el punto de empezar a realizar el curso de terapeuta, en el que la docencia se reparte en varios fines de semana y el título se otorga sin pruebas de evaluación.

Darnés también dibuja situaciones de trato vejatorio. "He visto terapeutas que por narcisismo, sadismo o simplemente por no estar bien de la cabeza, maltrataban sistemáticamente a sus pacientes", asegura. El autor explica que el contexto del grupo y la tendencia a crear situaciones catárquicas arrastran a los participantes hacia una situación de dependencia, en la que "la vida normal empieza a parecer insípida". ¿Cómo evitar el abuso? El vicepresidente del Consejo General de la Psicología de España, Fernando Chacón, recomienda recurrir a psicólogos colegiados para, en caso de que sucedan situaciones de mala praxis, interponer una denuncia en la comisión deontológica. De hecho, la institución dispone de una comisión destinada a la defensa y asesoramiento de los ciudadanos ante el intrusismo.

Es una medida que no hay que descartar. A nivel estatal, la última iniciativa dirigida a la protección de los pacientes es la reciente campaña del Ministerio de Sanidad para informar sobre los riesgos de las pseudoterapias, #CoNprueba. El proyecto apunta directamente a intervenciones en el campo de la psicología, pero divide a la profesión. A principios de año, el Consejo General de la Psicología publicó un texto en el que expresaba que sus opiniones no habían sido tenidas en cuenta para la elaboración del texto y que varios de los tratamientos señalados "podrían suponer beneficios contrastados para los pacientes cuando son correctamente utilizadas por psicólogos".

"En psicología, es difícil que una pseudoterapia sea un disparate de principio a fin. Siempre tiene algo aprovechable"

La respuesta a este movimiento fue una carta pública firmada por 1.600 psicólogos, en la que los expertos se posicionaron contra la postura de sus colegios profesionales porque consideraban que la posesión de un título oficial no convierte en eficaz una pseudoterapia. Tres terapias destacan entre las señaladas en el documento del Ministerio: la terapia Gestalt, la de las constelaciones familiares y la Programación Neurolingüística (PNL). Todas ellas han sido incluidas en el epígrafe "terapias aún en evaluación", el mismo en el que se incluyen la homeopatía y el reiki.

La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y presidenta de la Asociación para Defender al Paciente de las Terapias Pseudocientíficas (APETP), Elena Campos, explica el porqué de la inclusión en este apartado: "Hoy en día, no hay una demostración empírica de su funcionamiento. Si la tuvieran, estarían integradas en el Sistema Nacional de Salud", dice. Pero el vicepresidente del COP, Fernando Chacón, opina que "la evidencia científica no es dicotómica, no es un mero sí o no, tiene grados, y esta gradación debería haber sido contemplada en la evaluación". Y añade: "No creemos que sea adecuado aplicar a las terapias psicológicas los mismos criterios que a las terapias farmacológicas". Por su parte, el psicólogo Eparquio Delgado, uno de los impulsores de la carta al COP, añade que, "en psicología, es difícil que una pseudoterapia sea un disparate de principio a fin. Siempre tiene algo aprovechable". En resumen, la pseudociencia es una jungla que puede engullir a los pacientes incluso en las consultas de los psicólogos colegiados: hay que fijarse en las terapias.

Gestalt, constelaciones familiares y PNL, mejor huir de ellas

Entre las propuestas más controvertidas del campo de la psicología destaca la terapia Gestalt, un proceso de excavación en las profundidades del ego (que, cuanto más grande es, más afecta a la salud). "La mayoría de los terapeutas son expacientes. Es una búsqueda en nuestro interior durante años que demasiadas veces termina generando más neurosis y malestar. Tiene muchos paralelismos con el psicoanálisis pero está mucho más destinada a contactar con la emoción y la catarsis", describe Darnés, el autor de La burbuja terapéutica. Los postulados de la Gestalt aparecen en el ámbito de la empresa a través del eneagrama, un test de la personalidad popularizado en el mundo hispanohablante.

