Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No más votos por sacos de arroz en Guinea-Bisáu

Un grupo de activistas locales impulsa una iniciativa de 'civictech' que introduce la tecnología para cambiar la forma de hacer política en uno de los países más pobres del continente

Una reunión del grupo de ciberactivistas.
Una reunión del grupo de ciberactivistas.

“Nuestros ancianos, nuestros padres, están acostumbrados a votar por la persona que les trae un saco de arroz. Queremos hacerles entender que ese saco de arroz será un lastre durante cuatro años. Te da de comer un mes y después volverás a pasar hambre. Queremos transmitirles un mensaje simple: es mejor no aceptar el saco de arroz, tener hambre hoy y poder comer mañana. Vota por la persona que vive en tu región, que conoce tus sacrificios y que podrá proponer proyectos para desarrollar tu localidad”, esa es la filosofía que Malmo Pina dos Reis confiesa tras Nha Voto una iniciativa de civictech (aplicación de la tecnología a la ciudadanía) para conseguir una participación política responsable en Guinea-Bisáu, que se estrena en las elecciones legislativas previstas para este 10 de marzo.

Cuando se celebraron las últimas elecciones para la Asamblea Nacional en 2014, solo tres de cada cien bissauguineanos tenían acceso a Internet. Hoy, aunque la cifra no sea demasiado alta, es más del doble, casi el triple. La penetración de Internet en este pequeño país de África occidental es del 7,8% y en el último año ha aumentado un 25%, según el informe de We are social, sobre el estado del entorno digital en el mundo en 2019. Esta evolución explica una de las iniciativas que han visto la luz en los últimos meses y que se pondrá a prueba durante las próximas elecciones legislativas. Sin embargo, la plataforma Nha Voto no pretende pararse en estos comicios, sino que tiene la voluntad de ser una de las herramientas que propicie una nueva forma de entender la política.

Malmo Pina dos Reis, uno de los activistas que han impulsado Nha Voto, explica que, a menudo, los electores votan a un partido y no a un candidato. “En algunos casos, los partidos podrían enviar incluso a un perro y los electores lo votarían igual, sin preguntarse sobre sus competencias o su programa de desarrollo, votando solo porque es de un partido”, se lamenta Adulai Bary, otro de los impulsores y coordinador de la iniciativa. “Hemos tenido encuentros con los jóvenes en diferentes localidades”, explica Dos Reis, “para preguntarles si conocían a sus diputados. La mayor parte de las veces nos han dicho que no y muchas veces que ni siquiera viven en la región. Queremos transmitir a esos jóvenes que el voto se puede producir de otra manera: podéis hacer preguntas sobre los programas que los candidatos os presentan y después reclamar resultados”. Así es como confluyen en Nha Voto dos estrategias, una de sensibilización y otra de vigilancia. En todos los casos, la tecnología es una pieza fundamental.

Tanto Bary como Dos Reis son dos jóvenes bissauguineanos familiarizados con el mundo digital. El primero es uno de los fundadores y responsable de InnovaLab, un espacio de innovación y emprendeduría de Bissau, que está en la base de esta iniciativa de ciudadanía digital. “En InnovaLab, nuestro objetivo no es la buena gobernanza”, confiesa Bary, “pero sí fomentamos la tecnología y la emprendeduría para luchar contra el paro, crear riqueza y desarrollar la economía nacional. Como conocemos las herramientas digitales, pensamos en usarlas para participar en la política”. Habla de una apuesta por la responsabilidad cívica, no por un partido u otro: “Se trata de hacer entender a los electores que su voto no es solo meter una papeleta en la urna, sino que es una responsabilidad para los próximos cuatro o cinco años. La calidad de vida o el crecimiento económico depende de ese voto”.

Cuando se celebraron las últimas elecciones para la Asamblea Nacional en 2014, solo tres de cada cien bissauguineanos tenían acceso a Internet. Hoy, aunque la cifra no sea demasiado alta, es más del doble, casi el triple

La iniciativa se apoya sobre tres pilares. El primero de ellos es la web. Una plataforma ofrece todas las informaciones desde las propuestas de los candidatos pasadas por el tamiz de un formulario uniforme, hasta las responsabilidades como ciudadano frente a las elecciones, las leyes que rigen en los comicios, los resultados o un foro de debate. “Es un lugar de educación, pero también un espacio de intercambio”, señala Bary.

Por otro lado, la iniciativa ha previsto el lanzamiento de esos mismos mensajes a través de la red de telefonía móvil con contenidos de audio para las personas que no sabe leer y mediante SMS para las zonas a las que no llega Internet. “Hacemos educación cívica, por qué es importante votar, quiénes son los candidatos, cuáles son sus propuestas”, señala el coordinador de Nha Voto. Los datos más recientes sitúan en un 77% la penetración de la telefonía móvil en el país.

Y el tercer pilar es la formación de embajadores regionales. Lo que los responsables llaman Bancada Political Talk. La bancada, en Guinea-Bisáu, es un espacio en el que los jóvenes se reúnen en torno al té o a la cerveza de anacardo para conversar. “Les vamos a formar en la recogida de los resultados en tiempo real, o de los testimonios de las incidencias, así como en la animación de debates. Se trata de que, en vez, de discutir sobre Cristiano Ronaldo o Messi, lo hagan sobre tal candidato o tal proyecto”, comenta Bary.

Nha Voto ha desplegado el trabajo de sensibilización y formación de embajadores en el territorio. Pero con la llegada de las elecciones su labor apenas empieza. “Queremos poner las TIC al servicio de una ciudadanía responsable y de una democracia participativa, en la que cada uno sepa que su voto es importante y que por eso tiene que ir a votar. Ponemos las TIC al servicio de la transparencia, porque no es normal que los resultados se publiquen tres días o una semana después de las elecciones ¿Quizá nuestros líderes no quieren usar las tecnologías para poder manipular los resultados? Vamos a vigilarlo y vamos a compartir los resultados que recojamos a través de nuestra red. Y ponemos las TIC al servicio de la buena gobernanza, vamos a vigilar si los políticos cumplen lo que prometen”, resume Bary.

200 embajadores de Nha Voto han recibido formación en herramientas digitales, en prácticas de liderazgo y en el impacto positivo en las comunidades en las ciudades de Bafatá, Buba, Canchungo y Bissau. Su papel es el pilar de “la promoción de la transparencia electoral y de una ciudadanía más activa de los guineanos”. Envían noticias y actualizaciones desde el terreno sobre sus acciones y las conquistas y cambios en las comunidades. "Creo que es posible que el país cambie por la energía positiva y, ese cambio comienza hoy con nuestra generación", sentencia Bary, coordinador de la iniciativa los embajadores.

Dos Reis reconoce que el proyecto puede entrañar riesgos en un país en el que ningún presidente ha agotado su mandato desde su independencia en 1975. “Pero, ¿tenemos que abandonar el proyecto viendo lo que puede suponer para nuestro país?”, lanza Dos Reis. “No podemos garantizar la transparencia, pero podemos hacer más difícil el fraude”, confiesa el coordinador. “Seguramente, la gente creerá que estamos locos, pero confiamos en esta iniciativa y sabemos que puede cambiar las cosas. Cuando los bissauguineanos entiendan que vamos en serio, van a abrazar este proyecto”, sentencia Adulai Bary.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información