Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El publicista que aspira a acabar con la reventa

publicista de tracer
Jorge Díaz, cofundador de Tracer, en la sede de su empresa en Madrid. Díaz y su equipo han ideado una entrada digital para evitar la reventa.

Este emprendendor aspira a acabar con la especulación en el negocio de las entradas de conciertos y eventos deportivos. ¿Su receta? Un tique inteligente basado en tecnología 'blockchain'.

EL PASADO mes de septiembre, U2 ofreció dos conciertos en Madrid. Hacía 13 años que el grupo irlandés no actuaba en la capital y las 30.000 entradas que se pusieron a la venta volaron en minutos. Una gran parte de ellas fueron a parar directamente a la reventa, donde los pases que costaban en un principio entre 35 y 195 euros llegaron a venderse por más de 900. “La industria del ­ticketing va a cambiar”, resume Jorge Díaz (Valladolid, 1983), que acumula una considerable experiencia en este sector. Díaz está al frente de Tracer, empresa con la que ha desarrollado un smart ticket (entrada inteligente) que pretende acabar con el opaco negocio que se genera con las entradas de conciertos y grandes citas deportivas.

Díaz empezó a estudiar Ingeniería Informática, pero tras un año de carrera se cambió a Publicidad. Desde su primer empleo en un agencia en 2006 se interesó por el marketing ­online, que por aquel entonces daba sus primeros pasos en España. En 2011 entró en el equipo de Ticketbis, una plataforma de compra y reventa de entradas, para crear su departamento de marketing. Lo que iba a ser un proyecto de un año se alargó cinco, y Díaz pasó de ser un mero empleado a vicepresidente de marketing y producto de la empresa.

Ticketbis estaba pensada para que los usuarios que no pudiesen acudir a un concierto o un partido vendiesen su localidad y recuperasen una parte del dinero. Pero la realidad era muy distinta. “Era un negocio de revendedores. Más del 80% de las entradas procedían de brókeres”. Su modus operandi es sencillo: en cuanto salen las localidades de un evento, los brókeres las compran y, cuando se agotan, las revenden por un precio muy superior. A esto hay que sumar la comisión de la plataforma, que en el caso de Ticketbis alcanzaba hasta un 40% del valor de la operación en algunos países.

El publicista que aspira a acabar con la reventa

Ticketbis fue adquirida por el gigante eBay en 2016, y Jorge Díaz, con su parte del dinero en el bolsillo, decidió fundar Tracer con su futuro socio, Alberto Martínez. Juntaron unos 220.000 y comenzaron a desarrollar el smart ticket. Estas entradas se basan en la tecnología blockchain. La información de cada una de ellas es inmutable porque se registra en una base de datos descentralizada, es decir, en muchos ordenadores al mismo tiempo. Cada localidad se asocia al número de móvil y al dispositivo del usuario. La entrada se recibe como un correo en el smart­phone con un código QR que cambia cada pocos segundos. Los organizadores del evento o los artistas pueden controlar los datos de sus clientes en tiempo real, los canales de venta y la reventa. De hecho, con la tecnología de Tracer incluso pueden prohibirla o fijar un precio máximo.

La primera vez que se puso a prueba fue este verano en un festival en Cambridge.
La primera vez que se puso a prueba fue este verano en un festival en Cambridge.

Hasta el momento, el smart ti­cket solo se ha probado una vez, el pasado mes de junio en un festival con 9.000 asistentes en Cambridge, Inglaterra. Fue un éxito. Ahora Díaz y su equipo de 16 personas se encuentran buscando financiación. Entre sus inversores hay altos cargos de la industria de la música en Londres y Los Ángeles y mánagers de grupos como Pixies. El empresario planea lanzar dos grandes proyectos a nivel europeo en el mundo de la música y del deporte en los próximos meses. De momento, no puede dar detalles, pero advierte: “La tecnología acabará con la reventa”.

Más información