Delgado explica que es una pseudoterapia creada por el psicoanalista Fritz Perls, y que nada tiene que ver con la psicología de la Gestalt de Wolfang Kohler, basada en el estudio del proceso de la percepción. Es una confusión frecuente en quienes buscan información sobre los tratamientos pseudocientíficos, que están presentes incluso en plataformas de crowdfunding. "No hay pruebas de su eficacia y sus postulados no son científicos, da igual que la impartan psicólogos colegiados. Y, por mucho que se use en empresas, recurrir al eneagrama en una prueba de selección es tan razonable como hacerlo al tarot o la carta astral", apunta Delgado.

El de las constelaciones familiares es otro de los tratamientos en entredicho. Se fundamenta en dos participantes: el constelador, quien dirige la sesión, y el constelado, que es el paciente. Suele girar en torno a conflictos familiares, por lo que a menudo se lleva a cabo en una sesión grupal donde otras personas representan los roles de los familiares del constelado. Si no se desarrolla de esta manera, es frecuente que se recurra a muñecos para desempeñar ese rol. Darnés describe su experiencia en esta terapia como un episodio inquietante, en el que todos los participantes acaban llorando o en un estado de alteración emocional, y la desaconseja a personas con trastornos psicológicos. Organismos como la APETP destacan su prohibición por parte del código deontológico de la psicología profesional y señalan que tiene efectos adversos como los ataques de ansiedad y los brotes psicóticos.

"Los defensores de la psicología y psiquiatría basada en la evidencia deberían hacer autocrítica del trato frío y deshumanizado que se da a los pacientes con trastorno mental

Por último, está la programación neurolingüística (PNL). "No tiene evidencia científica, pero funciona porque la idea de que podemos influir en el inconsciente es muy atractiva. En el mundo del liderazgo lleva instalada dos décadas y sigue de moda. Plantea cosas como que, si analizas la dirección de los ojos de una persona cuando habla, puedes tener una información de la que la propia persona no es consciente. Por lo tanto, si te ajustas a sus mapas cognitivos, vas a poder influir en otros sin que se enteren. La PNL es una marca registrada, para aplicarla tienes que hacer los cursos en la sucursal española", señala el psicólogo Eparquio Delgado. Desde la APETP, señalan que "a veces adopta el nombre de 'psicoterapia neurolingüística', y que no ha demostrado efectividad alguna para ningún trastorno existente. Además, suele caer en la práctica inmoral de anunciar la sanación de trastornos como la esquizofrenia, el autismo y la depresión", por muy difícil que sea detectar y tratar estas enfermedades.

"En el supermercado terapéutico abunda el fraude de los terapeutas y psicólogos que te venden panaceas y te prometen que te van a cambiar la vida", concluye Darnés. Y añade: "Mi consejo es que la gente huya cuando se encuentre con un personaje de estas características, pero los defensores de la psicología y psiquiatría basada en la evidencia deberían hacer autocrítica del trato frío y deshumanizado que se da a los pacientes con trastorno mental, y de la tendencia a recetar ansiolíticos".

Delgado también expresa preocupación por el consumo de estos medicamentos y añade que "esa situación no puede ocultar el problema de que las personas sientan que buscar un psicólogo es jugársela, y dediquen mucho tiempo a revisar webs para saber de qué van realmente las terapias que les venden. La responsabilidad de encontrar un profesional que cumpla con la praxis no es del paciente, y esto sucede por dejación de funciones del COP". Porque, igual que en las catacumbas arquitectónicas, los túneles subterráneos de la psique son laberínticos y oscuros. Una vez dentro puede ser difícil encontrar la salida, y hace falta ayuda para distinguir quién puede guiarte a la solución de tu problema.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

Este artículo ha sido modificado tras su publicación.

Más información